Secciones
deuda

El Riesgo País se desplomó más de 1.000 puntos

Luego de la reestructuración de la deuda, el Riesgo país se desplomó este jueves casi un 50% hasta los 1.083 puntos básicos.

Viernes 11 de Septiembre de 2020

Tal como se esperaba luego de la reestructuración de la deuda, el Riesgo país se desplomó este jueves casi un 50% hasta los 1.083 puntos básicos. Sucedió tras la reconfiguración del índice medido por JP Morgan, que incorporó los bonos nuevos del canje de la deuda soberana.

Desde febrero de este año el riesgo país se mantenía por arriba de los 2.000 puntos. Llegó a tocar máximos que superaban los 4.000 en marzo. En este momento, con la caída de más de la mitad de las unidades, volvió a los niveles antes de las elecciones primarias (PASO) de 2019, cuando se ubicaba por debajo de los 1000.

Los nuevos bonos comenzaron a cotizar este lunes en el mercado local y en pesos y este martes, luego del feriado en Estados Unidos, en dólares. El riesgo país es un índice creado por el banco JP Morgan calculado con base en el Indicador de Bonos de Mercados Emergentes o EMBI, por sus siglas en inglés.

Ese EMBI no baja automáticamente, sino que varía según una canasta de bonos. En palabras de especialistas, el riesgo país es el promedio del spread de los bonos argentinos que están en ese índice. De ese modo, la canasta de bonos que son parte del EMBI cambió como consecuencia del canje.

El riesgo país en torno a los 1.100 puntos básicos es un número coincidente con la exit yield o la tasa que mostraron los bonos cuando comenzaron a cotizar en el mercado: cerca del 11,5%.El riesgo país en torno a los 1100 puntos básicos es un número coincidente con la exit yield o la tasa que mostraron los bonos cuando comenzaron a cotizar en el mercado: cerca del 11,5%.

Hay espacio para que el riesgo país siga bajando, coinciden los analistas, siempre y cuando se dé una serie de condiciones. Desde un punto de vista objetivo, señala a La Nación Martín Vauthier, director de la consultora Eco Go, la renegociación de la deuda dejó un perfil de vencimientos en moneda extranjera totalmente despejado hasta 2024. Solamente por eso, habría margen.

Sucede que para que baje el riesgo país tampoco hay soluciones mágicas y la Argentina deberá trabajar en reducir la incertidumbre, apunta Vauthier. Por un lado, la que hay en torno a la política fiscal: la emisión y cómo se financiará. Por el otro, la relacionada con la política monetaria: cómo va a hacer el Banco Central para que el aumento de los pasivos en pesos no termine filtrándose al dólar o a la inflación.

"Por ahora no hubo señales explícitas, pero con la presentación del presupuesto y las negociaciones con el Fondo Monetario Internacional va a haber mayor certidumbre", señala el economista.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario