Secciones
Yo cuento

"DIECIOCHO"

Viernes 03 de Mayo de 2019

Desde que tenia 16 años trabajaba como empleada doméstica y niñera, acomplejada por su aspecto físico y por su nivel de vida, limpiaba las lujosas casas y observaba cómo sus jefes vivían, pensaba en la diferencia que había entre ellos y ella, en su futuro, no quería el mismo destino que su familia, casarse y tener hijos y punto, quería deshacer esa norma, esa regla, no seguir lo trazado, y ese deseo crecía más y más.

Cuando cumplió los 18 años, los celebró con una cena familiar, reunió a sus padres y abuelos, antes de comer la torta y terminar con la ceremonia, les comentó sus ganas de estudiar, de ser una profesional y progresar económicamente, pero no sabía cómo hacerlo, ellos eran humildes, ella era humilde, poco agraciada, sin belleza, anhelaba otro presente, otro futuro, con ese deseo soplo la vela de la pequeña torta.

Una tarde caminando de regreso a su casa, divisó un auto, dentro de él, dos hombres de traje, uno de ellos bajó del vehículo, sostenía en su mano un sobre, con un gesto amable se lo hizo llegar a sus manos. "Es una invitación, dijo él, te la dejamos y en 10 días volveremos para conocer tu respuesta".

La adolescente lo tomó y lo escondió entre sus ropas, aceleró el paso para llegar a su casa. Dentro de del sobre, había una extensa carta, un prospecto, una explicación de un proyecto y un contrato megamultimillonario.

La familia entera se reunió junto a ella, bajo la luz del velador y cada uno en voz baja leyó la carta: "Señorita considérese una privilegiada al ser elegida entre todas las jóvenes de 18 años del mundo. Para saber de qué se trata todo esto, por favor lea el proyecto. Sin más, y desde ya gracias. "Save the beauty Corporation".

El contrato, explicaba el proceso al que la adolescente se tenía que someter durante un año, internándose en el laboratorio, los médicos y científicos preparaban una fórmula a base de productos naturales y orgánicos, lo estudiaban, desarrollaban y procesaban para luego suministrarlo por medio de diferentes métodos científicos, con el siniestro objetivo de lograr una cara y un cuerpo extremadamente atractivos logrando la perfecta simetría,sin métodos como los usualmente usados, solo provenientes de la naturaleza, totalmente orgánicos.

Si en el transcurso del año, el proyecto resultaba exitoso, ella sería la primera mujer físicamente perfecta del mundo, según los absurdos e irreales cánones de belleza. Sin cirugías, ni productos químicos ni métodos invasivos, y sin haber pagado un centavo por el tratamiento .Si el proyecto fallaba, sería indemnizada con millones de dólares.

Pasaron los 10 días, y a la misma hora llegó el auto con los dos pasajeros, uno de los hombres miró por encima de sus hombros al interior de la vivienda, y en la puerta, estaba ella de pie, se adelantó, llevando el escaso equipaje en su mano, miró tímidamente a sus padres y agregó: "Los amo con toda mi alma, pero la decisión es mía y quiero hacerlo".

Así fue como firmó el contrato y se sometió al procedimiento. Alojada en el laboratorio de la corporación el tratamiento se realizaba todos los días, concentrado en determinadas partes del cuerpo, exterior e interior, a base de diferentes métodos.

Durante su tiempo libre, la joven comenzó a estudiar con dedicación la carrera de Derecho, mientras sentía cómo su cuerpo y su organismo con el experimento se transformaban.

Esta nueva mujer, cuando llegaba a la facultad y a cualquier lugar, atraía todas las miradas, en su círculo íntimo y no tan íntimo murmuraban, pues nadie sabía nada de ella ni de su vida.

Los meses fueron pasando y el tratamiento estaba terminando, por fin sería dueña de todo su tiempo, vivir una vida totalmente normal, ya no tendría nada que ocultar, podría darles rienda suelta a todo.

Faltaban dos meses para que finalice el experimento y los científicos y médicos estaban orgullosos y satisfechos, cada parte del cuerpo de la joven, interno y externo funcionaban y evolucionan perfectamente.

Su psiquis, su sistema nervioso y su personalidad, como era previsto, no habían sido invadidos por el proceso. Mientras tanto, la adolescente causaba conmoción por donde aparecía.

La familia, con un poco dinero de la adolescente, transformó la casa radicalmente, de un rancho con piso de barro, a una impresionante mansión.

¡Llegó el último día del prolongado tratamiento, los resultados fueron altamente satisfactorios, todo el equipo de profesionales que había participado estaba feliz, hubo abrazos, alegría, ella era el centro de todos los halagos y felicitaciones, por su prestancia y paciencia, tenemos ante nuestra nosotros a la mujer más bella y perfecta del mundo!

Después de tanta algarabía la llevaron a una oficina, ahora eran los abogados quienes con un tono ceremonial le explicaron que debido a ser éste un experimentos único, y a los efectos de no crear falsas expectativas públicas, que podrían llegar a ser altamente costosas para el laboratorio, no podía comentar nada de lo ocurrido, según lo establecido en el contrato, que había firmado con anterioridad, la Compañía ante su buena predisposición y el resultado positivo del tratamiento, le habían depositaron una fuerte suma de dinero que le permitiría vivir holgadamente el resto de su vida.

En el caso de no cumplir con lo establecido sería víctima de engorrosos juicios por daños y perjuicios. Una vez aclarados los puntos, llegó el momento de firmar los últimos documentos y encarar una vida nueva con la que jamás se había animado a soñar.

Su último día en el laboratorio había llegado a su fin, preparó su equipaje y los cargó en su nuevo auto de alta gama y llegó, a lo que antes era un rancho de pisos de tierra, a una lujosa y gran mansión, los vecinos salieron curiosos, para observar quién era esa espectacular mujer.

Allí estaban sus padres y abuelos, quienes corrieron a recibirla después de un año sin verla, no dejaron de besarla y abrazarla, la miraron de arriba abajo y se tomaron la cara con sus manos.

Cerca de las celebraciones de Navidad, la joven fue llamada por la gente del laboratorio, para realizarle chequeos médicos y los resultados no fueron los previstos...los científicos y médicos, junto con los abogados, un poco decepcionados le dieron la noticia...

La adolescente no envejecería jamás, tendría el aspecto de una mujer de 18 años por el resto de su vida, sumado al hecho de que su promedio de vida, sería cinco veces mayor al común de la gente además de eso, estaba inmune a cualquier enfermedad.

El experimento había fallado, surgieron imprevistos imposibles de corregir y por el contrato que había firmado no podía tomar medidas legales contra la corporación así que no tenía más remedio que hacerse cargo de lo que había aceptado a ser sometida.

Perpleja y llena de dudas e incertidumbres con respecto a su presente y futuro, subió a su auto y manejó sin rumbo durante horas, quería escapar de la realidad, quizás volver el tiempo atrás, trató de poner en orden sus ideas, y repasó mentalmente todo para poder continuar y llegó a la conclusión de que nadie puede saber realmente cuánto va a vivir, por lo tanto, seguiría adelante como cualquier persona normal. Más calmada, regresó a la ciudad entró a su casa y frente al espejo se dijo: "Seré joven eternamente y viviré muchísimo tiempo" y en ese momento lo asimilo.

Ver morir a sus abuelos, a sus padres, a su esposo, a sus hijos, nietos, bisnietos y tataranietos, fue la consecuencia más cruel que sufrió por el tratamiento, ellos envejecían, enfermaban, morían y ella seguía teniendo 18 años.

Fue una de las mujeres más famosas, ricas y buscadas, la prensa del mundo entero realizaba diferentes hipótesis e informes sobre su caso, y nunca dejaron de seguirla ni a sol ni a sombra, pero la verdad nunca se supo, nunca dio reportajes, sólo sonreía, posaba y saludaba para las fotos y las cámaras.

Habían pasado más de tres siglos, notó que estaba perdiendo sus fuerzas, lo sintió en cada parte del cuerpo, se acercaba el ansiado momento de partir, se acercó a su habitación y se recostó en su cama, sonrió de satisfacción, dio su último suspiro, cerró sus ojos, pero... No murió, era solo una ilusión, un deseo de morir.

Quedó atrapada, prisionera de su perfección, viviendo para siempre en el cuerpo de una joven de 18 años...

...En la misma casa donde hace más de 300 años, soplando una vela los cumplió.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario