El País
Jueves 16 de Noviembre de 2017

Bebidas azucaradas: un hábito tóxico para la salud

Las bebidas azucaradas que muchos argentinos utilizan en forma cotidiana, resultan nocivas y adictivas, según especialistas que alertan que su elevado consumo puede promover un aumento de peso y derivar en obesidad, así como también favorecer la diabetes.

El perjudicial grupo que comandan las gaseosas de sabor "cola" incluye también a otras bebidas carbonatadas, jugos frutales artificiales y también los energizantes.

Desde la Organización Mundial de la Salud (OMS) se recomienda reducir la ingesta de este tipo de bebidas ya que "el incremento de su consumo está asociado con el aumento de peso y la obesidad en los niños" e incluso es "el factor principal".

Del mismo modo, el Ministerio de Salud de la Nación recomendó en su Guía Alimentaria "limitar el consumo de bebidas azucaradas", como uno de los diez mensajes principales para una alimentación más saludable.

Según los especialistas, una bebida azucarada es "aquella que está endulzada por agregado de sacarosa, glucosa o jarabe de maíz alto en fructosa". Además de resultar tóxica para el organismo, puede desarrollar un potencial adictivo.

"El principal problema que traen es que predisponen a la obesidad, que lleva a un mayor riesgo cardiovascular, y también predispone a la diabetes de tipo 2", explicó en diálogo con el Diario Popular Zulema Stolarza, ex presidenta de la Sociedad Argentina de Nutrición y actual jefa del Servicio de Nutrición y Diabetes en el Hospital César Milstein (ex Francés).

En ese sentido, confió que "la obesidad fue aumentando año a año", a tal punto que varios estudios ubican a la Argentina como el país con más hombres adultos obesos, alcanzando el 26,7%.

También advirtió que "el 10% de los argentinos padecen diabetes: es un número alto y es peor porque la mitad de ellos no sabe que tiene la enfermedad".

La médica nutricionista advirtió que cada vez son más los jóvenes que se ven afectados por este problema: "Vemos chicos y adolescentes que consumen muchas bebidas azucaradas y mucha grasa, que aumentan de peso y terminan con diabetes de tipo 2 o con mayor riesgo cardiovascular. Además de las caries, que en perspectiva resulta ser un problema menor".

Si bien señaló que "antes no aparecía", reconoció que "hoy se da" y al analizar los motivos indicó: "Los chicos consumen más este tipo de productos y también tienen comportamientos más sedentarios. Entonces, al hacer menos deporte aumentan más de peso".

Por otra parte, Stolarza detalló que estas bebidas "tienen un alto poder adictivo" a causa de la ingesta de azúcar y en algunos casos cafeína, por lo que insistió en la importancia de "educar a la gente" para que deje de consumir o lo haga de manera responsable.

En cuanto a lo nutricional, consideró que aportan "calorías vacías", es decir que "sólo engorda, no aporta vitaminas o nutrientes al organismo".