Secciones
Economia

El gobierno solicitó al FMI "reperfilar los vencimientos de la deuda"

El ministro Lacunza dio a conocer cuatro medidas para "aliviar la carga financiera en el corto y el mediano plazo" al final de otra jornada de volatilidad.

Miércoles 28 de Agosto de 2019

El ministro de Hacienda, Hernán Lacunza, comunicó ayer un paquete de cuatro medidas centrales para “aliviar la carga financiera” en medio de un clima de volatilidad en los mercados. Ayer en la city porteña el billete verde trepó 1,51 pesos (2,6%) en su cotización, llegando a 60,17 pesos, según el promedio de Ámbito. Ocurrió pese a que el Banco Central intervino desde temprano con ventas de reservas por 367 millones de dólares a lo largo de siete licitaciones y lanzó una nueva medida que empuja a exportadores a vender divisas.

En tanto el riesgo país subió 144 puntos, llegando a 2.134 unidades, producto de las ventas generalizadas de los bonos y las acciones argentinas, a la par de la huida al dólar.

Para que el Banco Central pueda garantizar la estabilidad cambiaria, porque considera que el tipo de cambio real se ubica entre el más alto de los últimos 12 años, dispuso cuatro medidas, dos de efecto inmediato y dos sometidas a tratamiento del Congreso de la Nación, una, y del Fondo Monetario Internacional la restante.

Las medidas anunciadas por Lacunza están relacionadas con extender plazo de letras, ampliar el plazo de bonos, enviar un proyecto al Congreso y dialogar con el FMI para “reperfilar” los vencimientos de la deuda.

“En concordancia con la oposición vamos a iniciar el diálogo con el FMI para reperfilar los vencimientos de deuda”, aseguró el funcionario. Aclaró que será “sin quita con pago de intereses”.

“El Gobierno procura despejar el horizonte de corto, mediano y largo plazo del programa financiero. Esto se hizo por el estrés de liquidez del corto plazo y no por problemas reales de solvencia de la deuda argentina”, señaló el ministro.

De este modo, el esquema propuesto por el equipo económico contempla cuatro situaciones.

En primer término, dentro de los tenedores de personas humanas, para las personas jurídicas que tienen Letes, Lecaps, Lecer y Lelinks, que es deuda de corto plazo, se pagará el 15% al día del vencimiento, el 25% a los tres meses y el 60% a los seis meses. Cada título devengará su tasa correspondiente hasta la fecha de pago. En el caso de las Lecap que venzan a partir de 2020, solo se extenderán tres meses de plazo. Las personas humanas no se verán afectadas toda vez que el monto que acrediten en la cuenta comitente a la fecha de vencimientos sea igual o menor al monto registrado en la misma cuenta el 31 de julio de 2019.

En segundo lugar, para despejar las exigencias financieras del período 2020 y 2023, y que el mandatario que gane en las próximas elecciones pueda desplegar sus políticas económicas y sociales sin excesivos condicionantes financieros, se elevará a la consideración del Congreso un proyecto de ley que provea las herramientas necesarias para promover un reperfilamiento voluntario de vencimientos de capital bajo jurisdicción local, sin quita de capital ni intereses y con la sola extensión de plazos.

En tercer término, se iniciará un proceso de reperfilamiento de los bonos bajo legislación extranjera, bajo las cláusulas de acción colectiva, con el mismo fin de extender los plazos de vencimiento, sin quitas de capital ni intereses, a fin de completar un perfil financiero menos exigente para el período 2020-23, que genere alivio financiero para la concreción de políticas económicas y sociales que inserten al país en un sendero de crecimiento sostenido, indicó La Nación. Hoy se invitará a los bancos a acercar propuestas al respecto.

En cuarto lugar, se indicó que además de haber cumplido “estrictamente con todas las metas fiscales y monetarias del acuerdo con el FMI para dar continuidad al acuerdo vigente”, se le propuso al organismo internacional iniciar el diálogo, que deberá concluir en el próximo mandato, para reperfilar los vencimientos de deuda con ese organismo internacional.

Lacunza indicó: “Dada la incertidumbre de los mercados financieros se procederá a distender el desafío financiero de corto plazo para disponer de reservas suficientes para garantizar la estabilidad cambiaria e inflacionaria durante todo el período electoral, objetivo de primer orden del Presidente y que descontamos comparten todos los candidatos presidenciales”, acotó.

Lacunza ratificó que su objetivo al frente del Palacio de Hacienda es garantizar la estabilidad económica al tiempo que subrayó que su intención es que “no suba más el dólar y la inflación”.

“Todas las fuerzas políticas queremos ganar las elecciones, pero no es excusa para poner en riesgo la estabilidad económica de todos los argentinos”, apuntó.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario