Información General
Jueves 09 de Noviembre de 2017

El castigo mortal que unos padres aplicaron sobre su pequeño hijo

El terrible caso se dio en el condado estadounidense de Jersey, Illinois. Fueron imputados por homicidio de primer grado.

Aparentaban ser una familia "normal", pero en el interior de su hogar se vivía un infierno a diario. Michael y Georgena Roberts vivían en el condado de Jersey, Illinois, y nadie sospechaba lo que ocurría dentro de la vivienda en la que vivían junto a sus seis hijos, producto de la unión de sus familias.

La pesadilla se transformó en realidad cuando los médicos reportaron la muerte de uno de los pequeños, de seis años, en el Hospital Comunitario de Jerseyville. Las autoridades sanitarias se comunicaron con la Policía de Jersey para informar que el nene que acababa de fallecer pesaba apenas siete kilos.

Los investigadores indagaron en la vida familiar y descubrieron que "como castigo", los padres habían decidido restringir la alimentación para el pequeño que finalmente murió y para otro de sus hermanos, un año mayor.

En diciembre de 2015 comenzó la tortura sobre su propio hijo, según revelan los documentos oficiales de la fiscalía local. Desde entonces, el chico fue privado de comer a diario. "Intencionalmente causaron que se desnutrieta al extremo, dejando que el niño muriera... de hambre", publicó la revista People.

"Tales acciones e inacciones conscientes constituyeron un abuso severo y negligente", indican los documentos de la investigación del caso. La causa de muerte, según un patólogo citado en el expediente judicial, fue la "falta de crecimiento por la 'desnutrición extrema'".

La policía decidió detener a los padres y trasladarlos al Penal del Condado de Jersey, donde fueron imputados por homicidio de primer grado. El juez de la causa fijó una fianza de medio millón de dólares para cada uno, que no pudieron abonar.

Los otros cinco niños fueron tomados en custodia por el Departamento de Servicios de Niñez y Familia de Illinois. Además, se reveló que apenas un mes después de comenzar con el castigo, en enero de 2016, esa agencia había recibido un llamado en el que se denunciaba la situación de malnutrición de algunos de los chicos que vivían en esa casa.

Comentarios