Secciones
Economía

Óptica Morelli se prepara para cumplir un siglo de vida en Paraná

Es una marca registrada en el rubro. Tres generaciones dedicadas a superarse para brindar la mejor atención a sus clientes.

Miércoles 03 de Noviembre de 2021

Óptica Morelli es una marca líder en un rubro donde supo ser pionera por un legado innegable que comenzó en 1921 su fundador, Salvador Morelli y continuaron sus descendientes con el paso del tiempo. La empresa familiar, que actualmente conduce Mariano, camina rumbo al primer siglo de vida, que se cumplirá el 3 de diciembre.

Su padre, también bautizado Salvador, le transmitió el amor por una actividad en permanente evolución y que está situado en un mercado competitivo. Los Morelli construyeron su historia comercial y familiar siempre identificada con la seriedad y el esfuerzo, la creatividad y el empeño. “Mi abuelo siempre tuvo una idea, que era progresar y triunfar. Él trabajó cinco años en una óptica en Santa Fe con su patrón de ese momento. A los 23 años, él lo anima para que abra su emprendimiento en Paraná. Fue la primera óptica de la ciudad” rememoró en una charla con UNO.

Morelli llegó a los 12 años a la capital entrerriana proveniente de Sicilia, y estableció lazos comerciales y también afectivos. El primer local abrió sus puertas el 3 de diciembre 1921 en calle San Martín 379, que estaba pegado al actual edificio del Banco de Entre Ríos.

Allí funcionaba la tienda Gath & Chaves. “Muchos lo ubicaban al lado de Gath & Chaves. Ahí arriba vivía mi abuelo”, aportó Morelli en la entrevista.

Luego el negocio en 1945 se mudó a calle Corrientes, a media cuadra del sitio donde está emplazada la Municipalidad de Paraná. “En la esquina estaba la farmacia de El Indio, un negocio muy conocido de Paraná. Luego el gobierno municipal expropia toda la cuadra, con la intención de ampliar la estructura edilicia del palacio municipal”, explicó el comerciante.

Entonces había que buscar una alternativa para reubicar el negocio y no perder el prestigio que lo había caracterizado en sus comienzos.

Así fue que en 1978 llega la mudanza al establecimiento de calle 25 de Junio 28, a media cuadra de la peatonal San Martín.

Nuevos retos

Cumplir 100 años de vida institucional genera sensaciones encontradas, entre la alegría y la nostalgia de saber que el camino recorrido valió la pena. Para Morelli es un momento “para seguir preparándonos para atender el futuro, en los requerimientos que te impone la modernidad y el desarrollo. Han evolucionado los materiales que vienen de los laboratorios, que hoy son cada vez más específicos, los filtros para elementos electrónicos, para todo lo que es dispositivos de tablets y teléfonos. Hay que estar permanentemente especializándose, haciendo los cursos. Hay que estar a la altura de toda la gente, que son clientes pero también amigos, a lo largo de estos 100 años”.

Mariano cuenta con emoción que Morelli es como una familia, donde los niños que se atendían años atrás hoy son adultos que llevan al comercio a sus hijos: “Realmente es una gran satisfacción. Aparte del prestigio y la trayectoria que uno va logrando durante tanto tiempo. El tema de la modernidad es un punto fundamental”.

El impacto de la pandemia

La pandemia de coronavirus trastocó no solamente la vida en sociedad, sino también generó un impacto negativo en los proyectos productivos. La Óptica Morelli no fue ajena a esta coyuntura mundial, que en el caso de las ópticas se asocia directamente con el cuidado y el tratamiento de la salud visual. “El impacto fue bastante importante porque la óptica requiere de mucho trabajo de cercanía, en la toma de medidas cuando uno se va a hacer un anteojo progresivo, multifocal. Hicimos cursos para cómo atender a la gente en pandemia. Por suerte los grandes laboratorios internacionales daban charlas y Zoom en la materia”, enfatizó.

Las ópticas estuvieron 45 días cerradas por las medidas sanitarias dispuestas para evitar los contagios de coronavirus. Posteriormente el sector se declara como esencial, logrando reabrir con protocolos para la atención al público.

“Trabajaba el personal de primera línea, porque hay que entender que había personas que no podían estar sin sus anteojos y todos los elementos para proteger la vista. Al principio se atendía al mediodía con todos los recaudos: el tema de la higiene y los tapabocas. Estuvimos varios meses trabajando en un porcentaje muy bajo, en relación a lo que era normal antes de la pandemia”, planteó.

Festejos

La empresa tiene previsto festejar con sus clientes el centenario de la fundación. Se harán sorteos en el local de calle 25 de Junio y por ser una fecha especial los empleados se caracterizarán con atuendos de época. En la noche del 3 de diciembre en un lugar de eventos al aire libre se hará una celebración con clientes y familiares.

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario