Tecnología
Miércoles 25 de Octubre de 2017

Wi-fi: Cómo ubicar el módem para tener la mejor señal

La ubicación del módem es clava a la hora de tener una buena señal. ¿Alto o bajo?, ¿En un rincón o en el centro de la casa?

Mejorar la señal de Wi Fi es posible. Los usuarios pueden no conocer el funcionamiento del módem de Wi Fi y por lo tanto cometer algunos errores que afecta a cómo se distribuye la señal por el hogar. Incluso para usuarios con una conexión banda ancha potente, saber dónde va cada cosa es primordial.

Básicamente, lo ideal es buscar el punto más elevado del hogar (altura recomendada entre 1 y 1,5m del piso) y por otro lado, lo más centrado posible o lo más cerca de la zona donde se accede a Internet. Es recomendable tener en cuenta que sea una zona despejada, permitiendo que la señal fluya sin obstáculos. Lugares como cajones, cubrirlo o incluso dejarlo en lugares cómodos como rincones del domicilio puede afectar negativamente la potencia y accesibilidad de la red.


Todas las paredes, muebles y cajones retienen la señal de Internet, pero no son lo único. Los objetos metálicos que estén entre el módem y lo dispositivos que usan la señal pueden modificar la calidad de la señal y generar latencia o bajas en el rendimiento. Otros aparatos comunes de la casa pueden perjudicar la señal sin que lo sepa el usuario. Un caso claro son todos los aparatos inalámbricos que utilicen la frecuencia de 2,4GHz: microondas, teléfonos inalámbricos, etcétera. Todos estos dispositivos "compiten" por el mismo lugar por donde se transmite el Internet inalámbrico y por lo tanto pueden ralentizar la señal.

Finalmente, otros objetos comunes de la casa como peceras, floreros o espejos pueden generar "reflejos" en la señal de Wi Fi y no es recomendable que estén ubicados entre el lugar de uso más intensivo de Internet y el módem.

Te damos algunos consejos para que puedas sacarle el máximo partido a tu red wifi.
1. Revisa si has colocado el router en el lugar adecuado
Hace unos años decidiste instalar en tu casa una red de internet inalámbrica. Lo que quizás no pensaste es que debías pararte a analizar cuál era el mejor lugar de tu casa para colocar el aparato.
A lo mejor lo situaste en un rincón, un poco escondido para evitar que rompiese la armonía estética de tu hogar.

Pero el router funciona con ondas, como las de la radio o las de tu teléfono celular, lo que hace que cualquier obstáculo -unas cortinas, un libro- pueda interferir en su cobertura.

Lo mejor es colocarlo en un lugar alto, ya que la señal se expande hacia abajo y hacia los lados, y asegurarse de que no hay objetos alrededor.

Como la señal se expande en todas las direcciones, lo mejor es situarlo en el centro de la habitación.

También es importante que lo coloques en la habitación donde más vayas a usarlo.

Algunos aparatos, como teléfonos inalámbricos y microondas, pueden interferir en la señal, por lo que es mejor no situar el router cerca de alguno de ellos.



2. Cambia el canal
Es posible que, si eres el único privilegiado vecino con una red wifi en tu edificio, tu señal sea buena.
Pero, siendo realistas, esto es poco probable. Mucha gente tiene una conexión a internet doméstica estos días y seguramente tu red está funcionando en el mismo canal que la de algunos de tus vecinos.
Haciendo algo sencillo -elegir el canal que esté más libre- puedes mejorar mucho la cobertura de tu wifi.
Existe una variedad de aplicaciones que te permiten saber qué canal debes elegir. Una de las más utilizadas es WiFi Analyzer, para Android, que proporciona gráficos para ver qué canal está utilizando cada router y recomienda los mejores.

Para cambiar el canal, se puede preguntar a la empresa suministradora o utilizar el manual de instrucciones, si es que el router es de nuestra propiedad.


3. Protégete contra los ladrones

Si, a pesar de esto, tu red sigue funcionando lentamente, puede ser que alguien te esté robando el wifi. Para averiguarlo, puedes utilizar alguno de los programas o aplicaciones que existen en el mercado para indicarte qué dispositivos están conectados a tu red en un determinado momento.


Si hay alguien usando tu red, debes ir a la configuración de tu router para bloquearle el acceso y hacer que solo puedan conectarse a tu wifi algunas direcciones MAC (Control de acceso al medio), para lo que hay multitud de tutoriales en Internet.


Otra cosa que debes hacer es cambiar tu contraseña de forma inmediata. Como hemos contado en otras ocasiones en BBC Mundo, lo mejor es combinar letras y números y no utilizar contraseñas que, aunque fáciles de recordar, sean demasiado simples.



4. Mejora el alcance de tu router
Si has probado todas las opciones anteriores y no se ha solucionado el problema, quizás no te quede más remedio que instalar un aparato extra, sobre todo si vives en una casa de varias plantas o con paredes muy anchas.

La primera opción son los repetidores wifi, que se conectan al router a través de un cable Ethernet y reenvían la señal a los dispositivos más alejados. El inconveniente es que los repetidores deben estar siempre conectados por cable con el router, lo que puede ser algo incómodo. Por eso, otra opción es utilizar uno de los llamados dispositivos PLC, que funcionan como un enchufe.



BBC News


Comentarios