Secciones
revista tuya

Daniela Osella, una usina de producir espectáculos

La actriz, directora de espectáculos y docente universitaria de teatro Daniela Osella tiene una amplia trayectoria en la producción artística en Paraná.

Domingo 28 de Febrero de 2021

Para el poeta y dramaturgo Federico García Lorca, “el teatro es la poesía que se levanta del libro y se hace humana. Y al hacerse, habla y grita, llora y se desespera. El teatro necesita que los personajes que aparezcan en la escena lleven un traje de poesía y al mismo tiempo que se les vean los huesos, la sangre”. Los artistas son capaces de ponerse en la piel de infinidad de personajes, y los hacen más cercanos a la gente generando un sinfín de emociones. Porque se trata de compartir arte con otros y otras, de hacer reír, llorar, emocionar, indignar o reflexionar. Daniela Osella lleva muchos años vinculada a las artes escénicas, a la producción de obras de teatro, y a emprender proyectos artísticos en Paraná. En diálogo con la revista Tuya! profundiza en su recorrido, lo que el teatro permite reflexionar y/o problematizar, su interés en reconstruir la historia del teatro en la ciudad a partir de un relevamiento de archivo, y los objetivos personales y colectivos.

Daniela Osella.jpg
La versatilidad de Osella la lleva no solo a ser actriz, sino también a producir y pensar obras.

La versatilidad de Osella la lleva no solo a ser actriz, sino también a producir y pensar obras.

—¿Cuándo considerás que comenzó tu interés por el teatro? ¿hay alguna experiencia puntual de la infancia que recordés?

—No tengo un recuerdo de una situación puntual. Revisando un poco, mi abuelo paterno me llevaba mucho al circo, y mi abuela materna me llevaba al cine. Iba mucho a espectáculos, al cine o al circo más que al teatro porque no había en esa época. También me gustaba disfrazarme de payaso en los cumpleaños y animábamos. Y con mis hermanos, cuando tenía 11 años, fuimos a un taller de teatro que se dictaba en el Teatro 3 de Febrero.

—¿Qué camino decidiste tomar al culminar la escuela Secundaria?

—A fines de los 90 la perspectiva de estudiar teatro acá en la zona no existía, no había un profesorado de teatro y tampoco había una perspectiva de lo teatral como una profesión. Cuando quise ir a Rosario a estudiar teatro mis papás no podían mandarme así que me inscribí en Medicina y di muchas vueltas, me di cuenta de que no era lo mío. Terminé estudiando la Licenciatura en Biotecnología en Santa Fe.

—En esos años ¿tuviste en algún momento un reencuentro con el arte y el teatro?

—Sí, después comencé un recorrido muy sistemático donde hice talleres y capacitaciones y como había empezado a hacer intervenciones tuve la suerte de que a partir de un taller que se daba en La Hendija, en vez de pagar la cuota hacía un trueque haciendo música y sonido, es decir la técnica. Y mientras yo hacía esto vino un grupo de España que eran meses con ellos, es decir a hacer teatro en escuelas y para el público general. Me pagaban por hacer la técnica. En ese momento me quedaban dos materias y la tesis de la carrera, pero esa experiencia fue la primera que me marcó y me ayudó a tomar la decisión de que yo me quería dedicar a esto.

—Te fuiste a España ¿y luego de esos seis meses volviste?

—Sí, a los seis meses me volví, y empecé a trabajar como técnica con Los Tocomochos. Rápidamente me incorporé como actriz y varieté en teatro.

—¿Retomaste la Licenciatura?

—En forma paralela estaba intentando terminar la Licenciatura y había una ilusión mía de unir esos universos ante esta situación habitual de fraccionarnos como seres. De hecho la gente que era de Biotecnología se sorprendía porque hacía teatro y viceversa. Me hacía una gran pregunta, de por qué esta necesidad que hay de fraccionar, y me generaba muchas preguntas sobre cómo fraccionamos el conocimiento, cómo nos pensamos a nosotros mismos como seres humanos fraccionados el cuerpo y la mente, y cómo sorprende si algo distinto sucede. A partir de eso me surgió la idea de avanzar con un proyecto que vincula al teatro y la ciencia.

—¿Cómo lograste ponerlo en marcha?

—Yo conocía a la gente del Museo Interactivo Puerto Ciencia y entonces les propusimos hacer un proyecto desde Los Tocomochos que pusiera en diálogo el teatro y la ciencia, allá por el 2008. Y ahí empezamos a hacer espectáculos donde trabajábamos esta interacción. Por ejemplo, el espectáculo que estrenamos en 2010 fue el segundo y lo escribí yo. En ese se trabajó en relación a quién le pertenece el conocimiento, cómo es el proceso de producción del conocimiento, a quién le pertenece la propiedad o es de la humanidad.

—¿Seguiste formándote en teatro?

—Siempre seguí formándome, tomando cursos y en 2012 empecé la Licenciatura en Teatro en la Universidad Nacional del Litoral y ahí me recibí.

—¿Hay más posibilidades de formarse en este campo hoy?

—Sí, a 20 años podemos decir que el acceso a la educación pública en el ámbito teatral en la zona ha crecido mucho y tenemos posibilidades de hacer especializaciones y maestría. A su vez se trata de democratizar la información.

—¿Formás parte de un grupo afianzado de teatro en Paraná?

—Hace tres o cuatro años que trabajo con mi grupo que es La Rueda Teatro, pero siempre trabajamos con un montón de otros colectivos. Por ejemplo, a Corriendo la coneja lo hacemos entre cuatro o cinco grupos. Además, actúo en proyectos que me convocan y no son específicos del grupo, es decir los distintos integrantes podemos participar en diferentes espacios.

Daniela Osella 2.jpg
La versatilidad de Osella la lleva no solo a ser actriz, sino también a producir y pensar obras.

La versatilidad de Osella la lleva no solo a ser actriz, sino también a producir y pensar obras.

—¿Te dedicás a la docencia universitaria también?

—Sí, hace cuatro años estoy como docente en el Profesorado de Teatro de la Universidad Autónoma de Entre Ríos en la cátedra Actuación III. En ese espacio por currícula problematizamos sobre cómo abordar la actuación en este teatro contemporáneo y también trabajamos en relación a la creación colectiva. Nos proponemos cómo pensar la actuación con un actor o una actriz que sea propositivo, que sea capaz de generar propios materiales para poner en diálogo con el resto del equipo creativo.

—A partir de la pandemia hubo que repensarse, ¿cómo los posiciona a los artistas para este año?

—Una de las metas que es más generalizada es repensarnos en relación a cómo la pandemia, que nos ha golpeado fuertemente y afectó nuestra actividad y nuestro trabajo que es fuente de ingresos, nos lleva a aprender a convivir. Esta situación nos obliga a repensar no sólo las obras de teatro sino también actividades que tienen que ver con la investigación, la producción de revista y actividades que siempre venimos haciendo.

—¿Y a nivel personal qué proyecciones tenés a futuro?

—Estoy haciendo la Maestría en Teatro en Tandil en la Universidad del Centro y una de las metas personales es poder terminarla y también un profesorado universitario de la Uader. Asimismo, pienso en relación a los proyectos inmediatos, uno de ellos es salir a girar y volver a los encuentros con la gente.

—¿También estás abocada a un trabajo de investigación/documentación?

—Hay otro proyecto que encaramos que es el centro de documentación teatral de la ciudad de Paraná donde nos proponemos realizar un relevamiento o un centro de documentación desde la época de la dictadura en adelante lo que se ha ido haciendo en teatro. Arrancamos desde la década de los 80 y fue maravilloso porque es una tarea muy ardua. De los 15 espectáculos que había relevados nosotros encontramos 30 más. Pensamos en cómo preservamos nuestra historia teatral y eso es un poco el trabajo de hormiga, de recuperar los espectáculos, las fichas técnicas, fotos, lo que es parte de nuestro patrimonio de la ciudad. Y otro de los proyectos que tenemos es un dossier que el año pasado también tuvimos la suerte de sacar el segundo número que tiene que ver con recuperar experiencias que se están sucediendo ahora. Por ejemplo, el primero que sacamos en 2018 fue sobre experiencias vinculadas a la pedagogía, y el año pasado publicamos el vinculado al teatro callejero y recuperamos algunas investigaciones que se realizaron tanto en la Licenciatura en Comunicación Social como en la de Teatro. Esto surge en función de que se produce un montón de material pero queda todo puertas adentro y son investigaciones súper ricas las tesis o tesinas pero no se generan espacios donde socializarlas y que eso llegue a la comunidad. Con este dossier se toman fragmentos de las tesinas que puedan dialogar con un formato de publicación y combinarlas con textos de obras de teatros.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario