Secciones
Bienestar Psicológico

Enamorarse: ¿Fusión o Libertad?

¿El amor es fusión o el amor es escapar cada tanto tomando un poco de distancia? Lo que es seguro es que los extremos se atraen al inicio, pero se distancian con el pasar el tiempo.

Viernes 03 de Mayo de 2019

El motivo por el cual siempre estuve interesada en el tema de parejas es buscar entender como es que uno se enamora, cómo lo hacemos, las razones por las cuales encontramos "esa" pareja en un momento específico de nuestras vidas y no otra, cuáles son los motivos por los cuales se nos dificulta a la hora de comenzar a ver las diferencias, etc. Es tan importante el inicio de una relación amorosa, porque nos marcará los futuros caminos que guiarán nuestra vida de forma transformadora y emotiva para los años que nos van quedando por vivir. Y no sólo eso, porque en caso de tener hijos, también terminará influenciando la vida de las futuras generaciones, ya que las formas en las que nos vinculamos las copiamos, es lo que conocemos como normal porque lo hemos aprendido en nuestras familias de origen. Dependerá mucho de este inicio nuestras proyecciones funcionales a futuro, afectando de forma positiva o negativa nuestro estado psicológico y de las personas que nos rodean.


Enamoramiento inicial, un buen termómetro

Un aspecto interesante dentro de lo que observo en mi consultorio es el de encontrar parejas que parecen estar mal, entonces se podría comenzar a pensar que lo mejor para esa pareja sería afrontar una digna separación. Y luego qué sucede? Sucede que esto en realidad no es así, que tengo que comenzar a pensar de otra forma, en el sentido de que las parejas que parecían que hasta ayer se presentaban a terapia de forma terrificantemente vincular, después de realizar unas pocas sesiones, la pareja comenzaba a venir diferente, tomados de la mano, sonriendo, como más cómplices e íntimos. Y este efecto no sólo se produce en parejas jóvenes, también se lo puede ver en parejas de muchos años. Se pueden apreciar cambios rotundos, conmovedores, inesperados y hasta parecerían estar más unidos que nunca, hasta el punto de percibir a la pareja como si ya no fueran las mismas personas que iniciaron. Las parejas pueden cambiar de un día para el otro si se lo proponen y focalizan su atención en estar con todos sus sentidos en querer modificar la situación por la que están pasando.

He descubierto con el tiempo que las parejas que han tenido un período de enamoramiento inicial profundo para ambos, son las que pueden realizar mejor los cambios fuertes en un breve período de tiempo. Estas son las verdaderas parejas que buscarán continuar luchando por lo que sienten, mas allá de que muchas veces el enamoramiento no te garantiza nada por sí solo. El enamoramiento inicial es fundamental para que se puedan producir cambios profundos de manera vertiginosa a medida que la pareja vaya pasando por las dificultades que presentan las etapas evolutivas que tendrán que atravesar.


Opuestos en la dinámica amorosa

Por ejemplo, en la persona que domina el sentido de pertenencia (grado de dependencia hacia el otro un poco mas exacerbado del normal, sabe como incorporar rápidamente al otro en la relación, sentirse protegido para no sentir miedo o llegar a sentirse deprimidos), si se enamoran, se sienten "curados" al instante, por lo menos por un tiempo prudencial seguro se van a sentir mejor. Sucede esto porque se sienten solos y finalmente comienzan a sentirse "incluidos".

Por otro lado se encuentra la persona que domina el sentido de la libertad (vivir la vida con coraje, explorando el mundo, son cautos y el saber vivir mas allá de casa), personas que se han criado con familiares fuertes a sus espaldas, de los que han sentido un gran apoyo para poder desarrollarse con mayor grado de independencia.

Imagínense que vienen a terapia estas dos personas como pareja. Y es justamente en ese momento en el que se enamoraron lo que se puede decir que ha producido el síntoma que los trae a sesión.


Las Familias de Origen son las que nos complican

La familia en la que hemos sido criados son las que nos educan emotivamente para todo tipo de relaciones e interacciones entre sus diferentes miembros sea jerárquicamente, sea a través de los roles. Aprendemos registros amorosos diferentes.

Las familias con mayor sentido de pertenencia vive el amor como una muerte simbólica, un amor fusional, totalizante sustancialmente. Donde lo que la persona busca es que su amado diga: "vos sos la única/o", "no existe otra/otro para mí", donde no hay otra cosa en el mundo, no se la puede percibir. Busca la respuesta inmediata del otro (piensen hoy en día a los mensajes de whatsapp por ejemplo). Cuando se enamoran este tipo de personas, enseguida buscan involucrar al otro, en la mayoría de las actividades relacionales posibles y se pueden llegar a sentir muy mal, hasta desilusionados si el otro no les responde como ellos quisieran, con la misma rapidez. Para este tipo de personas un período de tres meses, puede ser mas que suficiente para sentir a su pareja como el hombre o la mujer su vida.


Los opuestos se atraen o no?

Generalmente cuando dos personas se encuentran, seguramente se encuentran sobre formas diferentes de relacionarse previamente, pero igualmente al inicio se buscan las similitudes. Aunque si son opuestos se atraen por lo que transgeneracional ya conocen desde sus familias de origen, algo ya conocido y experimentado. Pero al pasar el tiempo, comienzan a aparecer episodios "enigmáticos", porque en realidad aparecen las diferencias donde la pareja comienza a darse cuenta que no sabe cómo seguir adelante.

La formación de la pareja es el encuentro de emociones de mundos diferentes donde se tiene que aprender a negociar o puede, en su defecto, llevar a su ruptura porque no se sabe cómo seguir, se quedan estancados, congelados en esa situación.

Por ejemplo, uno de los encuentros que son mas problemáticos, aunque tienen muchas condiciones para sentir una fuerte atracción entre ellos, son la unión entre: alguien que necesita pertenecer y alguien que necesita un poco mas su libertad.

Al miembro de la pareja que tiene una semántica de pertenencia le atrae mucho la libertad de su partner al inicio, porque en general los que se sienten libres, han tenido una familia desde donde poder sostenerse, se las arregla mas solo, son muy afectuosos y en general son poco conflictivos, poco "espinosos" o complicados. Aquellos que pertenecen a la semántica de la pertenencia son en general mas pasionales, pero justamente por eso, se vuelven mas posesivos y demandantes. El encanto inicial entre estas dos personas es altamente posible. Buscan encontrarse para complementar lo que les falta. Pero funciona solo al inicio en la etapa del enamoramiento, porque después, inevitablemente aparecerán "episodios enigmáticos" en donde se iniciarán a sentir las diferencias. Y justamente es en este punto en donde las parejas comienzan a desencantarse, a entrar en crisis y buscar ayuda terapéutica por ejemplo. El amor es fusión o el amor es escapar cada tanto tomando un poco de distancia?. Lo que es seguro es que los extremos se atraen al inicio, pero se distancian con el pasar el tiempo.

Quien busca la pertenencia es mas bien del estilo monogámico y quien busca la libertad tendrá una amplia gama de relaciones externas que lleva a incorporarlas, agregarlas en la relación de pareja, dejando de lado la exclusividad.


Lo que sucede si son simétricos

Si dos personas que necesitan el sentido de pertenencia se juntan, al inicio seguramente no habrá tantos conflictos entre ellos, no suceden episodios "enigmáticos", ni confusos; pero en general nada logra romper a estas parejas, van siempre de acuerdo a pesar de todas las dificultades que puedan llegar a tener.

El problema es cuando los dos se encuentran dentro de la semántica de la libertad, cuando se presentan los problemas, las crisis de cambios que se van produciendo, en general, buscan alejarse, separarse del otro, toleran menos el conflicto eligiendo el estar solos y volver a comenzar mas adelante, a costas del sufrimiento que les produce. Justamente como no buscan los conflictos o iniciarlos, han aceptado a vivir juntos pero de manera independiente y cuando esto ya no se respeta, sin contemplar los límites que pactan dentro de los grados de libertad permitidos, el pacto directamente se rompe. Al no tener conflictos o evitarlos, hace que cuando estos aparezcan, la pareja se desarma, por exceso de su propia semántica de libertad.

Cuando se presenta la simetría del enamoramiento lo que hay que hacer es explicitar el conflicto, sacarlo fuera para poder reflexionar qué es lo mas conveniente para esa pareja en particular.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario