Secciones
Estados Unidos

De Hernandarias a Carolina del Norte, a enseñar español

Emilia Radichi, nacida en Hernandarias, estudió inglés en la UADER y fue seleccionado por un programa para vivir la experiencia de enseñar en Estados Unidos.

Domingo 15 de Marzo de 2020

Los libros de historia argentina recuerdan la legión de maestras estadounidenses que Domingo Faustino Sarmiento convocó en la etapa fundacional del sistema educativo argentino.

Entre las docentes traídas al país, se destacó Sara de Eccleston (1840-1916). Esta mujer había nacido en Pensilvania (Estados Unidos) y en 1884 se la contrató para organizar la Escuela Normal de Profesores de Paraná, una de las más importantes del país. Desde allí realizó una notable labor actualizando los programas de estudio y creando la carrera de maestra jardinera, que no existía en el país. Difundió el trabajo manual en las escuelas primarias para que los chicos desarrollen habilidades prácticas y siguió siempre preocupada por la educación por el resto de su vida.

Ahora, a la inversa, son muchos los docentes argentinos que tienen la oportunidad de desarrollar e incorporar saberes en Estados Unidos.

Una posibilidad la brinda Participate Learning, un programa de educación global que tiene como objetivo fomentar el intercambio cultural. “La idea es unir al mundo a través de la educación global y la apreciación de culturas diferentes”, explicó Ronald Ramírez, coordinador de Reclutamiento del programa para Latinoamérica.

El ciclo lectivo en el país norteamericano comienza en septiembre 2020 y se está buscando a los maestros argentinos para que vayan a trabajar por hasta 5 años en escuelas estadounidenses y puedan transmitir, más allá de los conocimientos curriculares, la cultura latinoamericana. Los seleccionados cobrarán el mismo sueldo que sus colegas nativos.

Una profesora entrerriana ya se encuentra viviendo esta experiencia y en diálogo con Diario UNO brindó detalles de la convocatoria y de su presente en Carolina del Norte.

María Emilia Radichi nació en Hernandarias pero vivió en Paraná desde el año 2002, cuando se mudó para empezar a estudiar el profesorado en inglés en la Universidad Autónoma de Entre Ríos.

emilia radichi2.jpg

¿Cómo se dio esta posibilidad de trabajar en Estados Unidos? ¿Vos estabas trabajando en Paraná?

—Yo estaba trabajando como preceptora y profesora en inglés en la Escuela Secundaria N°16 “Del Centenario” en Paraná, cuando una colega y amiga me comenta sobre Participate Learning, el programa de intercambio del cual formo parte. En septiembre de 2018 me inscribí por internet pero, para ser sincera, sin mucha fe ya que este tipo de programas tienen mucha gente interesada y por supuesto siempre quedan unos pocos. Dos días después de haberme inscripto, me contactaron solicitando una primera entrevista online y al día siguiente de la videoconferencia me confirmaron que pasaba a la segunda etapa del proceso. Esta segunda parte consistió en la presentación de una larga lista de documentos y otra entrevista, esta vez en persona la cual se realizó en Buenos Aires en marzo de 2019. Eran dos días de entrevistas con 12 participantes preseleccionados de los que finalmente vinimos ocho a Estados Unidos. Luego de que nos confirman que fuimos seleccionados, empiezan las entrevistas con las escuelas y una vez que te confirman la posición, comienzan los tramites de visado y demás.

¿En qué parte estás? ¿Cómo es la ciudad?

—El programa trabaja con posiciones en Virginia, Carolina del Norte y Carolina del Sur. Yo vivo en Raleigh, la capital de Carolina del Norte aunque mi escuela está en Cary, una ciudad vecina a unos 20 minutos de casa. Raleigh es realmente muy bella. Aunque es una ciudad con casi medio millón de habitantes, tiene la tranquilidad de una ciudad pequeña. La gente es muy amable y respetuosa; siempre vas a encontrar alguien que te da una mano si no sabes como hacer algo o como llegar a algún lugar. Uno pasa por muchas etapas desde que llega. Al principio cuesta un poco porque todo es muy diferente a lo que estamos acostumbrados, pero con el paso del tiempo uno logra adaptarse al ritmo de vida y empezás a sentirte parte de la comunidad.

¿Cómo es tu comunidad educativa?

—Trabajo en una escuela primaria con alrededor de 700 alumnos. Mi escuela es una escuela “imán” -Magnet School, en inglés- y se trata de instituciones que promueven, entre otras cosas, la integración de diferentes culturas. Además, pertenece a un programa IB (International Baccalaureate o Bachillerato Internacional), que consiste básicamente en la idea de crear un mundo mejor a través de la educación. Somos dos docentes de Español y cada una trabaja con la mitad de los grupos de cada nivel, es decir, de jardín de infantes a quinto grado. Tengo alumnos norteamericanos como así también de muchas nacionalidades (China, India, México, Panamá, Costa Rica e incluso Argentina, entre otros).

¿Te adaptaste rápido al calendario escolar?

—El sistema educativo en general es completamente diferente y uno se va acostumbrando de a poco, vas “aprendiendo sobre la marcha” como decimos en Argentina, es realmente imposible aprender todo en el poco tiempo que tenés desde que llegas hasta que empezás a trabajar pero, como dije anteriormente, siempre alguien te da una mano.

¿Te sorprendiste por ejemplo con la parte edilicia de las escuelas?

—La infraestructura escolar es realmente maravillosa. Las escuelas están equipadas con todo lo que puedas llegar a necesitar. Estas provisto de todo el material didáctico que utilices para tus clases al igual que excelente equipamiento tecnológico para tu sala.

Fuiste con tu hija Sophia. ¿Ella se escolariza en la misma escuela donde vos trabajas?

—Así es, vine con mi hija, Sophia; y si, ella asiste a la misma escuela donde yo trabajo. Acá los niños asisten a la escuela que les corresponde según su domicilio, pero cuando sos docente podés pedir un traslado de institución para que tus hijos puedan asistir a tu escuela, y eso fue lo que hice con Sophie.

¿Qué significa para tu carrera docente esta oportunidad?

—El crecimiento profesional es indescriptible. Más allá de las oportunidades de capacitación docente, uno aprende a ver las cosas desde una perspectiva totalmente distinta, incorporas nuevas herramientas y metodologías que te permiten ampliar la forma que tenías de ver la educación.

emilia radichi5.jpg

EmiliaxEmilia

¿Cómo es un día tuyo?

—De lunes a viernes, uno vive prácticamente para la escuela. Nos levantamos alrededor de las 6.30, desayunamos y salimos para la escuela. Dependiendo el día, nuestras tareas comienzan a las 7.30 o a las 8.30. Terminamos nuestro día escolar a las 16.15. Luego de llegar a casa, unos mates y hacer las típicas tareas domésticas: hacer las compras, preparar la cena (¡acá se cena súper temprano!), Sophie hace su tarea o practica lectura, ducha y a dormir. Entre semana no queda tiempo para mucho más. Los fines de semana son más relajados y aprovechamos para pasear un poco, hay lugares realmente maravillosos.

¿Unos mates? ¿Te llevaste el equipo?

—¡Amo mi mate! Por una cuestión de horarios, tomo solamente a la tarde cuando vuelvo a casa, pero no falta nunca. El mate es ese momento de conexión con tu país, con vos mismo. Cuando vine en agosto traje mi equipo con dos mates y varias bombillas, por las dudas! También traje 4 kilos y medio de yerba. Luego vinieron una de mis sobrinas y el papá de Sophia de visitas y trajeron más. Igualmente se consigue pero a precios descabellados si lo pasas a pesos, pero podés comprar. Hay un mercado y también varias paginas web que venden productos argentinos, incluso en Amazon.

Imagino que en tu tiempo libre aprovechás a conocer.

—Sí, claro. Cuando más aprovecho para conocer son los fines de semana largos o los feriados por Día de Acción de Gracias, las fiestas de Fin de Año o el Spring Break que viene ahora en abril (una semana de mini vacaciones por el inicio de la primavera).

¿Manejás?

—El registro de conducir es obligatorio. Tu registro argentino te sirve por un mes mientras tramitas el de acá es una de las primeras cosas que se hacen. El transporte público en esta zona es escaso y no muy eficiente por lo que necesitas moverte sí o sí en auto. En mi caso alquilé uno por una semana hasta que compré el mío una semana después (no te venden auto sin registro americano). Para el registro tenés que rendir examen teórico y práctico. Hasta que no tenés ambos aprobados no te dan el registro y por ende el tiempo apremia porque alquilar auto no es económico. Manejar acá es, a mi parecer, mucho más sencillo que en Argentina. El tránsito es súper ordenado, hay muchas autopistas y las leyes de transito ¡se respetan! Es sólo cuestión de un par de días hasta que le agarrás la mano, sobre todo por la cantidad de vehículos, pero realmente da gusto manejar acá.

¿Qué extrañas?

—Ufff! ¡Qué pregunta! ¿Qué? Los mates y charlas con familia y amigos, el asado de los domingos, la calidez argenta, los alfajores y los bizcochitos. ¿A quién? A mis amigos y a mi familia que han sido incondicionales siempre, a mi perro, pero por sobre todo, extraño el abrazo cálido y la dulzura de mi papá.

Acerca de Participate Learning

emilia radichi4.jpg

Participate Learning tiene 32 años de experiencia en el reclutamiento de educadores y es hoy uno de los programas de intercambio cultural más exitosos en el mundo. Cerca de 10.000 educadores a escala global, provenientes de 84 países (26 de lengua hispana), han sido parte de esta plataforma. Con el objetivo de ampliar su espectro cultural, Participate ha decidido lanzarse a buscar talentos de la enseñanza en Argentina.

Históricamente, más de 150 docentes argentinos han participado para formar parte de Participate Learning y la convocatoria para el próximo año lectivo aún se encuentra abierta. Los requisitos para aplicar son: poseer título en preescolar, primaria o secundaria con una equivalencia de cuatro años de estudio universitario, contar con al menos dos años de experiencia en el aula desde la graduación y estar trabajando actualmente. Además, deben tener un nivel alto de inglés para poder comunicarse con sus colegas y padres y poseer una licencia de conducir.

“Argentina es el segundo país con más profesores de Sudamérica históricamente por la calidad profesional de los maestros, sus buenas habilidades de inglés y otras características que los hacen buenos candidatos para ser profesores de educación global”, aseguró Ronald Ramírez, coordinador de reclutamiento del programa para Latinoamérica.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario