Secciones
Miradas

Los usuarios, las víctimas

Una semana sin colectivos en la ciudad de Paraná

Viernes 09 de Agosto de 2019

Una semana sin colectivos en la ciudad de Paraná, y no pasa nada. Más allá de lo justo del reclamo salarial de los choferes, las víctimas reales son los usuarios, esos que necesitan diariamente del pésimo servicio que prestan Ersa y Mariano Moreno hace muchos años. Obvio que lo ineficiente del servicio no es culpa de los choferes, sino de los empresarios, que son los grandes responsables de la debacle que vivimos hoy en materia de transporte.

El sistema logró vencer al usuario, que ya no se queja por nada. Trabajadores, estudiantes y jubilados esperan la llegada del cole en lugares donde no hay resguardo ni para la lluvia, el frío o calor. Ya vencidos, suben a la unidad, saludan y se sientan a esperar llegar a su casa. No se respetan las frecuencias y los recorridos son horribles con el fin de abaratar costos. Los colectivos carecen de rampas para personas con movilidad reducida y hay algunos que ya no tendrían que estar en circulación. Los que vivimos lejos del centro o fuera de los bulevares necesitamos del colectivo para poder llegar a nuestros lugares de trabajo, y los gurises a estudiar.

Los usuarios se gastan los pocos pesos que tienen en remís o taxi, y los más osados se animan a la bicicleta o a caminar por zonas que durante la noche son una verdadera trampa por ser inseguras, carentes de señalización, con veredas rotas y sin iluminación. Encima la lluvia hace todo más difícil. El paro del transporte es grave. Por citar dos ejemplos hay personas que han perdido el turno al médico, ese que habían obtenido hace tres meses más o menos y los chicos de las escuelas públicas no tienen clases.

¿Cómo se hace para hacer rendir un sueldo tomando un remís o taxi durante cuatro días para ir y venir a trabajar? No faltará el estúpido que diga “que caminen”, mientras está en su casa sin generar nada. La solución no es caminar, la solución es que alguien tome las decisiones que corresponden y aplique las sanciones respectivas. Uno entiende que es difícil, porque los empresarios y los funcionarios públicos son amigos, comen y andan juntos. Cuando hablo de funcionarios también me refiero a los empleados con cargo del Poder Judicial.

Sigo insistiendo que un paro de este tipo en la ciudad Buenos Aires no sería tolerado. Inmediatamente se pondrían en marcha los mecanismos para solucionarlo.

De igual modo hay algunas cosas que llaman la atención, como la intención del sindicato de provincializar el conflicto. Lo que se observa desde afuera es que una medida por tanto tiempo termina siendo funcional a los empresarios, que se aprovechan de eso y acorralan al Estado y a la sociedad y logran el objetivo que ellos buscan, que es optimizar su rentabilidad sin poner nada en riesgo.

Creo que en estos tiempos los sindicatos tienen que comenzar a ver que están perdiendo la batalla frente a los que tratan de demonizarlos. Habría que ver qué otra forma de protesta se puede implementar para acercar a la gente a luchar y no ponerla en contra. Ojalá que los empleados de las empresas de colectivos puedan cobrar sus sueldos y aguinaldo para que de esa forma lleven el pan a su casa y puedan cumplir con sus obligaciones.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario