Secciones
Suplemento Aniversario 2019

Por un fútbol femenino profesional federal

Nació en Rosario del Tala, vivió en Basavilbaso y hoy es jugadora de Colón de Santa Fe. El recorrido de una mujer para ser futbolista .

Miércoles 13 de Noviembre de 2019

En una semana donde las chicas de la Liga Paranaense de Fútbol visibilizaron la problemática por la falta de premios a las campeonas, UNO desanda el camino de una futbolista del interior de la provincia, su lucha y sus sueños.

Alejandra Haas nació en Rosario del Tala, pero desde los 2 años y hasta los 17 vivió en Basavilbaso. Hoy estudia Educación Física en Santa Fe y es jugadora de Colón. En su relato se sintetiza la lucha de las mujeres para ser parte del fútbol. Ella forma parte del grupo de abanderadas de ese progreso, cuando nadie crecía en el Femenino.

—Tenés 27 años y en una nota comentás que prácticamente jugás desde que tenés 1 año y medio. ¿Cómo reflejarías el camino del fútbol femenino en la provincia y en el país?

—En Basavilbaso fue difícil tener que abandonar el deporte a los 14 años, ya cuando me vine para el lado de la capital, en 2010 encontré chicas que también jugaban y estaban organizadas, para ese entonces ya habían pasado siete años. Hoy sigue siendo la población un poco reacia y a veces difícil acceder a una escuelita de fútbol femenino, pero de a poco se van multiplicando los espacios, las jugadoras y la visibilización del deporte.

—Bregás por un fútbol femenino profesional federal. ¿A qué distancia sentís que está ese proyecto?

—Qué difícil ser realista y no ilusionarse con esta respuesta, el avance con el fútbol profesional fue un paso gigante que se dio rápidamente, pero por obligación para los dirigentes. Con las ganas que tenemos las pibas de cambiarlo todo, diría que no me siento lejos, tan solo a un par de años; pero con estos dirigentes de hoy, reacios a algunas decisiones políticas, diría que quizá más.

—¿Por qué algunos clubes profesionalizaron y otros están tan lejos? ¿Tiene que ver con el tiempo que lleva desarrollándose el fútbol femenino en cada club, en cada provincia?

—Los que profesionalizaron fue por obligación, sólo un club tiene a todo su plantel pago, los demás son solo semiprofesionales. Sigue siendo una cuestión de centralización también, para jugar el torneo de AFA debido a distancias tendrías (pensando como dirigente que no apuesta a tener ciertos “gastos”) que estar cerca de Buenos Aires para poder viajar. No es casualidad que Rosario Central sea el único equipo que no es de la provincia. Hay muy buenos equipos en todo el interior que podrían estar peleando el torneo tranquilamente.

—Falta en la AFA una mirada femenina en puestos de jerarquía. En algún momento tendrán que dirigir los destinos del fútbol las mujeres. Vos, si tuvieras la oportunidad, ¿qué harías?

—Buscar la forma más conveniente para todas de obtener un fútbol femenino federal profesional (Quizás comenzar con alguna especie de torneo por regiones), darles el apoyo que se merecen a las selecciones femeninas (que parece que solo fue por el “boom” del mundial), visibilización, proyectos concretos a largo plazo; nos falta bastante en cada lugar del país, pero si apuntamos directamente a AFA supongo que haría eso.

—¿Cómo ves el fútbol entrerriano en comparación con Buenos Aires, Santa Fe, Córdoba?

—Cuando empecé a jugar en Santa Fe, en 2013, Córdoba nos llevaba mucha ventaja y Entre Ríos estaba muy por detrás (muchas entrerrianas jugamos liga santafesina). Hace un par de años cuando comenzó la liga paranaense de fútbol femenino les costó, pero hoy está bastante consolidada, buenas jugadoras siempre hubo y hay, siempre comparo en cuanto a organización.

—¿Qué le decís a una familia que quiere llevar a su hija a jugar y son pocas las opciones de escuelitas?

—Las escuelitas se están abriendo de a poco y están en pleno crecimiento. Les diría a las familias que apoyen a su hija en lo que la haga feliz; pensando en distancias en cuanto a poder llevarla, diría que se acerquen al club/canchita del barrio con la propuesta o preguntando por la disciplina para niñas, seguramente su hija no es la única que se quiere calzar los botines.

—¿Hay posibilidad de fútbol mixto?

—Para mí siempre fue mixto, hasta hoy en día con amigos o en algún fútbol 5. No es utópico. Pero creo que aún estamos lejos de poder asimilar el concepto como sociedad (seguimos siendo conservadores, retrógrados).

—Sos futbolista, militante y querés ser docente de Educación Física. ¿Cómo unís cada acción? ¿Cuál es el hilo conductor?

—Diría que la pasión, las ganas de querer cambiarlo todo, de conquistar derechos, de estar donde nos dijeron que no podíamos, un poco la rebeldía. Las tres cosas son lo que soy básicamente, no puedo pensar ninguna sin la otra. Soy todas, en todo momento, adentro de la cancha, afuera al costado de la línea, dando clases, marchando, o tomando mate en una plaza.

—Si tuvieras que mirar el fútbol 19 años para atrás ¿qué ves?

—Mujeres “fenómenas” abriéndose lugar en un espacio de hombres, mujeres que no se animaban a probar el deporte, niñas sin referentes, o muy pocas, futbolistas.

—¿Y 19 años para adelante?

—Pibas copando estadios, dirigiendo equipos de Primera, ocupando lugares de jerarquía en clubes y AFA misma. Pibitas y mujeres armando picaditos en plazas y canchitas de barrio sin que a nadie le llame la atención, que donde haya fútbol masculino, también haya femenino. Son deseos, si no se cumplen, estar más cerca de eso.

idem La Diez.jpg

“Admiro a cada mujer que incomoda en esta sociedad”

Repasando su historia, Alejandra Haas señala que su familia está integrada por su mamá Teresa, su hermano José, su viejo Oscar, que fue el que siempre la acompañó en esto del fútbol y que falleció en 2017, pero está más presente que nunca en cada cosa que hace.

Taurina 100% repasó la decisión de dedicarse a la vida deportiva: “Cuando me fui de Basavilbaso –a pesar de siempre querer ser profe de Educación Física– pasé por Oro Verde cuatro años para estudiar Bioingeniería en la UNER. Aparte de la ingeniería toda mi vida era deporte (para realizarlo y para trabajar), entonces decidí cambiarme a Educación Física y quería seguir estando del lado oeste de la provincia; lo más cercano y público era Santa Fe. Cuando me mudé a Oro Verde jugué en Valle María dos años al vóley, después trabajé y jugué en Colonia Ensayo, y cerré (por ahora) mi ciclo de vóley en 2016 trabajando como DT en Valle María. El vóley como deporte federado me dejó muchas enseñanzas, recuerdos y personas que admirar, referentes”.

—¿Dónde estás desarrollando tu actividad futbolística y también profesional?

—Entreno en el Club Colón de Santa Fe y trabajo con el fútbol también en varios lugares: con adolescentes mujeres en barrio Los Hornos, y con la comunidad Qom en barrio Las Lomas. Con niñas de 5 a 13 años estoy a cargo de la escuela de fútbol del Club Las Flores II.

—¿Qué realidades te toca vivir con las nenas y adolescentes que se acercan a jugar?

—Si hablamos de lo económico, estamos pasando una situación difícil generalizada a nivel país y eso en los barrios más vulnerados se potencia. La realidad más difícil a la que me enfrento todos los días es a la desigualdad de oportunidades, y no hablo sólo del fútbol. No creo en la meritocracia, y sí creo que hay que generar oportunidades en niñas, adolescentes y jóvenes.

—¿Cuál es tu objetivo, tu meta a alcanzar?

—Por el momento, poder crecer en los años que me quedan dentro de la cancha, aprender continuamente y desarrollarme como profe/DT. Seguir militando por los derechos de las mujeres y disidencias en cada espacio que ocupe. En otro momento de mi vida me gustaría hacer política explícitamente.

—¿Tenés una o un referente en el fútbol o en la vida?

—La respuesta cómoda sería nombrar a Maca Sánchez, por el fútbol profesional, Mónica Santino, por su militancia de fútbol feminista en la Villa 31 o Ayelén Pujol con todo su trabajo de reivindicación en su libro Qué jugadora, la historia del fútbol femenino en Argentina. Pero, me cuesta tener que centralizar en nombres (las nombro a ellas para visibilización y para que busquen quiénes son si no las conocen).

Admiro a cada mujer que incomoda en esta sociedad (patriarcal, misógina, machista, homofóbica), a la que sale a la calle a luchar, a la que arma la olla popular para les pibes en el barrio, la que pelea un lugar como periodista en el fútbol, la que está alzando la voz en alguna organización diciendo que faltan más mujeres, a las pioneras del fútbol, a las que componen organizaciones de mujeres dentro de los clubes y la luchan en la tribuna, a las que se animan a conducir organizaciones hoy. Reinvindico a las que cayeron también, las que se cansaron, las que desistieron, las que colgaron los botines, a las que sacaron del camino a la fuerza.

Creo en la lucha colectiva, y en que estamos en este momento por muchas mujeres que hicieron historia anteriormente. La referencia en sí es el feminismo, y cada niña, piba, mujer que forma parte de esta revolución.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario