Bienestar psicológico
Viernes 14 de Septiembre de 2018

La terapia familiar

Una práctica artesanal y creativa

El problema de este tipo de terapia es que se trata de un grupo de extraños que se preparan para hacer un viaje importante juntos. Es un viaje que comienza con la no certeza.
Este arte requiere no sólo de entender las características de la familia y saber manejar las técnicas que pueden favorecer un cambio, sino también de tomar conciencia de cómo funcionamos nosotros mismos, los psicoterapeutas, en el ámbito del sistema terapéutico.
Los instrumentos de los que se nutre la psicoterapia familiar para reorganizar las relaciones son los que se detallan a continuación.

PRINCIPIOS FUNDAMENTALES
1. Asociarse es el elemento esencial. El terapeuta se asocia, se une a la familia a través de una actitud mental hecha de respeto, empatía, curiosidad y empeño para re-instalar un equilibrio de bienestar. A través de esta "asociación operativa" se produce un vínculo con el cual el terapeuta se encontrará en grado de involucrar a la familia para sostenerla o para meterla en discusión.
2. Todas las familias que van a terapia parten de presupuestos equivocados. Esto sucede porque la familia se presenta con una visión reducida de la situación, piensan que el modo en que describen la realidad que viven es el único posible. La idea radicada en la mayoría, es que el problema tenga que ver con uno de sus integrantes y no como una experiencia que se alimenta y es mantenida por todo el grupo. Los síntomas emergen en un contexto de interacciones relacionales y los miembros de la familia utilizan menos recursos de los que cuentan a disposición, sintiéndose presos como en un círculo vicioso.
3. Las certezas de la familia son enemigas del cambio. Cuanto más la familia mantenga sus certezas acerca de la naturaleza del problema, tanto menos estarán abiertos a poder observar la situación desde otra óptica, por lo cual será poco probable que modifiquen sus recíprocos modos de comportarse.

TÉCNICAS
4. Poner en discusión las certezas de la familia. El terapeuta pondrá en discusión las certezas acerca de lo que creen que sucede. Lo que importa es generar dudas, fomentar curiosidad, presentar alternativas, ofrecer esperanzas. Las resistencias que presenta la familia son normales y forman parte del proceso.
5. Explorar las alternativas, las indicaciones del terapeuta a dudar de las certezas lleva a la familia a querer "explorar". El terapeuta pone en evidencia las alternativas. Una de las técnicas es hacer dialogar a dos miembros de la familia entre ellos en presencia de los demás. Dos hablan mientras los demás observan, y así se pueden visualizar los puestos que en la familia ocupa cada uno de los miembros. Se transparentan roles y jerarquías.
6. Se utilizan los contenidos de las comunicaciones entre los miembros de la familia para acceder al proceso de las dinámicas familiares. El terapeuta escuchará las narraciones buscando el contenido emotivo de las comunicaciones entre ellos para conducir a la familia a territorios inexplorables, motivando una conversación sobre las dinámicas familiares, abriendo de esta forma nuevos caminos de pensamientos, percepciones y comportamientos.
7. Se utilizan el humor y el lenguaje metafórico. Son métodos óptimos para generar un buen entendimiento, sintonía con la familia, además de un modo para meter en discusión las certezas. Ofrece la posibilidad de ver la situación de manera diferente. Sirve también para redefinir situaciones intensas negativas, sobre una situación o miembro de miembro de la familia.
8. Introducir temas específicos en niveles diferentes. En momento s particulares de la sesión, la terapeuta puede retener útil proporcionar nuevos saberes, discutir direcciones futuras o aconsejar sobre las responsabilidades éticas que tenemos que tener en relación a las personas que amamos y nos sentimos responsables por su bienestar.

TRABAJAR CON LOS SUBSISTEMAS
9. Revelar la identidad de los miembros de familia. A través de los roles y funciones que cumplen en ella, se visualizan los posicionamientos en esa determinada familia y como se vinculan entre sí. Se pueden trabajar con el subsistema parental, con el fraternal (entre hermanos). Otro ejemplo, en una familia con cuatro hermanos se podría trabajar con dos subsistemas fraternales (hermanos mayores por un lado y menores por el otro), También se puede trabajar con los subsistemas basados en las "alianzas implícitas" que se establecen, por ejemplo: madre-hijo varón menor, etc.
10. Se utilizan los subsistemas para amplificar la comprensión y favorecer el cambio. Esto ofrece nuevas formas de recurso para explorar de forma redefinida el problema.
11. Se busca desequilibrar los subsistemas para promover y meter en discusión los diferentes elementos en los que se puede dividir el problema planteado. Lleva a la familia a empezar a experimentar una nueva perspectiva y buscar relacionarse desde otro lugar diferente a lo que han hecho hasta ahora.

EL TERAPEUTA
12. Observa y reflexiona sus intervenciones.
Consciente de su necesidad de tener una distancia óptima con la familia, considerará cómo y cuándo ayudar a cambiarse a sí misma en la evolución del tratamiento.
Nos encargamos de persuadir a la familia para que logre crear un espacio de diálogo abierto, constructivo y creativo para que la familia explore las alternativas posibles para cambiar.

Comentarios