A un click
Domingo 08 de Julio de 2018

Cómo llevarnos mejor aun pensando diferente

Cualquiera sean tus obstáculos, aquí realizamos una lista de consejos útiles para aprender a superar la falta de tolerancia y el enojo que nos pueden producir la comunicación con las personas que nos rodean

Por Ingrid William

Estar de acuerdo entre las personas cada día se está volviendo más difícil. Algunos no llegan a colaborar para construir al menos un clima de compañerismo, otros terminan amistades de años, otros se enojan por todo y otros pertenecen a grupos de amigos que no se toleran. Cualquiera sean tus obstáculos, aquí realizamos una lista de consejos útiles para aprender a superar la falta de tolerancia y el enojo que nos pueden producir la comunicación con las personas que nos rodean, sean familiares, conocidos, vecinos o cualquier otra persona con la cual de alguna manera nos tenemos que relacionar. Aprendamos a ser tolerantes con las diferencias, bajar los niveles de violencia y escuchar más a los otros antes que hablar todos al mismo tiempo.

1. ACEPTAR LA NATURALEZA HUMANA. Los seres humanos cometen errores, no somos siempre gentiles y amables. Estar mal lo compartimos entre todos y terminamos diciendo cosas fuera de lugar alguna vez en esta vida. Todos tenemos que solucionar una serie de problemas diversos en relación a la vida que llevamos, cualquiera fuera. No olvidarse que cada uno hace lo mejor que puede. Y aunque ese intento de hacer lo mejor sea negativo, es lo que en ese momento se necesita para aprender a seguir evolucionando.

2. INTENTAR ESTABLECER SIMPATÍA/EMPATÍA CON ESA PERSONA. La simpatía es cuando entendés o intentás entender por qué alguien se siente de un determinado modo. La empatía es cuando desde tu posición podés saber cómo se sienten los otros. Ambos son grandes sentimientos para probarse en los vínculos con los demás. Escuchar e intentar entender a esa persona. Ver cómo lo está sintiendo, percibiendo, viviendo a ese argumento específico por el cual está intentando litigar. Escucha activa ante todo. A veces los problemas nos sobrepasan o la cantidad de tareas cotidianas nos estresan diariamente y es así que terminamos diciendo mal las cosas para arrepentirnos después.

3. ALEJAR LOS PREJUICIOS. Emocionalmente nos expresamos con una experiencia detrás, así como también de lo que nos han dicho que tenemos o tendríamos que pensar con respecto a nosotros mismos y a los demás utilizando etiquetas y diagnósticos de forma bulímica o impulsiva... como más les guste. Saber conceder una "tregua" a lo que difiere con nuestras convicciones.

4. RESPETAR EL HECHO DE QUE EXISTEN UNA INFINIDAD DE ELECCIONES VÁLIDAS. Cada uno tiene todo el derecho de pensar como quiera, así como no es bueno pensar en blanco y negro, tampoco es bueno pensar en que algo es "normal" o "anormal". Todo dependerá del contexto en el que haya vivido una persona y se la tiene que respetar. Justamente, las diferencias son lo que hacen que las relaciones sean más interesantes.

5. NO SOMOS MADUROS EN TODAS LAS ÁREAS. La mayoría de las personas en nuestra cultura, cuando hablan, hablan de todos los temas. Se responde a todos los argumentos como si se supiera de todo y estuviéramos bien informados en casi todos nuestros argumentos. Tendemos a ser "opinólogos seriales". No sabemos todo y por lo tanto sería honesto saber ser humildes y no opinar si aún no se tienen definidos los pensamientos claros por falta de conocimiento real. Hablar de lo que se sabe realmente, o escuchar sin buscar la confrontación, con la intención de curiosear en el otro para armar lo que aún tenemos que madurar. Estamos en continuo proceso de crecimiento por todo el tiempo que dura nuestra vida.

6. SABER GESTIONAR LAS PROPIAS FRUSTRACIONES. Las personas que nos rodean no son contenedores de malestar y se las usa camufladamente para enojarse por un tema polémico cuando en realidad lo que se está haciendo es convertirlo en una bolsa de "box" de los propios problemas personales. Saber detenerse y vivir ese momento de desentendimiento, entendiendo que no podemos estar en desacuerdo o acuerdo en todo.

7. GESTIONAR LA PACIENCIA. Ese momento específico de desacuerdo tarde o temprano pasará, no va a durar todo el día si no lo permitís. No dejarse llevar por la negatividad durante todo un encuentro, podemos probar simplemente frenar y respirar cuando escuchamos al otro!

8. BUSCAR RECURSOS INTERNOS. Probar cantar una canción en nuestra cabeza en ese momento. O repetirse una frase positiva, un automensaje: "quedate tranquilo", "escuchalo", "va a pasar", etc. Frenar eso negativo que no podemos evitar de nosotros, al menos hasta que aprendamos a saber qué hacer.

9. MANTENER LA MENTE ABIERTA. Buscar aprender a comunicarse mejor, estar abiertos a mejorar y querer cambiar de forma consciente. Saber dar el beneficio de la "duda" ante un pensamiento opuesto al nuestro, aprender de la diversidad para comprender también la otra cara de la moneda.

10. AGRADECER a esa persona por habernos hecho reflexionar las cosas de otra manera.

11. En el caso de no poder, ESTABLECER LÍMITES. Decir, informar al "otro", que en ese momento no queremos seguir esa conversación, es decir, simplemente ser sinceros.

12. Estar más ATENTOS A LAS PALABRAS que usamos, porque muchas veces pueden ser hirientes "sin querer queriendo" como habitualmente decimos. ¡Acuérdense que lo que decimos, pensamos!

13. Estar atentos al COMPORTAMIENTO NO VERBAL, porque inclusive comunicamos mucho más cuando no hablamos que cuando lo hacemos. El comportamiento no verbal implica el 97% de la comunicación. Esto implica por ejemplo: tono de la voz, gestos, movimientos del cuerpo, contacto visual, etc.

14. BUSCAR LOS PUNTOS EN COMÚN. Rescatar más la relación que el argumento específico en sí mismo, cuando no estoy de acuerdo. Si con esa persona específica, por ejemplo, comparto temas como autos o recetas de cocina, busco ir a los puntos que nos causan placer a ambos.

15. IR HACIA LA POLÉMICA DE UN TEMA, es decir, ALEJARSE DEL ENFRENTAMIENTO VIOLENTO. Una diferencia de pensamiento tiene que llevar a saber exponer nuestros pensamientos y dejar exponer al otro con respeto y educación por la diversidad. Intentar manipular a otra persona para que piense como nosotros no sería democrático.

16. HABLAR POR UNO MISMO. Es muy habitual encontrarnos en una conversación frases como: "todos piensan así", "nadie estaría lógicamente de acuerdo con eso", "Porque es así". Los totalitarismos sirven para ocultar responsabilidades propias, porque no todos somos iguales y, que yo sepa, todavía vivimos en democracia. Utilizar frases que tengan que ver con tomar responsabilidad propia por las convicciones que se tienen, comenzando a hablar con frases como: "Para mí...", "Mi forma de ver las cosas...", "Lo que yo pienso...".

17. Utilizar el HUMOR. Muchas personas tienen el creativo sentido del humor, pues... ¡a utilizarlo! Muchas veces ironizar o hacer un chiste en relación a un tema "caldeado" hace bajar la tensión y la percepción trágica y negativa que porta.

18. SER MÁS SOLIDARIOS. Está comprobado que ayudar a los otros desde donde podamos, con lo que sabemos o simplemente con pasar tiempo ayudando de alguna forma más práctica, nos acerca a comprender mejor las diversidades en general.

Respirá, escuchá y sentí el verdadero encuentro con un otro aunque vea el mundo diferente. Aprendamos a ser más humildes. Aprendamos a bajar un cambio con tanta ansiedad que genera la vida cotidiana. Organizate para vivir con hábitos tan importantes como lo son la gentileza y el respeto.

Comentarios