Miradas
Martes 06 de Marzo de 2018

La fuerza de los laburantes

Hace unos meses estuve en Traumatología del hospital San Martín de la ciudad de Paraná visitando a un amigo que estaba internado porque tuvo un accidente de tránsito, como la mayoría de los que están en ese caluroso sitio ubicado en el subsuelo del vetusto nosocomio capitalino. No era la primera vez que iba. Hace unos 10 años fui a ver a otro amigo que le habían quebrado el codo de un balazo. En infraestructura todo estaba igual o peor. Las dos veces que fui era verano. Recuerdo que en ambas ocasiones hacía mucho, pero mucho calor. En el lugar no hay acondicionadores de aire, solo ventiladores que hacen que el aire caliente les llegue a todos por igual. Es más, muchas familias llevan su propio aparato para poder dormir bien.
Mi amigo estuvo relativamente poco tiempo. Desde que se quebró hasta que se fue a su casa pasaron 90 días. Sí, tres meses esperando un clavo. Una catarata de trámites burocráticos prolonga en el tiempo una solución que debe ser inmediata para el paciente. Más aún teniendo en cuenta que la herida se puede contaminar, como sucede con no poca frecuencia. Los famosos virus intrahospitalarios. Mi amigo me dijo que estuvo relativamente poco y que aprovechó la internación para ponerse al día con la facultad. De por sí, él es optimista. En una de las visitas me contó que había otros que estaban desde hacía mucho más tiempo que él con una pesa en la pierna esperando que le aprueben la prótesis. ¿No habrá una forma de acelerar los tiempos? Estamos hablando de salud. Acá, en Entre Ríos hubo un gobernador que quiso construir un estadio de fútbol para miles de personas cuando a la cancha no van más de 8.000 hinchas, siendo muy generoso. Según se dice en los estudios previos se gastaron 5 millones de pesos. Por señalar un gasto inútil que se pretendía hacer.
Mi amigo está seguro de que el área y el nosocomio funcionan por el capital humano que se desempeña en los efectores públicos de salud. Sí, por las enfermeras y enfermeros. "Son increíbles cómo laburan. Jamás bajan los brazos". Con mucho ahínco trabajan a destajo y además escuchan al paciente y a los familiares, mientras la espera se hace eterna. Muchas veces en forma injusta desde los medios o redes sociales atacamos al trabajador, cuando en realidad son ellos los que mantienen estructuras que desde el Estado están olvidadas.
En la crisis de 2001 la salud pública y la educación se vieron severamente afectadas. En ambos casos, como hoy, sendos servicios públicos siguen comprendiendo a los más desposeídos gracias a la entrega de enfermeros y enfermeras y docentes.
En Salud se viene trabajando desde hace tiempo en normas que regulen el trabajo de los enfermeros y enfermeras. Las paritarias fueron el escenario legal para que aquello tuviese un espacio serio de discusión y no un mero espacio para hacer una puesta en escena de la que, tiempo después se podía desconocer lo acordado porque se trataba de "acercar voluntades", "dialogar" en fin, una cuestión de "voluntarismo" que se podía dejar a un lado o reemplazar por más "voluntarismo". Las paritarias no solo son el lugar en el que los trabajadores pueden discutir sus salarios. También se ponen en cuestión condiciones laborales, ascensos y otras situaciones que hacen al quehacer de cada área o trabajo. Un detalle que se le pasa a los trabajadores y políticos detractores de las paritarias es que lo que se acuerda en cada una es siempre "para arriba", allí no se puede ir a resignar lo ya logrado, que sale con fuerza de ley. Por esto último, los trabajadores deberían analizar sus posiciones cuando reproducen el sentido común de las clases hegemónicas, que les hicieron creer que ellos siempre serán la variable de ajuste de los desaguisados que se cometen en nombre de la macroeconomía, la libertad de mercado, la liberación de las fuerzas productivas, el equilibrio fiscal, y tantos otros sentidos comunes que nada tienen de "común", en el sentido de que sus descalabros no alcanzan a todos por igual, sino que indefectiblemente afectan a los mismos de siempre.

Comentarios