Sábado 24 de Noviembre de 2018

Atacaron el micro de Boca y hubo incidentes con hinchas de River

Le tiraron piedras y el chofer se descompensó. Los gases de la policía afectaron a algunos futbolistas.

El micro de Boca recibió hoy piedrazos y proyectiles que le lanzaron algunos hinchas de River en el arribo al estadio Monumental, mientras algunos jugadores se vieron afectados por los gases que arrojó la policía para dispersar a los agresores.

El micro de Boca llegó por avenida del Libertador y allí se encontró con el público local, que arrojó diferentes elementos contundentes contra los vidrios y los rompieron, a la vez que las fuerzas de seguridad reprimieron a los simpatizantes con gases, que afectó a los futbolistas visitantes.

Carlos Tevez, Cristian Espinoza y Mauro Zárate se vieron entre los más afectados, con dificultades para respirar y picazón en la garganta, al tiempo que Nahitan Nández se mostró enojado por los problemas en el arribo.

"Son unos hijos de puta (sic)", gritó el uruguayo Nández, quien acompañó a un afectado Tevez, que apenas podía respirar junto con otros asistentes.

"La policía liberó la zona, el operativo que se hizo en la zona cercana al estadio fue un fracaso".
"Tiraron gas pimienta", esgrimió el delantero Darío Benedetto con la cara roja y una clara muestra de enojo, en el instante que se metió en el vestuario.
A su vez, el volante Pablo Pérez y el defensor Carlos Izquierdoz coincidieron en que les tiraron "de todo" al micro. Luego de la declaración a los medios, Pérez le pegó a la puerta del vestuario en una clara muestra de enojo.
Entre tanto, el entrenador Guillermo Barros Schelotto ingresó con tos y no consiguió declarar ante las consultas de los medios presentes.
Por su parte, uno de los vicepresidentes de Boca, Horacio Paolini, acusó a la policía de "liberar la zona" y apuntó contra el "fracaso" del operativo en la zona cercana al estadio.
"Es difícil de explicar lo que sucedió porque ha sido un episodio confuso, ya que ante las agresiones que recibimos la gente de seguridad decidió tirar gases lacrimógenos y como consecuencia se vieron afectados algunos jugadores", explicó el ex secretario general del club xeneize César Martucci en el contacto con la prensa.
"No puedo dar precisiones del grado de la afección porque los jugadores entraron antes que nosotros al estadio", argumentó.
Minutos antes, hinchas de River desbordaron los molinetes de acceso a la platea Belgrano Baja del estadio Monumental y la policía lanzó gas pimienta para controlar los disturbios, que se produjeron a las 14.45, poco más de dos horas antes del inicio de la superfinal revancha con Boca.
Un socio de River que ingresó a la cancha con sus ojos irritados y cubriéndose la boca con su remera explicó a Télam que el incidente se produjo por la gran concentración en la puerta de acceso y las demoras en el control del ticket para habilitar el pase.
El Monumental vive clima de súper final

La situación fue controlada rápidamente y efectivos de seguridad privada del club realizaron algunas detenciones de hinchas.
Pasadas las 15, el Monumental presentaba una ocupación del 70 por ciento de su capacidad y en sus inmediaciones cientos de hinchas permanecían sin entradas a la búsqueda de una de ellas en la reventa.
River y Boca jugarán desde las 17, con arbitraje del uruguayo Andrés Cunha, la segunda y decisiva final de la Libertadores en Núñez, donde se espera una recaudación oficial superior a los 100 millones de pesos.

Comentarios