Secciones
Redes Sociales

Las nuevas redes sociales evitan la masividad de Facebook y Twitter

En EE.UU. se acaba de lanzar Cocoon: su modelo es el grupo limitado de amigos. Imita a la vida real, "analógica", y no a la vida on line.

Domingo 01 de Diciembre de 2019

Las redes sociales contienen una paradoja: muchos “amigos” son personas distantes y son las que más se ven en línea. En la búsqueda de compromiso con la venta de publicidad, Facebook y Twitter han debido ampliar sus conexiones. Ahora se presentó en Estados Unidos una aplicación que explícitamente busca vincular a la familia del usuario o a un grupo específico solamente: es Cocoon. Por ahora funciona en el Iphone únicamente. Según un informe del sitio Quartz, a Cocoon no le importa la masividad: está apostando a que el mundo on line se aleje del modelo abierto de la primera Web y va hacia las redes más cerradas que dominan en nuestras vidas reales, “analógicas”.

El objetivo original de estas redes sociales, de tejer la vida real más cerca entre sí, se ha visto superado por las exigencias de las campañas de publicidad. La reciente revisión de Facebook de su “declaración de misión”, así lo reconoce, su nuevo propósito, “acercar el mundo”, deja de lado su anterior objetivo de hacer el mundo “más abierto y conectado”, que realmente parecía una forma de vender avisos.

La gente no abandona las redes sociales. Está cambiando la forma en que las están usando. Una encuesta realizada en 2018 por el Centro de Investigación Pew encontró que mientras que algunos usuarios de Facebook están recortando su tiempo en la red, el uso de los medios sociales por parte de adultos se ha duplicado en la última década: El 72% de los adultos de EE.UU. está en las redes sociales y cada segmento de edad muestra un fuerte aumento. Pero a la vez la gente está publicando más en foros privados que atienden a su comunidad personal. Las aplicaciones más recientes, como WhatsApp, Facebook Messenger, Snapchat y otras aplicaciones orientadas a la mensajería, han sacado provecho de esto.

Sin embargo, una verdadera “red” social ha permanecido relativamente intacta en Silicon Valley: la familia cercana. Muchas redes sociales atienden a los familiares, pero pocas lo han convertido en su foco exclusivo. El modelo de negocio de la publicidad lo impide. La escala masiva es la única manera de sobrevivir, dice Zoetanya Sujon del London College of Communication. “Los medios sociales son el motor del capitalismo de datos y vigilancia”, señala, “y este motor se alimenta de la recopilación de datos personales”.

El 25 de noviembre, una nueva red social, Cocoon, llegó al iOS de Apple justo a tiempo para las vacaciones de Acción de Gracias en Estados Unidos. Los fundadores de Cocoon, Sachin Monga y Alex Cornell, contaron que la startup ha recaudado 3 millones de dólares y es una red social para su familia. Está en desarrollo con unas pocas docenas de familias, pero desde ahora está abierta a todo el mundo.

Monga, un exgerente de productos de Facebook durante años, dijo que ha estado pensando en cómo escapar del dilema de Facebook, que pone a tu madre y a tu mejor amiga en la misma red social que tu conocido más lejano. Agrega toda esta atención en una sola corriente, a menudo alienante, para vender publicidad. Cocoon no se vende a sí mismo como una red social o una aplicación de mensajería. “Esta es mi casa en mi teléfono”, resume Monga, mostrando su iPhone con la aplicación Cocoon. Contiene las últimas noticias de su madre y su padre en Toronto, su hermana mayor en Nueva York y su hermana menor que recientemente se mudó a San Francisco. “No hemos compartido un hogar físico en 17 años, pero seguimos siendo una familia, y pensamos que debería haber un software sofisticado para manejar eso”, explicó. “Parece obvio que debería haber una aplicación en tu teléfono para la gente más importante de tu vida”.

Cada uno en su capullo

Cada persona puede recoger hasta una docena de personas para unirse a su grupo o “capullo” (eso significa Cocoon). Podrían ser tus padres o tus compañeros de la universidad. La compañía lo llama su “familia elegida”. Dado que cada persona sólo puede pertenecer a un grupo (por ahora), también obliga a las personas a tomar decisiones. Los cónyuges han establecido capullos separados para evitar mezclar a sus suegros, y han optado por añadir amigos que ya coinciden con su círculo social preferido. Por ahora, Cocoon es gratis, pero cambiará a suscripciones de pago.

La gente puede publicar actualizaciones, emojis y notificaciones, y Cocoon enhebrará estas conversaciones automáticamente. La aplicación también soporta actualizaciones automáticas, “ambient sharing” en el lenguaje tecnológico, lo que proporciona a los demás miembros de Cocoon una corriente continua de información sobre la ubicación, el movimiento y la actividad, así como sobre usted y los demás miembros. Es un grado de compartir incómodo en un foro público. ¿Dónde duermes por la noche? ¿Estás trabajando hasta tarde? ¿Con qué frecuencia vas al gimnasio? La configuración de privacidad te permite compartirlo todo automáticamente.

Esto imita la experiencia de vivir en el mismo lugar que la familia. Mientras que las aplicaciones de chat grupal como WhatsApp son una fuente de entradas cronológicas, Cocoon agrupa las conversaciones en grupos para evitar la superposición de temas y las actualizaciones de estado de la vida diaria de todos. “Queríamos eliminar todas las barreras para compartir momentos o interacciones mundanas”, dijo Monga. “Depende de nosotros como tecnólogos ayudar a la gente a comunicarse como quieran”. Cocoon está apostando a que el péndulo en línea se está alejando del mundo abierto de la primera web hacia las redes más cerradas que dominan nuestras vidas analógicas. No es el único.

El año pasado en F8, la conferencia anual de desarrolladores de Facebook, el líder de la compañía, Mark Zuckerberg, anunció que el futuro de las redes era privado. No estaba haciendo una predicción, sino más bien retransmitiendo lo que ya está sucediendo. La gente está migrando a canales y grupos privados en Facebook, Instagram y WhatsApp (todos los cuales comparten datos y son propiedad de Facebook). Pero encontrar un modelo de negocio que no se base en la indignación y el “desacuerdo indignado” para impulsar el compromiso está en el radar de Silicon Valley, después de años tratando de replicar el éxito de Facebook y Google.

Eso está dando a Cocoon y a otros un camino hacia la rentabilidad, o al menos una salida que no depende del crecimiento exponencial o de que sea adquirida por Facebook, señala Graham Brown, un inversor de la compañía. “La gente se siente cada vez más cómoda pagando por bienes y servicios digitales que mejoran sus vidas. Si Cocoon tiene éxito como producto, te hará sentir más cerca de tus seres queridos”.

El lanzamiento de Cocoon representa el último intento de Silicon Valley de crear un modelo pago, privado y personal en el dominio de Facebook. La gente ha comenzado a tratar los sitios como Facebook como herramientas para la comunicación necesaria en lugar de lugares para socializar. Ya sea que Cocoon tenga éxito o no, su llegada sugiere que el futuro pertenece a redes sociales más personales y útiles.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario