Secciones
Recetas de La Cocina del UNO

Mauro Meyer, pasión por los deportes, la parrilla y la pesca

El periodista deportivo preparó boga con salsa de roquefort y verdeo. Al pie de la parrilla habló de los fanatismos que forman parte de su vida, de las enseñanzas de su padre y de la amistad.

Domingo 25 de Agosto de 2019

El jefe de la sección deportiva Ovación de Diario UNO de Entre Ríos, Mauro Meyer, eligió una “receta sencilla que cualquiera puede hacer en su casa” para ser parte de La Cocina del UNO, el ciclo que está disponible en unoentrerios.com.ar. Se trata de boga a las brasas con salsa de queso roquefort y cebolla de verdeo. En esa parrilla, que parece ser su lugar en el mundo, tuvo tiempo para recodar sus inicios en el matutino allá por el año 2000, que fue la concreción de un sueño, y para hablar sobre su pasión por la pesca, la cocina y los deportes, además de la amistad.

Mauro utiliza una boga despinada, más fácil de hacer porque no lleva tanto tiempo de cocción. La condimenta con sal y pimienta antes de llevar al fuego. Para que se cocine de forma pareja, por encima le coloca una chapa. Y, algo que es conocido por los asadores expertos, no pone el pescado directamente sobre la parrilla, porque se quemarían las escamas y esto le daría gusto amargo a la carne. Para evitar eso utiliza papel madera.

Meyer disfruta del ritual de encender el fuego y asar, algo que le debe a su papá: “Mi viejo me enseñó todo lo que tiene que ver con la pesca. Somos fanáticos de la pesca y también de hacer asado”. La especie que prefiere es justamente la boga, por su sabor, pero a su papá le gusta mucho el sábalo, que hacen en un horno de barro que tienen en la casa. También el dorado, que tiene una carne más seca que queda bien con una salsa. “El pescado frito se lo dejo a mi papá. Patí, moncholo, amarillo y algún surubí de vez en cuando, son los pescados que comemos fritos en casa, una vez por semana por lo menos”.

“Anécdotas de pescadores hay miles”, admite. “La última mía es una travesía a un lugar donde vamos siempre que es El 58, pasando Diamante. Camino de tierra, unos 10 kilómetros para adentro. A la vuelta se largó a llover y cada vez que llueve, la tierra se convierte en un barro intransitable. Yo con mi auto me largué igual y nos quedamos como cinco veces. Hicimos una especie de rally. Mi papá, de copiloto, nunca se bajó a empujar, así que el hombre que nos atiende siempre allí nos ayudó”, relata.

506920.jpg

Sueño del pibe

Para ingresar a trabajar al diario, a la sección Deportes, le hicieron escribir una crónica de un partido de Patronato y otra de Echagüe, a modo de prueba. “Entré con toda la expectativa de tener mi primer trabajo como periodista y en lo que a mí me gustaba que es el periodismo deportivo”, recuerda. En ese momento estaba “un tanto desilusionado” de la facultad y trabajaba con su papá en una fábrica. Por eso conseguir ese empleo fue algo no planeado, pero también fue como concretar un sueño.

“Desde chiquito siempre me gustó el deporte. De todos los partidos que escuchaba por radio, iba anotando los resultados, los goleadores, las posiciones. Tengo estadísticas desde siempre. Fútbol, rugby, básquet y automovilismo son los deportes que más me gustan. Nunca pensé que iba a tener la posibilidad de trabajar en una empresa tan importante como es el Diario UNO”, asegura.

Mauro Meyer

Un recuerdo para Chacho

Para la salsa derrite el queso con un chorrito de aceite, dentro de una sartén colocada directamente sobre el fuego. Cuando el roquefort o queso azul se derrite, le agrega crema de leche y cebolla de verdeo. A la espera de que la salsa espese, reflexiona sobre lo que le deja el diario, más allá de los periodístico: “Experiencias todos los días y un ambiente de trabajo muy cordial”, dice. “Varios amigos me han quedado. Otros se han ido lamentablemente: el querido Chacho Comar, que trabajó muchos años con nosotros, y su partida fue un golpe muy duro para la sección Ovación, porque constantemente nos hacía reír mucho con sus anécdotas y sus chistes. Lo vamos a seguir extrañando por muchísimo tiempo porque fue un gran compañero y un gran amigo, no solamente adentro sino también afuera del diario”.

Boga a la parrilla con salsa de queso azul y verdeo

Ingredientes

1 Boga despinada de un kilo o kilo y medio

Sal y pimienta a gusto

Salsa

200 cc de crema de leche

Una cucharada sopera de aceite

200 gramos de queso roquefort

Cebolla de verdeo a gusto

Mauro Meyer

Preparación

Se pone la boga despinada,condimentada con sal y pimienta, a la parrilla, pero no directamente sino sobre un papel madera, para que las escamas no se quemen. Se tapa con una chapa o una fuente de horno.

Para hacer la salsa, en una sartén se coloca un chorro de aceite y el queso azul para que se derrita. Una vez fundido, agregar la crema de leche y la cebolla de verdeo picada en juliana

Por último salpimentar a gusto.

Cuando está la boga cocinada se la sirve en el plato agregándole la salsa.

Se puede acompañar con guarnición de achicoria o rúcula con queso parmesano (rallado).

Embed

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario