Secciones
#UNOSalud

Cómo pueden, las personas mayores, prevenir las caídas

Sufrir una simple caída o tener miedo de padecerla puede cambiar la vida de una persona mayor, llevar a perder el entusiasmo y las ganas de salir. Cómo prevenirlas

Martes 21 de Mayo de 2019

Aunque las caídas conllevan un riesgo de lesión en todas las personas, el estado de salud, el sexo y la edad pueden influir en el tipo de lesión y su gravedad. Ésta última es uno de los principales factores de riesgo para caídas, que se constituyen como un problema clínico importante por la morbilidad, la mortalidad y los costos para el individuo, su familia y la sociedad.

geriatrico7.jpg

Sufrir una simple caída o tener miedo de padecerla puede cambiar la vida de una persona mayor, llevar a perder el entusiasmo y las ganas de salir, la posibilidad de mantenerse independiente y seguir viviendo solo, pérdida de autonomía y deterioro funcional; razones por las cuales es de suma importancia consultar al médico periódicamente a fin de evitar este tipo de acontecimientos. En el caso de que se produzca una caída, se debe encarar un abordaje interdisciplinario enfocado en la evaluación integral de la persona mayor, detección de los factores de riesgo y plan de prevención.

¿Cuáles son las causas generales de las caídas?

Factores intrínsecos o relacionados a la persona:

  • Reducción de las capacidades auditivas, visual y locomotora relacionadas con el envejecimiento.

  • Enfermedades crónicas o agudas.

  • Consumo de ciertos fármacos como psicofármacos o la polifarmacia.

Factores extrínsecos o relacionados al entorno:

  • Son los que se relacionan con el ambiente o con situaciones que disminuyen la respuesta física (uso de calzado inadecuado, caminar en medias, presencia de cables u objetos en el suelo, iluminación deficiente, presencia de alfombras, cambios bruscos de posición, inestabilidad del terreno, etcétera).

  • Las circunstancias en las que se produce una caída (factores situacionales) se relacionan con el desarrollo de las actividades cotidianas, sumadas a conductas riesgosas para la persona. Un ejemplo sería subir a un banco para alcanzar un elemento ubicado en altura o no encender la luz al levantarse por la noche para ir al baño.

Las consecuencias de la caída pueden ir desde lesiones de tejidos blandos, esguinces, hematomas o heridas, hasta lesiones en la cabeza, luxaciones o fracturas (de cadera y muñeca predominantemente).

geriatrico.jpg

¿Cómo levantarse tras una caída?

La técnica usada para levantarse del suelo debiera ser aprendida e internalizada por las personas mayores. La misma consiste en girar sobre el propio cuerpo hasta quedar boca abajo, apoyar las rodillas hasta quedar en posición de gateo, buscar con la mirada un elemento de apoyo firme, acercarse a él, apoyar firmemente las manos en él y intentar ponerse de pié ayudándose con los antebrazos, una vez de pié, descansar antes de iniciar la marcha, tal como lo indica la imagen: Por otra parte siempre es conveniente que en el hogar tenga un sistema de comunicación eficaz, para dar aviso en caso de situaciones de emergencia, teléfonos y números de referencia fácilmente visible y en lugares accesibles.

geriatrico3.jpg

¿Cómo prevenir las caídas?

Desde Residencia Gerontológica Privada, señalamos algunos componentes para identificar y modificar los riesgos, tales como:

  • Examen del entorno donde vive la persona para detectar riesgos.

  • Intervenciones clínicas para identificar factores de riesgo, tales como el examen y modificación de la medicación, el tratamiento de la hipotensión o el tratamiento de los trastornos visuales corregibles.

  • Evaluación del domicilio y modificación del entorno en casos con factores de riesgo conocidos o antecedentes de caídas.

  • Prescripción de dispositivos asistenciales apropiados para paliar los problemas físicos y sensoriales.

  • Acompañamiento profesional en el trabajo del "miedo a caer".

  • Fortalecimiento muscular y ejercicios de equilibrio prescritos por profesionales con formación adecuada.

  • Actividades grupales que puedan incorporar componentes como la educación para prevenir las caídas y ejercicios del tipo del tai-chi o de equilibrio dinámico y fortalecimiento muscular.

  • Mantener una vida activa y hábitos saludables.

"Cuando por los años no puedas correr, trota. Cuando no puedas trotar, camina. Cuando no puedas caminar, usa bastón. Pero nunca te detengas..."

Madre Teresa de Calcuta.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario