Secciones
Revista Tuya

Laura Rader y su pasión por las picadas de autos

Es oriunda de Villa del Rosario pero vive en Chajarí donde trabaja en el taller mecánico de su novio. Forma parte del pequeño grupo de mujeres dedicadas a esta actividad tuerca.

Domingo 13 de Octubre de 2019

Laura Rader tiene 32 años y corre picadas con su FIAT Uno que preparó junto a su novio Mario Williams. Oriunda de Villa del Rosario trabaja en el taller mecánico de su pareja en Chajarí donde sueña con mejorar tiempos y seguir ganando carreras. La historia de una de las primeras chicas en animarse a la máxima velocidad.

¿Por qué decidiste incursionar en las picadas?

—En un principio sólo iba a mirar las competencias ya que tenía amigos que corrían con sus autos. Y cuando tuve mi primer auto (un FIAT Uno SCR) decidí probar para ver lo que yo podía hacer. Con un poco de timidez y miedo ya que era en ese momento la única mujer corriendo en el autódromo de Concordia inicié con esto y de a poco fui perdiendo el miedo y mejorando en el manejo. Unos años después Mario Williams (mi novio y preparador) me regaló un casco de FIAT Uno, el cual se armó en el taller (Mecánica Williams) desde cero, chasis, motor, programable, todo en casa. Llevó unos 3 años armarlo y hoy hace 2 años que lo corro.

¿Cómo describirías este tipo de competencias donde la velocidad es la característica esencial?

—Las picadas es una disciplina que tiene diferentes categorías según el tiempo que realizan los autos en determinada distancia, puede ser 201, 250 o 402 metros. En cada tirada se corre de a 2 autos alineados de igual manera frente al semáforo que es el que habilita la largada, gana el auto que primero llega estando dentro del tiempo de la categoría (caída de tiempo se llama cuando el tiempo realizado es menor al correspondiente de la categoría y queda afuera), y pasa a la siguiente ronda y así hasta la final. También está la categoría más rápida que es la Libre que no tiene límite de tiempo y ahí el que primero llega es el que gana.

¿Cuáles son las diferencias entre un auto de carreras y uno de picadas?

—Básicamente es que un auto de picadas al no tener un reglamento de preparación, o sea que es todo libre, uno puede aplicar todos los conocimientos que tenga uno para poder ser competitivo. No sólo va a depender de lo económico que también ayuda sino también de cómo aplicarlo y desarrollarlo. Después hay diferencias mecánicas como de chasis, tipos de motor y suspensión.

¿Cómo es la preparación del auto?

—El auto cuenta con un motor FIAT, 8 válvulas que es la base del FIAT UNO con modificaciones para poder llegar a tener este motor, que estándar venía con 67HP y hoy gracias a esa preparación tiene 205 HP. Cuenta con cigüeñal desplazado en su carrera, otro tipo de bielas y pistones bóxer de competición para poder llegar así a aumentar la cilindrada de 1600 (original) a 1870 CC; tiene su trabajo en tapa de cilindros, válvulas y árbol de leva más grande, múltiple de escape y admisión de competición. Además de las reformas en la parte mecánica, el auto es a inyección (o sea que no utiliza más carburadores), cuenta con un cuerpo y un inyector por cilindro, sensores y actuadores; y todo esto controlado electrónicamente con una inyección programable de la marca INJE-PRO.

¿Cuándo y dónde se presentan? ¿Es una actividad cara en cuanto a arreglos del auto y la inscripción a las carreras?

—A nosotros nos gusta participar en varios lugares así que recorremos distintas pistas, lo más cercano a Chajarí es el Autódromo de Concordia, después sigue el de Concepción del Uruguay y el de Paraná (dentro de Entre Ríos); y en Buenos Aires solemos ir cuando se puede al Gálvez, al picódromo de Avellaneda (Wilde) y San pedro; y ahora estamos invitados por la nueva organización del Cabalén de la provincia de Córdoba, así que pronto estaremos por ahí. Dentro de lo que es el automovilismo no es una disciplina costosa. Una inscripción cuesta alrededor de 800 y 1000 pesos más 400 pesos del seguro médico dependiendo del lugar. Lo que para nosotros sí es costoso es el traslado (combustible) ya que tenemos que recorrer varios kilómetros para ir a los autódromos, lo más cercano es Concordia que esta a 100 kilómetros de distancia

¿Se tiene que entrenar o probar el auto? ¿Dónde realizan la preparación?

—Con respecto a los entrenamientos, un día antes de las competencias, se hace el día de pruebas libres en el que todos los pilotos que quieren ir a practicar o probar las veces que quiera ya sea para mejorar el manejo o corregir la mecánica del auto, hacer modificaciones. Nosotros solíamos ir cuando recién se puso el auto en pista, por lo que había muchas cosas por conocer del auto buscando mejoras en cada fecha.

¿Hay muchas chicas en esta actividad?

—Cuando yo comencé no había chicas en Concordia y ahora sí ya se fueron animando, hay dos chicas más en otra categoría. Con respecto a otros lugares, Paraná, Córdoba, Buenos Aires sí hay más mujeres y cada vez más profesionales. Todavía somos minoría pero damos pelea de igual a igual y no se la hacemos tan fácil a los chicos (se ríe).

¿Cómo es el ambiente de las picadas?

—El ambiente es muy lindo, hay mucho compañerismo, si hay un auto con problemas seguramente se prestan ayuda ya sea con herramientas, repuestos o conocimientos. En la pista todos somos rivales y fuera de ella somos todos compañeros, chicas y chicos todos por igual.

¿Cómo han sido tus resultados? ¿Te ha tocado ganarle a los chicos por ejemplo?

—Los resultados fueron creciendo siempre. Hoy con el auto nos conocemos muy bien y estamos más hermanados, dicho de alguna manera; y todas las mejoras que Mario le hizo dieron buenos resultados y al auto le asentaron muy bien. En mis categorías, clase 9, clase 10 y libre, sólo me cruzo con varones, donde sí corrí con chicas fue en la copa damas en Wilde que estuvo re picante, muy prolijas todas, una lástima que tuve que abandonar el campeonato por las distancias, tema de costos y no se nos hacía fácil ir correr y volver el mismo día. Acá en Concordia hace bastante que corro y resulta habitual verme, pero en otros lugares no es común y llama la atención y la gente es muy amable y se acercan a felicitarnos por el auto que se porta de 10 siempre y a mi que me animo a correrlo. Se siente muy lindo y se agradece mucho.

¿Es peligrosa la actividad? ¿Cuáles son las medidas de seguridad a tener en cuenta?

—Si bien es una actividad de riesgo, ya que es de velocidad, pero respetando las reglas y las medidas de seguridad obligatorias no hay por qué preocuparse. Mario siempre antes de la fecha hace un chequeo general del auto (tren delantero, circuitos de combustible, lubricación, neumáticos). Con respecto a las medidas de seguridad, son esenciales el uso del cinturón de seguridad de 5 puntas en el caso de los autos cascos, cinturón común para los autos de calle, buzo antiflama, cascos, jaula antivuelco, matafuego, corta corriente (adentro y afuera).

¿Lo hacés por hobby?

—Sí, para nosotros es un hobby y es nuestro cable a tierra, sin dudas que al poder hacer esto en pareja, tiene un gustito especial, es hermoso poder compartir esto que tanto nos gusta a ambos.

¿Incursionaste alguna vez en karting, fórmula?

—No, nuca incursioné en karting ni en el fórmula, es algo que tengo pendiente poder girar en un circuito completo, por lo menos quiero probar. Unos amigos me han invitado a hacer las prácticas en el karting de ellos pero ese día no había podido ir, pero sin dudas que lo vamos a hacer.

¿Tenés algún piloto de referencia?

—Soy hincha de Ford y el Gurí Martínez se lleva mi admiración, pero también me saco el sombrero por Agustín Canapino que es un piloto increíble.

LauraxLaura

Laura tiene 32 años y su familiaestá compuesta por sus padres, un hermano y una hermana mayores que ella. Convive con Mario y aún no tiene hijos.

Trabajo en el taller con Mario en la parte administrativa y venta de neumáticos de la cadena Hankook y Yokohama.

¿Cómo es un día tuyo?

—Completito (se ríe). Arrancamos el día laboral a las 7.30 hasta las 12, luego a casa, me gusta cocinar así que me encargo del almuerzo, descanso unas horitas y le dedico un poco de tiempo a mi perrita Flor que es terrible. A las 15.30 volvemos a trabajar hasta las 20, de ahí me voy al gym una hora y media más o menos y vuelvo a casa a descansar y compartir con Mario fuera de lo que es el trabajo. Algunos días en la semana organizo cena con amigas.

¿Tenés un objetivo dentro de la actividad mecánica?

—Es una actividad en la que siempre buscas más, me refiero a que querés mejorar (bajar) los tiempos del auto y ahí es donde entra el papel del genio de Mario Williams que seguro alguna mejora viene pensando y trabaja para lograrlo y luego seguír por más. Hoy nuestro objetivo es que pronto esté en pista el auto de él (un Fiat Duna casco también) y poder correr juntos, incluso como rivales, eso es lo que nosotros y todos nuestros amigos están esperando. Va a ser muy lindo y picante también.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario