Secciones
Moda

Gerardo Casas: "Mi única meta es potenciar el diseño y llevar mi arte lo más lejos que pueda"

El diseñador, Gerardo Casas, que por muchos años vivió y trabajó en Paraná , apostó a crecer con sus proyectos en Buenos Aires

Miércoles 31 de Marzo de 2021

Tras ganar la primera edición del reconocido programa Corte y Confección (emitido por Canal 13 en 2019) no solo por la votación de la gente, sino también por su destreza en el certamen, el diseñador Gerardo Casas decidió continuar creciendo en Buenos Aires. Una apuesta de fe motivada por la seguridad y la confianza en su trabajo y sus diseños.

gerardo casas 1.jpg
Gerardo Casas:

Gerardo Casas: "Mi única meta es potenciar el diseño y llevar mi arte lo más lejos que pueda"

Gerardo Casas logró destacarse por su capacidad creativa y por un altísimo nivel en cuanto a la prolijidad y los detalles de su confección. Asimismo, el trabajo artesanal y meticuloso siempre han estado presentes como un sello que aparece permanentemente en sus prendas.

Todo ello, y su carisma, le permitieron llegar a la gente a través de la pantalla donde a diario demostraba que podía superarse y autoimponerse, al mismo tiempo, nuevos desafíos.

Desde joven, alrededor de los 20 años, tuvo su primer acercamiento a la costura. En aquellos tiempos compraba revistas con moldes y producía diferentes piezas para él mismo pero también para sus amigas. El hecho de ser autodidacta le posibilitó, a partir de la curiosidad y el interés por mejorar, perfeccionarse con el tiempo.

El diseñador es cordobés pero se radicó en la ciudad de Paraná por algunos años. Actualmente vive en Buenos Aires, donde instaló su atelier, y tras los meses de confinamiento por la pandemia comentó a la revista Tuya! cómo es su presente laboral, sus proyectos y metas.

—¿Qué te llevó a tomar la decisión de quedarte en Buenos Aires?

—Un poco se fue encadenando todo, porque yo terminé el programa Corte y Confección y estuve una o dos semanas más viviendo en el hotel que la producción me ponía. Tenía que dejar el hotel y, al mismo tiempo, tenía por ejemplo a la semana de terminar el reality la invitación al programa de Mirtha Legrand. Entonces digo ‘bueno si tengo que decidir quedarme o irme lo haré después de que pase lo de Mirtha', y después de eso ya tenía una nota en el programa de Flor de la V. A su vez, me habían invitado para La jaula de la moda y fueron cosas que se fueron dando, una detrás de otra. Sobre todo al principio cuando era muy reciente la finalización de Corte y Confección, y aún sigo yendo a los programas. En ese momento dije ‘si vuelvo a Paraná no voy a poder hacer todo esto’. Imaginate que para producciones como La jaula de la moda con suerte te avisan la noche anterior y a veces en el mismo día. Por eso parte que se terceriza y se hace con otra gente pero solo para ese momento. Y generalmente se lo derivo a la producción que me encarga el vestuario. Yo coordino con la gente que contrata los trabajos que se van haciendo, y no necesito armar un equipo que sea propio mío y definitivo. Acá en Buenos Aires funciona muchísimo eso.

gerardo casas 2.jpg

—¿En qué estás focalizado actualmente?

—Estoy con una colección que hace mucho quiero hacer pero sucede que la pandemia fue y es muy difícil para todos. Pero se trata de una colección de ropa sport que es como un deportivo de lujo, un deportivo para la vida y para salir, y no para hacer deporte. A eso tengo que tercerizarlo, es decir directamente hablar con el taller, armar el prototipo, y que los talleres lo hagan. Sin embargo, lo que pasa es que hay que dar con uno que tenga la calidad suficiente y todavía a eso no lo he podido articular porque nada me ha gustado. Seguramente este proyecto se va a dar. Por ahora hemos estado trabajando en nuestra especialidad, es decir alta costura para eventos especiales. Y para la colección sport de venta on line la iremos organizando y cuando esté satisfecho con un taller que pueda hacer el producto con la calidad que a mí me gusta, lo haré, porque no es la idea hacer algo ni barato ni masivo. Todo lo contrario, la idea es hacer algo especial con mi misma estética, prendas que la gente pueda ponerse en distintas ocasiones que no solamente sean

eventos especiales.

—¿Cómo se caracterizan hoy tu creatividad y tus diseños?

—Lo que me ha cambiado mucho después del programa fue que, de ser un diseñador con un perfil totalmente comercial, pude instalar un perfil que es más propio. Es un tipo de ropa de alta costura con un estilo más gótico en algún punto, más teatral en otro y siempre con la característica de lo que a mí me gusta que es el trabajo artesanal y muy minucioso, donde tenés que tener la paciencia que tenemos nosotros para poder hacerlo. Y la verdad que lo bueno es que al haberme hecho conocido con el programa de tele he podido mostrar, como se dice trilladamente, el ADN de un diseñador. Entonces la gente tiene una mayor apertura a salir de lo que son los vestidos de alta costura convencionales. Nosotros prácticamente estamos usando muy poco encaje, muy pocos bordados de piedra, estamos poniendo detalles y utilizando materiales que son muy especiales y combinaciones de texturas como cuero con sedas o cuero con tules, y estamos dándole una vuelta mucho más contemporánea a la alta costura. Tratamos de poner un sello de mayor diseño y que sea más interesante, y el hecho de ser conocido te da esa posibilidad. La gente ya sabe que viene a tu atelier a encontrarse con otra estética.

—¿Cómo era antes de ingresar y ganar el certamen hacer alta costura?

—Por ahí antes, cuando no era conocido, era más difícil porque uno lo que hace es en función del modelo que la gente te trae de algo que ha visto en una revista, y te dedicás a replicarlo, ponerle tu onda más o menos siempre y corregir lo tiene que ver con las proporciones de la clienta. Hoy estoy en un lugar del que me siento muy agradecido y puedo decir que no copio los vestidos que todos copian, y que se venden como pan caliente, sino que trato de hacer una moda que sea más personal y que la gente la identifica plenamente conmigo.

gerardo casas 3.jpg

—¿Cuáles son tus objetivos a cumplir?

—A mediano plazo la colección de ropa sport para quienes quieren comprar una prenda de Gerardo Casas y que no solamente tenga que ser siempre un vestido para un evento especial, ya que a veces hay gente que ni siquiera tiene esos eventos especiales. Pero aparte de eso, tengo propuestas de tele que van a ser este año que si dios quiere empezaremos dentro de un mes. Tengo la suerte de que puedo elegir el trabajo que me gusta hacer y en televisión también después de la propuesta de la productora LaFlia de estar en esta nueva edición de corte y Confección Famoso que no me convenció, me pareció que no era lo que tenía ganas de hacer ni que me sumara a mi carrera. Las propuestas que tengo son para poder estar en tele hablando de lo que a mí me fascina que es el diseño relacionado con el arte, entonces me hacía mucho más feliz y me ponía mucho más contento tener este tipo de proyectos que aparecer en la tele por el simple hecho del vicio de aparecer en la tele. Es un vicio del que uno tiene que escapar un poco porque mucha gente ni siquiera pregunta qué es lo que hay que hacer, la cuestión es ir y sentarse en televisión, y yo prefiero en este momento después de haber estado prácticamente protagonizando un reality que mis participaciones sean específicamente sobre lo que hago y con lo que a mí me interesa hacer.

—Además de trabajar en tus creaciones ¿brindas talleres o clases?

—No, me han pedido un montón, incluso en Paraná mismo. Es una contradicción que tengo porque la misma gente que ha trabajado conmigo en los programas de tele me llama para pedirme indicaciones de cómo se hacen las cosas pero sin embargo tengo una resistencia al hecho de enseñar y tiene que ver, mi falencia, con que yo soy autodidacta. Es muy difícil para una persona que es autodidacta concebir la enseñanza o el aprendizaje de un modo que sea estandarizado porque mi forma de aprender ha sido cero estándar y creo que es por eso que yo tengo esa resistencia en algún punto. Seguramente es algo que haré pero eso sí te diría que es en un futuro lejano porque tengo tantas cosas que hacer, y lo que menos me estimula en este momento es el hecho de dar clases. En estos momentos tengo colecciones para hacer, proyectos y viajes a afuera que es mi anhelo hoy por hoy.

gerardo casas 4.jpg

—¿Tenías viajes previstos?

Tenía invitaciones a países del extranjero y muchas ganas de hacer eso porque era llevar mi propuesta de moda a otras pasarelas que no son las de Argentina. Pero la pandemia nos cortó todo porque los eventos a los que yo iba a asistir eran con público. Esto se da de una forma muy progresiva, es decir, estás en un lugar en una ciudad chica y quiere

que lo conozcan por lo que uno

hace. Y después cuando venís a Buenos Aires y te das cuenta que, gracias a la pantalla que me dio la tele, podés mostrar lo que hacés y la gente lo recibe muy bien, incluso la clientela, entonces te planteas tener un local. Y también se puede afuera porque el mundo se empieza a hacer cada vez más chico. Yo cuando recibí las primeras propuestas de países como Tailandia, dije ¡guau! me están invitando a un país que ni siquiera sé en qué idioma hablan, y se empieza a achicar el mapamundi. Tengo seguidores que viven en España e Italia que me han escrito por las redes sociales para invitarme a sus países. Hay gente que me ha hecho notas para revistas de Alemania, y también por supuesto en México, Chile y Uruguay. Entonces todo el mundo se comienza a hacer más cercano. Mi única meta es potenciar el diseño y llevar lo mío, mi cabeza, y mi arte lo más lejos que pueda.

—¿Le dedicás muchísimo tiempo a tu trabajo, no?

—Yo trabajo mucho, las 24 horas. Soy un obsesivo del trabajo, vivo pensando todo el tiempo en lo que es mi diseño, me autocrítico y trato de evolucionarlo. Yo me acuesto incluso evaluando cosas de moda de todo el mundo, observando los trabajos de otros diseñadores y de diseñadores que se relacionan con otros para crear. Las 24 horas, desde que me levanto hasta que me acuesto.

—¿Cómo incidió el programa Corte y Confección en tu vida?

—Yo creo que el programa vino a mi vida justamente en un momento que estaba haciendo “la plancha” en el diseño, sentía que me iba a quedar en el mismo lugar y que lo que me quedaba era esperar a seguir así como iba, aunque me iba muy bien en Paraná, pero que iba a seguir con la misma onda hasta que me jubilara en el sillón viendo Netflix. La posibilidad de hacer el programa, de ponerme a prueba a mí mismo y desafiar mis posibilidades creativas e incluso de inteligencia hizo que me enchufara en un desafío personal que es llevar el diseño lo más alto posible. Además, creyendo en el laburo que hago y todo el tiempo criticando para que lo último que hice sea peor que lo nuevo.

—Es difícil autorreconocerse en una instancia o momento de la vida en que como decís “estabas haciendo la plancha”.

—Sí, justo era una edad bisagra y sentí eso. En Paraná era conocido, tenía mi clientela también y un estilo de diseño que se vendía un montón por lo que estaba todo super bien. Podía continuar en eso hasta que me jubilara. Y todo cambió y ahora mi intención es otra y lejana al descanso y al retiro. Quiero que Dios me dé por lo menos 40 años más para poder hacer todo lo que tengo ganas de hacer.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario