Secciones
Automotores

Performance GNC, un taller bien familiar

Un negocio que apuesta al crecimiento. Alberto y Lucía Carossini, padre e hija y socios de un emprendimiento que busca la excelencia

Martes 26 de Febrero de 2019

Alberto y Lucía Carossini son los propietarios de Performance GNC, un emprendimiento familiar que apuesta al esfuerzo y la dedicación en un mercado cada vez más competitivo.

En su taller de conversión ubicado en avenida Almafuerte 2087 de la ciudad de Paraná, Alberto muestra algunos de los secretos del mundo del gas natural comprimido (GNC), un mecánico que se describe "como exigente y puntilloso", que toma su profesión muy en serio.

"Comencé en el mundo de la mecánica con las motos, después instalé un lavadero y luego me especialicé en el GNC. Fui durante muchos años empleado y un día decidí apostar por lo mío, y aquí estamos apostando por lo nuestro", relata Alberto, mientras relojea desde la oficina el amplio taller de conversión y control.

En Performance GNC Alberto y Lucía se destacan por una atención personalizada y desde luego son rigurosos en cada detalle para que el cliente se sienta conforme.

carossini4.jpg

Son conscientes de la realidad del país. Apuestan a continuar creciendo, más allá de los avatares económicos que afecta a la sociedad en su conjunto. "Es difícil sostener todo esto, pero es nuestra fuente de trabajo y donde ponemos toda nuestra energía para seguir con el negocio en pie", afirma Alberto, con la complicidad de su hija Lucía, de 27 años.

Los Carossini, se sostienen –según sus palabras– como un negocio familiar, tal es así que durante los fines de semana y junto a sus otros tres hijos de 12, 15 y 16 años salen a promocionar el emprendimiento por la costanera de la capital provincial.

"Acá cuidamos al cliente –dice Lucía–, somos muy exigentes y eso nos permite una buena reputación". Para ellos son claves que no se negocian y lo aplican en cada vehículo que ingresa a su prolijo taller.

El ingreso de clientes por consultas, presupuestos y pedidos de turnos es una constante todos los días en Performance GNC, que detiene en más de una oportunidad la entrevista con UNO.

El negocio no da respiro y Alberto, de 48 años, cuenta que "con la crisis aumenta el número de consultas por la instalación de un equipo de GNC de quinta generación".

carossini7.jpg

"Son muchos los que se acercan. Piden presupuesto y además vienen con algunas dudas sobre las bondades del GNC. Después depende del bolsillo y si está decidido por hacer la conversión", expresa, antes de la sesión de fotos con el reportero gráfico.

A la hora de hablar de números es muy prudente y aclara que todo tiene que ver con el equipo y el servicio, para ellos ahí está el secreto. "No sirve de nada que te hagan algo barato si después no rinde y el auto desfila de taller en taller", argumenta mientras muestra parte de un equipo nuevo y sus componentes.

Además Alberto sostiene que "por ahí la gente no sabe, desconoce muchas cosas, tiene ciertos tabúes sobre el GNC, después viene y dice 'cómo no lo hice antes', o hace una conversión con otro vehículo".

El costo para instalar un equipo completo nuevo superaría los 40.000 pesos y se amortizaría en unos 13 meses, todo depende de la utilidad del auto entre otras cosas.
Cuenta: "Es muy común que vengan autos con fallas por mala instalación, desde problemas con los cables hasta cilindros sueltos, que son un peligro. Hay de todo, pero nosotros buscamos concientizar al propietario de automóvil para que al salir del taller se vaya convencido de lo que maneja".

Como un viejo conocedor de la materia, recomienda: "A la hora de hacer un trabajo de conversión o control, el cliente debe inclinarse por un especialista en GNC, y no por un mecánico, que sabe mucho de motores pero no de GNC, y ahí se presentan los problemas".

No todo pasa por la instalación de un equipo de GNC, también por el control anual, renovación de oblea, chequeos de componentes y de la prueba hidráulica del cilindro que en este último caso debe realizarse cada cinco años.

Carossini3.jpg

"Para el normal funcionamiento del vehículo es ideal hacer un control periódico. Observar el rendimiento del rodado, algún cambio o simplemente monitorearlo. Es una tarea de rutina y muchos clientes lo entienden así", cuenta Carossini.

Mientras muestra su taller recuerda al cronista sus comienzos en el lugar. "Trabajamos mucho para poner en condiciones este galpón, fue mucho sacrificio y no estoy arrepentido, es algo de lo que me siento orgulloso por lo que logramos en estos últimos años", confiesa contento por todo lo realizado.

La charla se extiende, Alberto explica con detalles sus conocimientos y sus palabras son calificadas dentro de la instalación del GNC. Tiene una reputación bien ganada y repite que "es importante hacer las cosas bien, ser responsable para que el auto se vaya andando en perfectas condiciones".

Para ellos hoy es un día especial, el Día del Trabajador Mecánico, Alberto y Lucía no dejaron pasar la oportunidad para saludar a sus colegas y pedir especialmente para no falte trabajo" (Ver página 14, Se celebra hoy el Día del Trabajador Automotor).

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario