Secciones
Recetas de La Cocina del UNO

La tradición y la niñez en la mesa familiar

Detrás del modo de cocinar de Lorena Smail, encargada del área de Marketing de Diario UNO, hay una historia ligada a su infancia. Su receta: niños envueltos en repollo.

Domingo 04 de Agosto de 2019

Lorena Smail, del área de Marketing del diario, se sumó a La Cocina del UNO con una de las recetas que más disfruta su familia, tanto como ella cuando se la hacía su mamá: niños envueltos en repollo. Se trata de una preparación que lleva un buen tiempo; tiempo que ella aprovechó durante la grabación del micro, que se puede ver en unoentrerios.com.ar, para contar sobre su trabajo en la empresa y los desafíos que implica, y para recordar las imborrables grandes comidas de su infancia en Bovril.

El proceso comienza por el relleno, para lo cual Lorena agrega una taza de arroz a medio kilo de carne picada, abundante queso rallado, perejil y ajo frescos. Lo condimenta con una combinación de sal, pimienta, nuez moscada y un poquito de pimentón. Luego mezcla todo y forma una masa.

“Esta comida me la preparaba mi mamá, era de mis preferidas. Yo la empecé a realizar y a mis hijos les encanta, especialmente ahora en las noches de frío”, cuenta sin soltar la cuchara de madera con la cual revuelve la mezcla. “En invierno se cocinan muchos estofados y todo a lo que podamos agregar verduras; es un requisito del menú en la casa”.

lorena smail 4.jpg

Se nota que Lorena es una aficionada a la cocina y que planifica la alimentación de su familia como planifica una estrategia de marketing. Prepara este tipo de comidas por las noches y los fines de semana; incluso para guardar en el freezer y tenerlas listas para cuando hay poco tiempo. Al mediodía, como ella está en el trabajo, se encarga su marido con una variedad de minutas: bifes, milanesas, costeletas. “Entonces, a la noche es el momento de las comidas elaboradas que compartimos todos en familia”.

El siguiente paso es blanquear las hojas de repollo con las cuales va a armar los “niños”. Para eso las introduce en agua hirviendo. Una vez que están tiernas, envuelve la mezcla cruda, como si fuera un paquete que dobla con dedicación y cuidado.

La tradición culinaria

En la casa de Lorena consumen en gran medida alimentos tradicionales árabes y españoles, por las procedencias de su familia. Por ejemplo kepi, una comida de Oriente Medio que se hace con carne picada y trigo, que se puede comer cruda o cocida y que sus dos hijos le piden con frecuencia. En su forma de cocinar hay mucho de su madre, de lo que ella preparaba y lo que comían en su casa, como pastel de carne y empanadas árabes y criollas. “Mi abuelo vino de Siria y también hay gran influencia de la cocina española por parte de mi mamá”, menciona.

lorena smail 2.jpg

Su capacidad para planificar le permite elaborar varios alimentos a la vez. Pero esto también es una costumbre heredada. Por ejemplo: una reunión de domingo empezaba con pastel de carne dulce, seguía con el asado y después estofado con tallarines. Terminaba con postres como budín de pan y flan casero. “Y había que comer todo. Si no llegabas a probar algo, mi mamá pensaba que no te gustaba la comida”, dice mientras ríe y recuerda.

No siempre fue una cocinera virtuosa. Es más: hubo un momento en que tuvo que arrancar de cero: “Cuando era chica, en mi casa me dejaban hacer solamente cosas dulces. Me conozco todos los recetarios de las marcas de harina. La que cocinaba era mi mamá. Así que cuando vine a estudiar a Paraná, no sabía ni hervir fideos”.

Los envoltorios de repollo se cocinan en una salsa que prepara con cebolla, ajo, morrón y verduras, rehogados en aceite de girasol y de oliva. Luego agrega salsa de tomate y un poco de agua. Además de los “niños”, coloca papas, batatas, zanahorias y una hojita de laurel. Tapa la cacerola y se apresta a esperar 30 minutos de cocción, mientras reflexiona: “La cocina es una demostración inmensa de cariño, porque no importa si lo hacés bien o mal, el hecho es que lo hacés. Lo mismo pasa con el trabajo: es prueba y error y si sale mal, se corrige”.

Redes sociales en papel

Lorena Smail trabaja en UNO desde 2003. “Me conocieron cuando era cronista de televisión, en Día y Noche por TV, y me invitaron a sumarme al diario”, recuerda. Luego realizó el suplemento Sol y Luna, que reflejaba la movida nocturna paranaense y que define como “las redes sociales, impresas”. Y detalla: “Se hacía una recorrida los fines de semana y eso se llevaba al papel. Circulaba los jueves y si querías ver quién había salido, adónde, qué boliche era el más concurrido y qué pasaba en Paraná, tenías que buscarlo ahí”.

lorena smail 5.jpg

Ese trabajo le demandaba salir por las noches los jueves, viernes y sábados; hacer visitas sociales en diferentes locales y armar el suplemento los martes a la madrugada, entre otras tareas que hacía un equipo que conformaba junto a Horacio Piceda, Gonzalo Rodríguez, Juan Manuel Hernández y Evangelina Ramallo. “Eran redes sociales en papel, literalmente. El que lo conoció puede dar cuenta de que era así”, subraya.

Más adelante, al quedar una vacante en el área de Marketing y ante las variedad de relaciones que había ido construyendo, le ofrecieron hacerse cargo de la función que desempeña hasta hoy: “Es apasionante, tenemos que hacer de todo: pensar todas las campañas que emprende el diario; cómo llegar a la gente, cómo comunicar cada uno de los productos y las coberturas especiales que tenemos, no solamente a través de la edición impresa sino también en las redes sociales, la página web y las radios que son parte de nuestro medio”.

Ya pasó la media hora y cuando destapa la olla, el aroma invade la cocina familiar. La mesa está servida.

lorena smail 3.jpg

Niños envueltos en repollo

Ingredientes

1 Repollo / 500 gramos de carne picada de ternera / 1 taza de arroz / 4 cucharadas soperas de queso rallado / Sal /

Pimienta / Nuez Moscada / Ajo / Perejil

Para la salsa:

Cebolla / Pimiento morrón rojo/ Puré de tomate / Sal/ Pimienta / Laurel/ Agua o caldo, cantidad necesaria

Guarnición: Papas/ Zanahorias/

Batatas

Preparación:

Mezclamos en un recipiente los ingredientes del relleno: carnes, arroz, queso rallado, ajo, perejil y condimentamos a gusto.

Previamente colocamos en una olla con agua hirviendo las hojas del repollo (las más grandes) para que se ablanden. Luego escurrir y reservar.

Una vez que tenemos el relleno listo, vamos a preparar la salsa en el recipiente donde vamos a cocinar los niños envueltos: colocaremos un poco de aceite y una vez que éste se caliente agregamos la cebolla y los condimentos, luego el puré de tomate y las hojas de laurel.

Para el armado de los niños envueltos extendemos en un plato de a una las hojas, colocamos una cucharada generosa de relleno y envolvemos. Una vez finalizado el armado, los colocaremos en la olla donde previamente preparamos la salsa, y por encima de ellos las papas y zanahorias. Por último se deberá agregar agua o caldo hasta cubrir la preparación. Vigilar que no se seque el jugo.

Se deberá cocer entre 30 y 35 minutos a fuego moderado para darle tiempo a que se cocine el arroz.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario