Secciones
Miradas

Diego ya volvió... ahora falta Francisco

"Hoy se unieron la mano de Dios y el Papa", bromeó el 1º de septiembre de 2014 el Diez tras estrecharse en un abrazo con Bergoglio..."

Domingo 22 de Septiembre de 2019

Maradona y Francisco son los dos argentinos más destacados, reconocidos e influyentes en el mundo. “Hoy se unieron la mano de Dios y el Papa”, bromeó el 1º de septiembre de 2014 el Diez tras estrecharse en un abrazo con Bergoglio, a quien visitó en el Vaticano antes de participar en un Partido por la Paz. Los une la popularidad que provocan nada menos que el fútbol y la fe.

El Papa es futbolero y maradoniano, mientras que Diego volvió a creer en Dios por Francisco: “Me encontré un hombre humano, que no me hizo besar el anillo y me dio un abrazo”, dijo tras un encuentro. Hoy el considerado mejor jugador de la historia del fútbol está de vuelta en el país dirigiendo, algo que no hacía desde su paso por la Selección que disputó el Mundial de Alemania 2010.

Diego Maradona se calzó el buzo de entrenador de Gimnasia y Esgrima de La Plata y el país se revolucionó con su regreso. Están los que lo aman, sus detractores y los que hacen de cada aparición del Diez un culto. Mañana, sin ir más lejos, se presenta en Córdoba y será homenajeado en el estadio Mario Kempes porque “Diego es muy querido”, explicó el presidente de Talleres, que permitirá el ingreso de hinchas neutrales para lo que se considera un partido especial.

Diego rompe todos los esquemas. Su regreso se dio de un día para otro y sin muchas vueltas, lo que empezó como una fake news terminó siendo la contratación del año. Comparada únicamente con lo que sería la noticia de la visita del papa Francisco a su Argentina natal. Es que desde que el cardenal Jorge Bergoglio se subió al avión para formar parte de la elección del nuevo Papa no volvió más. Hace casi siete años se transformó en Francisco y la esperanza de recibirlo en el aeropuerto argentino se posterga.

Si su visita a Río de Janeiro en julio de 2013 (a pocos meses de haber sido elegido sucesor de Pedro) congregó casi 1 millón de argentinos; como en 2015 cuando estuvo en Bolivia y Paraguay o el masivo cruce de fieles que se registró en enero de 2018 al visitar Chile, qué se puede esperar del día que el Vaticano anuncie la fecha de su arribo “al país del fin del mundo”.

Hasta el momento se sabe que en noviembre viajará a Tailandia y Japón, en lo que constituirá su octava visita como pontífice a suelo asiático. Con esta agenda internacional y una Argentina actualmente en crisis política y económica no se prevé una vuelta al pago del Papa por estos tiempos. Pero el año que viene la fe en su regreso se reaviva.

Desde el 8 de diciembre y hasta el 8 de diciembre de 2020 se vivirá el año Mariano en Argentina, es decir, dedicado a la Virgen María. Dentro de las actividades programadas se encuentra el 4° Congreso Mariano que tendrá lugar en Catamarca del 23 al 26 de abril. Allí se espera la presencia de 10.000 congresistas (representando a 66 diócesis) entre jóvenes, niños y adultos y como coincide con los 400 años del hallazgo de la Virgen Nuestra Señora del Valle –patrona de dicha provincia y de toda la región del noroeste argentino–, se calculan unos 300.000 fieles católicos.

Es por eso que en mayo el obispo catamarqueño, monseñor Luis Urbanc, viajó a Roma y le transmitió el anhelo de la diócesis de que los visite. “Le hice la invitación personal para que venga. Él nos ha dicho que tiene mucho interés. Le manifesté que sería hermoso contar con su presencia, que el pueblo argentino y Catamarca lo esperan para que venga a la clausura del Congreso”, señaló. Además, se solicitó agilizar los trámites para la beatificación del venerable Fray Mamerto Esquiú, muy devoto de la Virgen del Valle.

Bajo el lema Testigos de la esperanza se aguarda con ansias una confirmación de dicha invitación por parte del pontífice argentino, que ayer 21 de setiembre recordó sus 66 años de llamado a la vida sacerdotal. Fue durante la fiesta de San Mateo y en un día del Estudiante que descubrió la vocación que abrazó, recorrió y lo llevó a convertirse en el sucesor de Benedicto XVI.

Bergoglio quedó marcado por esa fecha, y al ser elegido obispo escogió como lema una expresión de San Beda que hace referencia a la llamada de San Mateo: “Miserando atque eligendo”. Que algunos traducen como “Lo miró con misericordia y lo eligió”. Hoy es Catamarca la que espera ser elegida para su visita pastoral. Porque la fe es lo último que se pierde, y si volvió Diego, quién dice que no llegue Francisco. Y en la tierra que los vio nacer se reúnan la Mano de Dios y el representante de Dios en la tierra.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario