Secciones
ILE

Aborto Legal: Proponen cambios de último momento al proyecto

Analiza bajar plazo para realizar el Aborto Legal o ILE, incluir cláusula de objeción de conciencia institucional, entre otros

Miércoles 09 de Diciembre de 2020

Aborto Legal: Proponen cambios de último momento al proyecto. Se analiza bajar el plazo para realizar el ILE, incluir cláusula de objeción de conciencia institucional y que niñas-jóvenes de entre 13 y 16 años estén acompañadas

Un día antes de la firma del dictamen, tanto de la ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo como de la ley de los 1.000 días, un grupo de diputadas y senadoras avanzaron sobre la posibilidad de introducir cambios que garanticen los votos a favor y la consecuente aprobación en ambas cámaras. En Diputados, donde se someterá mañana a discusión y votación en el recinto, el pronóstico es una leve ventaja a favor. En el Senado, en cambio, se vislumbra un virtual empate, por lo que las posibles modificaciones podrían terminar de definir el voto de al menos tres legisladores.

Aborto legal.jpg

Quienes impulsan y defienden el proyecto enviado por el Poder Ejecutivo analizan incluir la cláusula de objeción de conciencia institucional, es decir que aquellos establecimientos privados que no acepten realizar la práctica puedan excusarse y derivar a las pacientes a otras instituciones. La objeción de conciencia fue un tema de fuerte debate dos años atrás y lo sigue siendo. La derivación deberá estar garantizada, refiere Infobae.

También hay quienes piden que las niñas-jóvenes de entre 13 y 16 años deban estar acompañadas cuando se realicen un aborto. Se aplicaría en este caso la legislación vigente según el Código Civil.

Uno de los ajustes que algunos quieren discutir es bajar el plazo para la realización de la práctica (de diez a tres días) desde el momento en que la mujer embarazada lo solicita. De esa manera podría también reducirse en los hechos la semana límite para la realización del aborto, que el texto oficial establece en la semana 14 de gestación. El tema genera ardua discusión por lo que sería difícil que haya un cambio.

Votos

Tanto para aprobar como para rechazar la ley alcanza con mayoría simple, por lo que se cuenta posibles ausencias o abstenciones de quienes no elijan ninguna opción. Las charlas y acuerdo de legisladores y legisladoras a última hora buscan evitar un segundo fracaso en el Senado, donde en 2018 se frenó la ley.

Según el plan previsto en Diputados, se anticipan tres extensas jornadas esta semana. Hoy se realiza la sesión preparatoria para elegir las autoridades de la cámara. Massa será ratificado como presidente del cuerpo y también dos de los tres vices: el peronista José Luis Gioja y el radical Alfredo Cornejo, mientras que el PRO reemplazaría a Alvaro González (cercano a Horacio Rodríguez Larreta) por un hombre de Mauricio Macri, el mendocino Omar de Marchi.

Después de las votaciones, se reunirá el plenario de las comisiones de Salud y Presupuesto para dictaminar sobre el proyecto de los 1.000 Días, que implica un plan de asistencia social y de salud a las mujeres embarazadas y sus hijos hasta poco más de los dos años de edad. En este caso el oficialismo busca una sanción por unanimidad de manera de dar un mensaje a quienes reclaman ayuda estatal para que las mujeres que no puedan continuar con un embarazo tengan la posibilidad de seguir adelante.

A las 16.30 tendrá lugar el otro plenario, el de las comisiones de Legislación General, Salud Pública, Legislación Penal y de Mujeres y Diversidad que dictaminará sobre la legalización del aborto. Se descuenta el voto mayoritario por la positiva, ya que, además de que las tres presidentas y el presidente de las cuatro comisiones son verdes, el oficialismo las integró estratégicamente con mayoría de legisladores que apoyan la ley. El sector celeste prepara a su vez un dictamen de rechazo, pero de minoría. Un dato no menor: la composición de las comisiones no representa proporcionalmente la distribución del voto de todo el cuerpo.

La sesión preparatoria y las reuniones de comisiones de hoy volverán a ser presenciales después de siete meses de trabajo remoto. A la inversa de lo que venía ocurriendo (las últimas sesiones hubo unos 70 legisladores físicamente presentes), la mayoría estará en el Congreso y sólo estarán exceptuados de participar los diputados y diputadas que cursen un embarazo o tengan edad o enfermedades preexistentes que los pongan en riesgo y justifiquen la conexión por videoconferencia.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario