Bienestar psicológico
Martes 26 de Febrero de 2019

Selfie y Narciso

¿Relación virtual o verdadera?

Leyendo el título se podría decir a simple vista que esta pareja se ha convertido en el amor mas intenso del siglo XXI. Muchos intentan copiar sus modelos, seguir sus pasos, pero quien más los copian quedarán rodeados de personas pero sin tanto amor seguramente, más bien diría solos profundamente.

Estamos ante la nueva versión femenina virtual de lo que hasta hace unos años sólo conocíamos en su versión masculina, escrita en papel e histórica de lo que es el amor propio. Qué increíble como han cambiando los tiempos... hemos pasado del reflejo en el agua al reflejo de las pantallas a partir de las cuales se puede viralizar para millones de personas al instante. Lo que antes era un momento profundo con uno mismo y hasta con matices melancólicos, hoy se ha vuelto hiper-social y con la tendencia de querer generar alegría a los que ven la escena. La mitología griega no podría siquiera haber pensado semejante transformación.

Esta es la versión de pareja de la "media naranja", la proyección de uno mismo a través del tiempo.

La correlación entre ambas
Ya desde hace un buen tiempo que se está hablando del efecto del uso de internet sobre las personas. El narcisismo es uno de los aspectos mas evidentes en el uso de aquellos sitios o apps mas utilizados por una mayoría de usuarios o de modas que impongan que determinados programas se encuentran dentro del top de lo que hay que consumir en el momento. Las "selfies" es uno de los mayores instrumentos dentro de lo que se elige para comunicar, a través de las redes. Como también lo son el uso de emoticons o los famosos "gifts", por ejemplo.

¿Viene primero, el huevo o la gallina?
O mejor dicho... es el uso de internet a volver a las personas narcisistas o son los narcisistas, con sus "selfies" incluidas, a estar mas conectadas? Increíblemente ambas hipótesis son verdaderas, pero de forma diferente. Publicar fotos de "sí mismos" aumenta el narcisismo. Por otro lado, si se escribe mucho sobre las plataformas sociales, es probable que ya se trate de narcisistas con antecedentes previos. De todas formas el problema mayor se encuentra en la primera hipótesis, ya que está generando algo que previamente no existía, un consumo problemático en marcada tendencia de mercado.

Estudios realizados
En Milán, Italia, realizaron un estudio durante 4 meses, a 74 personas de entre 18 y 34 años que utilizaban frecuentemente Facebook, Instagram, Twitter y Snapchat. Durante ese período estuvieron expuestos a test psicológicos destinados a individuar las características narcisísticas. Paralelamente se recogían datos sobre el uso de las redes sociales: cuál, en qué modo y por cuántas horas al día. Llegaron a la conclusión que aquellas personas que utilizaban las plataformas para subir su propia foto, han demostrado un aumento de rasgos narcisistas en un promedio de un 25%. Cuando hablamos de "selfies", la relación se vuelve estrecha. Muchos de los que participaron en la pruebas, inclusive habían superado los límites clínicos dentro de los cuales, el narcisismo se vuelve un desorden de la personalidad. Se trata de rasgos caracteriales que incluyen: exhibicionismo, convicción de que todo lo que deseen les tenga que suceder, manipular a los demás y falta de empatía.

Los "Social Escritos"
Este es el caso de aquellas personas que postean en Facebook o Twitter, en donde éstos efectos nombrados anteriormente no se producen. Todavía las personas que usan las redes sociales utilizando mas que nada la escritura, ya demostraban una ligera inclinación al narcisismo precedente al uso de las redes. Un rasgo caracterial que aún no cambia por mas que los posteos aumenten, al contrario de lo que ocurre con el uso de las "selfies".

Un trastorno que no se detiene
Según los datos que se tienen a disposición, el trastorno narcisista va en aumento. Por un lado tenemos a los mas desfachatados y "faroleros", por el otro una necesidad constante de fama de aprobación.

Recientes estadísticas han demostrado que en los Estados Unidos este trastorno de la personalidad ha aumentado a un 7% en la población total en los últimos diez años.

Los sitios sociales se han convertido en un espejo de nuestro pequeño mundo, el cual termina alimentando nuestra vida privada y de paso ambicionar con volverse un poquito mas "vip". Las partes mas íntimas de lo que se vive en la cotidianeidad se expone "en plaza", junto a las partes más brillantes e impecables de lo que se disfruta y goza. Más raramente se encontrarán aquellas personas que prefieren publicar la infelicidad o los fracasos, lo que los vuelve mas similares y odiosamente humanos.
Síndrome Selfie
Para volver mas compleja la realidad al trastorno narcisístico de la personalidad debemos adjuntarle el narcisismo digital, un argumento cada vez mas al centro de la atención y del debate social. Sobre el comportamiento on-line es útil comenzar a "parar"y reflexionar al respecto, porque involucra a todos en un fenómeno globalizado, masificado y que nos puede llevar a perder nuestra capacidad empática y las ganas y el placer del trabajo o actividades en grupo.

Como uno de sus síntomas, se presenta la tendencia a rechazar las críticas, junto a la facilidad de tener ataques de rabia. Cada vez que algo salga de lo previsto, dar la culpa a los otros de lo que no funciona, significa dar poder al otro; un poder que debería constituir la toma de cada uno de nosotros por nuestros propios actos y también de aquellos actos que se comparten.

La rabia en las redes se dispara fácilmente, parece incontenible y difícil de gestionar. En internet cada vez son más los "haters", diseminando odio por donde pueden. Se creen fantasiosamente omnipotentes ya que no necesariamente se exponen con el nombre real, sino que utilizan los "nicknames" para poder protegerse. Estas personas en realidad temen la confrontación constructiva, de todas maneras no dan la cara y no les implica ningún riesgo seguir con sus actos disfuncionales.

Se puede vivir en internet difundiendo lo que pensamos y hacemos, minuto por minuto, en sentido único, sin prestar atención al otro, se comparte con los otros con un flujo incontrolable de personas que observan.

Naturaleza Humana
Un lado narcisístico pertenece a la naturaleza humana y tiene que ver con la respuesta de los otros a nuestras acciones, en el sentido de buscar la gratificación y la construcción de la autoestima. Inclusive, la necesidad de aprobación puede transformarse en la señal de que son los otros a orientar nuestros movimientos y aquí es cuando arranca a ser peligroso, porque perdemos nuestra propia brújula y perdemos una conexión auténtica con nosotros mismos. En internet queda claro que si el otro no me ve, no existo. El narcisismo esconde esta doble máscara: cuando se pone esa máscara brillante, emerge la seguridad en sí mismos, pero en la oscuridad extrema, si el otro no muestra señales de respuesta, se sienten mal y desequilibrados.

"Toy – No toy"
¿Me ves? ¿Me estás observando? El mensaje detrás de las "selfies" suena así. Se vuelva una alarma preocupante cuando se trata de adolescentes o de personas que están atravesando un período de fuerte transición en sus vidas. A cualquier edad nos podemos sentir vulnerables. Cuando se está cambiando es muy fácil sentir una incerteza profunda, que bajo la superficie moviliza una inquietud interior, es entonces en dónde se recurre al otro en busca de respuestas. Buscamos en internet un sostén a nuestras incertezas y una "mano sobre la espalda" como señal que vamos bien. Pero en la Web, el otro, no siempre es un amigo que nos va a proteger, uno se puede encontrar con una multitud de personas sin nombre listos para destruir esa fragilidad. Hay aprender a saber mediar entre los que pensamos, sentimos y la rapidez con la que podemos cometer un error si la impulsividad no viene controlada en lo que subimos, mucho mas, si lo que se comparte es una "selfie" o algo que tenga que ver con nuestra vida privada.

La conciencia digital

Las estimas van en constante crecimiento, serían mas de cien veces que controlamos los celulares, sólo para verificar que no tenemos ninguna notificación, o para verificar cuántos likes ha obtenido una foto que hemos subido. Querer estar siempre presentes es una dinámica social que esconde una necesidad muy profunda, común en todos los seres humanos: ser visto, amado y considerado. Comiencen a reflexionar: ¿cómo construyen sus perfiles y los espacios en dónde deciden presentarse en la redes?, ¿se han preguntado qué tipo de imagen se identifica con la información que das o la que decidís compartir?

Aquello que escriben o publican contribuye a crear en las redes una identidad. Pero atención, es importante ser conscientes que la imagen pública coincide sólo en parte con aquella que somos en la vida real fuera de la web. Esto no significa ser falsos, mentir o crear un perfil que no nos corresponde. Al contrario, compartir aquellos que nos interesa realmente, elegir noticias que provengan de fuentes autorizadas e iniciar a ver como observadores externos nuestros perfiles nos ayudará a construirlo o reconstruirlo mejor, buscando de acercar la vida real al web sobre aquellos intereses que realmente encienden nuestra curiosidad y necesidad de compartir.

Se trata simplemente de elegir con mayor conciencia y atención lo que queremos mostrar de nosotros y no otra cosa que no reconocemos como propia. El hecho en sí, es que en la vida real uno elige su comportamiento, lo modela según el contexto y la circunstancia, por lo tanto... comencemos a hacerlo también en internet. Si una foto en pose provocante con alguien que conocemos hace cinco minutos tiene el poder de meternos en una situación vergonzosa, embarazosa... por qué hacerlo, divulgarlo en un lugar virtual donde podría ser compartida con miles de personas? Tomar una "selfie"es un juego, hacer varias... tal vez esté implicando un mensaje importante que hay que escuchar y no se trata de una comunicación para los otros, sino y sobre todo, para vos mismo. Porque en le fondo, una "selfie", es de esto de lo que habla, de nuestra necesidad de "permanencia"y de nuestros miedos profundos. "Estoy aquí" y sacamos una "selfie"en un lugar nuevo o un contexto al que queremos recordar. Es una prueba de nuestra existencia, una memoria, el querer dejar una marca en este mundo.

Como tal, cuando se ven los perfiles que son construidos únicamente por "selfies", lleva consigo inevitablemente una gran melancolía: el miedo a desaparecer, no existir, no ser como antes o incluso sentir de no haber existido nunca en realidad.

Si todos estos datos vienen reproducidos a escala global, la influencia de internet sobre la sociedad se vuelve evidente. Podría significar que una enorme cantidad de la población mundial se encuentra a riesgo de volverse patológicamente narcisista. Es por este motivo que se vuelve importante el uso responsable de los sitios sociales, si no queremos que la sociedad se vea afectada por la manía de la omnipotencia, el culto de la personalidad y la falta de empatía... o tal vez ya estamos así?

Comentarios