Hoy por hoy
Miércoles 13 de Diciembre de 2017

La familia del ciclismo y sus 80 años

La Asociación Ciclística de Entre Ríos cumplió el 29 de noviembre 80 años de su creación. Y el sábado por la noche la familia del ciclismo se reunió para festejar con una gran cena el aniversario de la entidad que reúne a los amantes del deporte de la bicicleta.
La ACER fue creada en 1937 por un grupo de entusiastas socios del Club Ciclista de la capital entrerriana encabezados por Miguel David, que tuvieron la idea de formar una asociación para poder representar a la provincia de Entre Ríos, y fue así nomás como se creó una entidad que todavía persiste.
La Asociación Ciclística de Entre Ríos es sin lugar a dudas una gran familia y cuenta con generaciones de integrantes. Primero sus abuelos, luego sus padres y ahora sus hijos representan a la provincia en los diferentes campeonatos argentinos de Ruta de Pista. En todo el país dejan representada de la mejor manera a la provincia de Entre Ríos con la clásica casaca verde y roja.
El sábado, en un salón de la avenida Zanni, tuvieron una noche cargada de emociones y recuerdos. Viejos dirigentes que han trabajado a pulmón todos estos años dejando todo por el deporte. Pasando por Luis Otarán, Alberto Huck, Mario Salas, Daniel Leonard (actual presidente de la entidad), toda la familia David y tantos otros que pusieron todo para que el deporte siga creciendo. Por todo eso el sábado por la noche festejaron a lo grande.
La entidad cuenta en la actualidad con una sede llamada desde 1978 como la Casa del Ciclista. La misma está ubicada en calle Ayacucho de la capital entrerriana.
Fue creada con un gran aporte de Arnoldo Sabino Pucheta (dirigente fallecido); quien fuera un gran colaborador del ciclismo. Él, junto a otros entusiastas, logró contar con la primera casa para el ciclismo, en donde actualmente funciona y cuenta hasta con albergue para las delegaciones que vienen de otros puntos del país.
También la ACER cuenta con trazado en la zona de la Parque Industrial de la ciudad de Paraná, y el mismo lleva el nombre de Arnoldo Sabino Pucheta por su trabajo en el deporte.
El circuito es un orgullo para la familia del ciclismo, pero también con el anhelo de poder realizar el primer velódromo para pruebas de pista y que los jóvenes apuesten a otras especialidades.
En la actualidad para entrenar los ciclistas viajan a Esperanza o Rafaela para ponerse a punto y de esa manera representar con la casaca verde a la provincia. Está todo hablado con la actual Intendencia para poder realizar o comenzar a proyectar el complejo. No será nada fácil, pero para la familia de ciclismo nada es imposible.
Por todo eso y por la larga historia en el deporte nacional se juntaron el sábado con una cena para festejar, recordar y pensar mucho en lo que se viene.
El ciclismo es un deporte que necesita más horas de dedicación que otros. Mientras que un corredor, aún y cuando haga pruebas de pista o ruta, puede conformarse con entrenar una hora como mucho al día y algo más los fines de semana, un ciclista suele dedicar la mañana entera del sábado o el domingo a montar en bici.
Es un deporte bien familiar y la Asociación Ciclística de Entre Ríos es un claro ejemplo que reúne a todos los integrantes de una familia. Generaciones trabajando por el bien del deporte en todo momento; dirigentes dando lo mejor de sí para seguir adelante con cada prueba.
Por eso la gente de la ACER festejó a lo grande el sábado por la noche en un salón plagado de emociones y recuerdos por tantos logros visibles y no tanto. Salud para la dirigencia de la Asociación Ciclística de Entre Ríos por su labor y apostar seguir creciendo pensando en el semillero de los pequeños valores del ciclismo que ya dan que hablar en las competencias menores.

Comentarios