Recetas
Viernes 06 de Julio de 2018

Polenta: cuatro recetas fáciles para afrontar el frío

El frío nos hace necesitar más calorías por eso te dejamos cuatro recetas fáciles y diferentes para hacer polenta. Un plato sencillo y económico.

El frío nos hace necesitar más calorías por eso te dejamos cuatro recetas fáciles y diferentes para hacer polenta. Un plato sencillo y económico.



polenta rellena.jpg

Polenta clásica a la argentina


La polenta argentina tiene una preparación más sencilla que la tradicional polenta italiana "con pajaritos". Es ideal para cuando llegás del trabajo y no tenés mucho tiempo para cocinar pero, a la vez, tenés ganas de comer algo calentito que te reconforte después de haber pasado mucho frío en la parada del cole.


Ingredientes

200 gr. de harina de maíz

400 ml. de leche

3 cucharadas de margarina

½ cucharada de sal

½ kg. de carne picada

1 cebolla

2 tomates

2 dientes de ajo

½ pimiento rojo

½ puerro o cebolla de verdeo

1 cucharada de aceite de oliva


Preparación

Preprará la salsa y luego, en una olla, con sal a gusto vierte la polenta en forma de lluvia cuando rompa el hervor, revolviendo los tres o cuatro minutos con una cuchara de madera hasta que quede firme. Es importante calcular las porciones justas, una taza de agua por porción y luego una taza de polenta cada dos de agua.


La salsa: se prepara picando la cebolla, los tomates, el ajo y el pimiento en cuadrados y sofriendo con el aceite de oliva. Una vez que están tiernos los elementos agregar la carne y mezclar mientras se cocina. Si es de su agrado puede agregar puré de tomate, lapimentar y condimentar a gusto con hiervas (orégano, tomillo, perejil picado).


Consejo nunca mezcles la polenta con la salsa. Sirve la polenta y luego con un cucharón corona la polenta con la salsa y agrega una lluvia abundante de queso rallado.


polenta croqueta.jpg


Polenta en croquetas


Las croquetas de polenta son una receta muy original que, además de deliciosa, es superfácil de hacer y que una vez tengas lista, ¡conquistarás a pequeños y mayores!


Ingredientes

300 gr. de polenta precocida

105 gr. de manteca

300 gr. de queso mozzarella

375 ml. de agua

1 huevo

Pan rallado

Aceite de oliva


Preparación

Pon el agua en una olla y déjala calentar hasta que hierva. Agrega entonces un poco de sal y espera a que hierva. Ahora vierte la harina poco a poco sin dejar de remover y verás que se va formando una especie de masa. Echa también la manteca y un poco más de sal y sigue removiendo durante seis minutos más.

Vierte la mezcla que se forme en una recipiente rectangular, como una fuente o bandeja para horno, y mézclala mientras todavía está caliente con el queso. Para que se integre bien puedes cortarlo previamente. Mete la mezcla que obtienes como resultado en la heladera.

Mientras esperas, bate el huevo y coloca el pan rallado en una superficie plana.

Cuando la masa ya tenga cuerpo, sácala y porciones con las manos para ir dándoles forma de croquetas. Pon un dedo de aceite en una sartén y mientras esperas a que se caliente pasa todas las croquetas por el huevo y luego por el pan. Fríe las croquetas asegurándote de que todas quedan bien crujientes. En cuanto estén, pásalas a un plato con papel de cocina para que suelten todo el aceite que les sobra y, ¡voilá! ¡A disfrutar de tus croquetas de polenta!



polenta rellena.jpg


Receta de polenta rellena

La polenta rellena es una de las recetas más ricas que puedes preparar especialmente durante los días más fríos del invierno. Se trata de plato de origen italiano y muy popular en la mayoría de países de Latinoamérica. Además se trata de un plato económico y con muchas variantes posibles.


Ingredientes

250 gr. de harina de maíz

1 litro de agua

20 gr. de manteca

200 gr. de jamón o paleta cocida

100 gr. de queso en lonchas

100 gr. de queso rallado parmesano

100 gr. de salsa de tomate (opcional)

Aceite de oliva

Orégano

Sal


Preparación

Primero de todo encender el horno a 200º C para tenerlo listo.

Ponemos una olla a calentar con el litro de agua. Cuando empiece a burbujear añade la sal y remueve. Lleva el agua a ebullición y después vierte la harina de maíz en forma de lluvia. Mezcla lenta y constantemente hasta que se forme una masa que se despegue de la olla con facilidad.

Cuando la polenta ya tenga consistencia añade la manteca y remueve hasta que se integre completamente. En una fuente apta para hornos vierte la mitad de la polenta y aplana con una pala para que quede a modo de base. Ahora prepararás la siguiente capa: Esparce la lonchas de jamón cubriendo la polenta justo encima las lonchas de queso. Cubre con el resto de la polenta y aplana con la pala para que quede liso. Pinta la superficie con el tomate frito y esparce encima el queso rallado, orégano y las especias que más te gusten. Introduce la fuente en el horno a 200º durante 5 minutos con la opción de gratinado. Con la polenta ya lista, la sacamos del horno y dejamos reposar unos minutos. La cortamos en porciones y servimos. El relleno puede ser un salteado de verduras, relleno de empanadas, atún con verduras salteadas y muchas opciones más.


polent frita.jpg


Polenta frita

La polenta frita es una excelente guarnición que además es muy fácil de acompañar, ya que todo le sienta de maravilla y es ideal para acompañar platos con carne roja.


Ingredientes

2 tazas de polenta instantánea

3 tazas de caldo de verduras

1 taza de leche

1 taza de queso parmesano rallado

100 gr. de manteca

1 cucharadita de orégano en polvo

Sal

Pimienta

Aceite vegetal para freír


Preparación

Lo primero que debes hacer es poner en una olla con el fuego a potencia media el caldo de verdura, la leche, la manteca, la sal, la pimienta y el orégano. Mezcla todos los ingredientes y, cuando comience a hervir, añade lentamente la polenta. Muévelo todo simultáneamente con una cuchara de madera. La mezcla espesará rápidamente pero no dejes de mover puesto que, si lo haces le pueden salir grumos. Cuando empiece a hervir retírala del fuego, agrega el queso parmesano y remueve de nuevo. Engrasa una bandeja con aceite vegetal o manteca y extiende sobre ella la preparación todavía caliente. En cuanto esté, cubre la bandeja con film transparente.


Pon ahora la bandeja en la heladera para que se enfríe más rápido y, cuando ya esté fría, desmoldala y cortala en tiras largas en forma de bastones. Pon en una sartén un dedo de aceite vegetal y, en cuanto esté caliente, acomoda los bastones. Debe haber suficiente aceite como para cubrirlos completamente. Freirlos poco a poco hasta que estén dorados y muy crujientes. A medida que los vayas teniendo listos, ponlos en un plato con papel de cocina para quitarles el exceso de aceite.


Fuente: Una receta

Comentarios