Secciones
Revista TUYA

Conquistadora, planta bandera en el arbitraje

Jennifer Dorsch es árbitra de Primera División del fútbol masculino de Concordia.

Martes 18 de Junio de 2019

Durante el mundial de fútbol femenino que se desarrolla en Francia se desarrollaron dos días de convenciones donde los ejes fueron Mujer y Fútbol. Allí el presidente de la FIFA, Infantino, instó a las mujeres a ocupar puestos de poder en todo ámbito. Presidencia de clubes, técnicas de equipo, jueces. Pidió que se animen a tomar decisiones para cambiar la mentalidad que indica que es un deporte de hombres. Jennifer Dorsch hace siete años que se forja un lugar en el arbitraje de la Liga Concordiense de Fútbol y sueña en grande: con dirigir equipos a nivel nacional.

—¿Cómo nació tu vínculo con el arbitraje?

—Mi vínculo con el arbitraje se da porque antes de dedicarme al referato fui jugadora de fútbol, amateur obviamente. Un día me dice un tío (Daniel) “M‘hija, mirá que yo tengo un amigo que es árbitro (Walter Báez) ¿no te gustaría arrancar así te haces unas monedas al menos para los gastos del colectivo y para tus cosas?”. Y bueno un día fui a las clases -así todos los viernes durante un mes y medio- hasta que me tocó debutar como asistente. Así arranqué. Hacía uno o dos partidos de asistente por fin de semana porque también quería ir a jugar. Al tiempo tuve que decidir si seguir jugando o dedicarme a esto. Al principio no sabía qué hacer pero mi decisión fue inmediata. Hace siete años que estoy en esto y no lo cambio por nada. Es lo que más feliz me hace.

—¿Cómo es el paso a paso?

—Se estudia, primero con clases teóricas, lo básico para arrancar. Luego clases prácticas que son trabajos de campo, utilización del banderín, porque primero arrancas como asistente y ahí te van viendo. Luego te prueban a ver como vas. Si sos responsable (uno de los condimentos fundamentales), cómo lo tomas a esto, tu estado físico, entre otras cosas. Siempre hay que capacitarse, hay que invertir para mejorar.

—¿Tenés algún referente en la actividad?

—Mi referente a nivel local es el señor Walter Báez por quien entré en esto, y con el paso de los años se ha vuelto mi amigo. A quien le debo mucho, excelente persona. Siempre admiré su respeto hacia los jugadores..

—¿Qué pasa en el ámbito donde te manejás que es netamente masculino? ¿Te hacen sentir bien o sentiste alguna incomodidad tanto dentro como desde fuera de una cancha?

—Es muy machista. Pero de a poco los jugadores de la liga a la que pertenezco fueron adaptándose, no todos, a algunos aún le cuesta. Hasta ahora no he tenido alguna situación que me haga sentir incómoda, al contrario dentro del terreno de juego trato de ser uno más y pasar desapercibida.

—¿Qué le dirías a las chicas que son fanáticas del fútbol, pero no tanto de jugarlo pero sí de dirigirlo? ¿Hay lugar para la mirada femenina?

—A las chicas que les gusta pero que aún no se animan las invito a que arranquen, a que prueben. Hoy en día se le está dando suma importancia al fútbol femenino y eso es muy nutritivo para nosotras.

—¿Cuál es tu objetivo en el referato? ¿Querés ser árbitra nacional, vivir del arbitraje o lo tomás como hobby?

—Mi objetivo más grande es poder recibirme este año de árbitra nacional. Y también tengo muchos anhelos para con el arbitraje. Ojalá algún día los pueda cumplir y Dios me dé la oportunidad de llegar a concretarlos. Pero para eso hay que trabajar mucho, dedicarle tiempo, entrenar, capacitarse, en fin, muchas cuestiones que hacen que mejores.

—Imagino que tenés que desempeñar otra actividad porque los partidos de Liga por ahí son solo fines de semana. ¿Cómo son tus días?

—Sí, totalmente, hay que desempeñar otras actividades para poder sobrevivir y más con la economía tan complicada que estamos atravesando. Tengo mi trabajo fijo de lunes a viernes y sábado por medio. Entreno cuatro veces a la semana, cuando trabajo horas de más en mi trabajo trato de hacerme el tiempo para cumplir con el entrenamiento diario. Dos días hago doble turno y bueno lo mejor de todo, los fines de semana cuando toca pitar. Más cuando sabés que cobrás en Primera División. Me encantaría poder vivir y dedicarle todo mi tiempo a esto que tanto abrazo, pero no se puede. Siempre hay que tener un trabajo paralelo que sea una entrada segura de dinero para poder vivir.

—¿Cómo ves el fútbol de tu ciudad? ¿Qué le falta para mejorar y qué te parece que tiene de ventaja?

—El fútbol de mi ciudad tiene su lado bueno y malo. La sociedad no ayuda mucho, la gente va a descargar los problemas de la semana a la cancha. ¿Y quién es blanco fácil? ¡El árbitro! Yo entiendo que nos equivocamos, porque somos humanos, solemos errar. Pero la gente hoy en día está muy nerviosa. Igual debo destacar un gesto que nunca antes había vivido. Me paso en la ciudad de Villa Elisa, a unos 100 kilómetros aproximadamente de Concordia. Fui a dirigir un partido de Copa Entre Ríos en el cual debutaba como árbitra principal. Y al finalizar en partido la hinchada aplaudió a la terna y gritó “Bien Jenni”. Palabras y gesto que quedarán guardados en mi corazón.

JennixJenni

Jennifer tiene 22 años y vive en el barrio Fátima II de la ciudad de Concordia.

“Mi familia está compuesta por mi mamá Sara Montiel, que es una mujer de fierro. Ella es jornalera, trabaja en la cosecha de frutas y es mi gran pilar para querer lograr muchas cosas en mi vida”, aseguró Jenni al contar cómo se compone su familia.

“Tengo una hermana mayor, Jacqueline, quien formó su familia y ya no vive con nosotros. Después sigo yo, luego mi hermana Macarena de 20 años que integra el cuerpo de Bomberos Voluntarios y por quien siento una admiración total, por arriesgar su vida por otras personas; Morena de 14 años que está cursando el secundario. Y el único varón Roberto que está transitando el 6° grado y es abanderado de la insignia nacional”, destacó.

Siguiendo sus pasos

Dos de las hermanas de Jennifer también están dando sus primeros pasos en el arbitraje: “Macarena y Morena entraron hace poco a capacitarse en el tema arbitral y las dos están muy entusiasmadas”, añadió muy agradecida por la entrevista.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario