Secciones
Revista Tuya

Teresita Stegmann: Impronta femenina en el sector ganadero

Oriunda de Mansilla estudió producción agropecuaria y se encarga de la ganadería en la empresa de la familia.

Miércoles 05 de Agosto de 2020

Teresita Stegmann tiene 24 años y vive en Mansilla donde se ubica la empresa agrícola-ganadera de su familia, con una fuerte tradición en la producción de la provincia de Entre Ríos. Disfruta de la vida de campo y se presenta inquieta, con muchas ganas de aprender y de aportar sus conocimientos. Es recibida de Técnica Universitaria en Producción Agropecuaria y también estudia Veterinaria. Es la única mujer en el área de ganadería y supervisa todos los detalles de su rodeo desde alimentación, posibles enfermedades hasta su desarrollo. Por pura curiosidad y deseos de ser una más se inmiscuye en diferentes actividades como por ejemplo manejar tractores. Forma parte de la generación de jóvenes que comprenden el mundo a través de la tecnología. Disfruta de captar momentos con su celular y compartirlo en las redes sociales, con la diferencia que esas fotos son “camperas” y en ellas refleja su cotidianidad, es decir, un paisaje al amanecer, corrales, cultivos.

tere 3.jpg
Teresita es parte del grupo de jóvenes que ve en el campo una oportunidad y sigue los pasos de su abuela Martha Lavista de Stegmann 

Teresita es parte del grupo de jóvenes que ve en el campo una oportunidad y sigue los pasos de su abuela Martha Lavista de Stegmann

tere 4.jpg

Teresita es parte del grupo de jóvenes que ve en el campo una oportunidad y sigue los pasos de su abuela Martha Lavista de Stegmann que en los años 70 se destacó por su rol de mujer en la empresa rural, en una época donde el modo de trabajo era diferente, solitario, rústico, pero siempre familiar.

En diálogo con UNO, Tere contó su actualidad y también sus proyectos, siempre ligados a los caminos de la producción.

—¿Por qué decidiste estudiar técnica agropecuaria?

—Me decidí a por la Técnica Universitaria en Producción Agropecuaria porque quería estudiar algo me sirviera profesionalmente para lo que quería dedicarme que es el campo y que no me llevara muchos años.

—¿En qué consiste la carrera?

—La carrera es bastante amplia y práctica. Cursas lo que serían las ultimas materias de Ingeniería agrónoma, las materias más prácticas que en la vida profesional es lo que mas aplicas.

—¿Qué apertura laboral tiene?

—Son muchos los rubros en los que podés trabajar. Desde producción de pollos, cerdos, carnes, lácteos, producciones hortícolas o agrícolas, en la parte maquinaria agrícola, en administración o cualquier parte de la cadena de la producción de alimentos.

—Vos desarrollas tu trabajo en una empresa familiar. ¿Cómo es tu día a día?

—La empresa familiar en la que yo trabajo es agrícola-ganadera y me encargo de la parte ganadera junto con otro empleado más. Nosotros hacemos ciclo completo así que nuestras tareas cambian según la época del año. El ciclo completo consiste en la cría y producción de terneros, continúa con la recría de estos mismos y finaliza con la invernada o engorde a corral de los machos y parte de las hembras recriadas, los cuales al llegar a determinado peso se los vende para faena. El resto de estas hembras forman parte de la reposición para mantener el plantel reproductivo. Por lo tanto, un ciclo completo sería la realización de las tres actividades tradicionales de la ganadería: la cría, la recría y la invernada. Mi tarea cotidiana es lograr que los objetivos y las indicaciones que da el veterinario se cumplan lo mejor posible.

tere 2.jpg
tere 5.jpg

—¿Te gusta también hacer fotos camperas?

—Sí, me gusta sacar fotos de lo que hago. No sé mucho de fotografía, ni tengo cámara profesional, pero disfruto bastante de sacar fotos de mi día a día con el celular y las subo a un Instagram que me hice para eso. Solo por hobby.

—Hoy en tiempo de pandemia se habla mucho de irse a trabajar y vivir al campo. ¿Qué dirías vos? ¿Cómo es vivir en el campo?

—¡A mí me encanta! Disfruto mucho y trato siempre de aprender cosas nuevas. Si te gusta y te gusta aprender, siempre hay cosas para hacer. Creo que no hay vida más sana que esta.

—Estás estudiando Veterinaria también. ¿Qué te interesó de la carrera y en qué se complementa con la tecnicatura?

—Desde chica siempre quise ser veterinaria. No lo estudié antes porque estaba muy ansiosa por empezar a trabajar y volverme a vivir al campo. Después de trabajar unos años decidí empezar Veterinaria ya que me iba a servir mucho para mi trabajo y porque me encanta. Veterinaria y la tecnicatura se complementan en muchas cosas. Obviamente que Veterinaria es muchísimo más amplia, pero con ambas carreras podés dedicarte a la ganadería y perfeccionarte cada vez más.

—Formás parte de una empresa familiar donde la mujer tiene un papel protagónico. ¿Qué significa esa realidad para vos?

—La verdad que lo disfruto bastante, me gusta. En la parte ganadera soy la única mujer y me respetan mucho. Creo que con todos los que trabajo me entiendo muy bien y soy una más.

—¿Cuáles son tus sueños o qué te propones lograr?

—¡Es una pregunta bastante difícil! A corto plazo, tratar de mejorar todo lo que pueda en el lugar donde trabajo ahora, que creo que eso ya se está logrando bastante. Tengo un emprendimiento con mis hermanos, en el cual estamos empezando con un rodeo de Cría, en donde ejerzo el rol de encargada, y me gustaría que podamos crecer en calidad y cantidad de animales también. Y a largo plazo todavía no sé qué parte de la ganadería me gusta más, así que veré con el tiempo qué es lo que me va gustando más y hacia que rama me quiero perfeccionar y profesionalizar.

tere 4.jpg
tere 5.jpg

TerexTere

Teresita tiene 24 años y vive en Mansilla, antes de la pandemia también estaba parte de la semana en Gualeguaychú donde cursa presencialmente Veterinaria. “Trato de organizarme para cursar varios días seguidos así el resto de la semana puedo trabajar”.

—¿Cómo se compone tu familia?

—Mi familia está integrada por mis papás, mis tres hermanos mayores –que están todos casados– y dos sobrinos.

—¿Qué es lo mejor y lo más difícil de estar en el campo?

—Lo mejor es la vida que uno lleva, la libertad, el aire libre, la gente y el trabajo. Lo más difícil es que a veces das todo, planeás todo y no todo sale como lo esperás, ya que es un trabajo a cielo abierto, pero a la vez creo que es uno de los desafíos del rubro. Me gusta aprender, me gusta ser una más, así que siempre trato de hacer todo lo que está a mi alcance.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario