Secciones
Bitácora de viaje

Antonella Lusardi es de Paraná y trabaja en un crucero

Actualmente se encuentra recorriendo Nueva Zelanda, Australia y las Islas del Pacífico junto a su marido serbio que también forma parte de la tripulación del Ruby Princess Cruises.

Jueves 16 de Enero de 2020

Dina Puntin/De la Redacción de UNO

dinapuntin@uno.com.ar

Parece idílico pero como todo trabajo tiene cosas buenas y otras no tanto. Trabajar en un crucero y conocer lugares exóticos, de película y diversos es el sueño de muchos, pero pocos son los elegidos para vivirlo. Los cruceros se presentan como una oportunidad inolvidable, donde el confort, el lujo y la calidad son las claves de la elección de miles de pasajeros.

Antonella Lusardi es de Paraná y hoy por hoy se encuentra viviendo a bordo del crucero Ruby de la empresa Princess Cruises para más de 3.000 personas y donde es parte de los 1.200 tripulantes que conforman el personal que recorre por seis meses las costas y atracciones de Nueva Zelanda, Australia y las Islas del Pacífico.

Diario UNO la entrevistó a partir de un video de Youtube de febrero de 2018 realizado por Sir Chandler (reconocido mundialmente por su blog sirchandler.com.ar donde produce contenido de viajes por la Argentina y el mundo; como así también vuelos, datos de aviones, hoteles, ciudades, tips de viaje) y que tituló “Entrerriana trabajando en un crucero por el Caribe”.

tuya7.jpg
tuya8.jpg

“Trabajar en un crucero es en parte un sueño y en parte una gran odisea. Para personas como yo con acceso limitado de viajar al extranjero y siempre soñando e imaginando cómo serían ciertos lugares puedo decir que luego de casi cinco años me sigo impresionando. Sigo encontrando la capacidad de sorprenderme como un niño, en mi caso particular sobre todo con la naturaleza y por supuesto también con las diferentes arquitecturas y culturas encontradas. Es una experiencia de vida hermosa, con sus pro y contra como lo tiene todo. Una odisea porque acá trabajamos todos los días alrededor de 12 horas, no existen domingos ni feriados, tenés que aprender a comer con tu jefe, tomarte una cerveza con el médico que te acaba de revisar, entender que los ejercicios de seguridad son sumamente importantes e incluso importan más que tu tiempo libre, y por supuesto que cuando uno está abordo pueden llamarte para lo que sea en el momento que sea. No existe el ir a tu casa a desenchufarte, sino que volvés a tu habitación, o lo que nosotros llamamos «cabina» y el resto de los lugares son comunitarios. Incluso al volver a tu cabina jamás estás verdaderamente solo, salvo que tengas un cargo importante abordo, la mayoría de las personas tienen compañeros”, contó desde Nueva Zelanda por donde se encontraba al momento de la entrevista.

Princess Cruises, famosa por la serie ochentosa "Vacaciones en el mar", es una naviera estadounidense de categoría Premium Superior. Cuenta con 17 lujosos buques, itinerarios fascinantes y ofrece total libertad a bordo, de vestimenta, gastronomía, horarios, entre otros. Además, aunque el idioma oficial a bordo es el inglés, gran parte de la tripulación es hispanohablante. La compañía está constituida en Bermuda y su sede se encuentra en Santa Clarita, California.

tuya5.jpg
tuya6.jpg

¿Cómo se dio la posibilidad de trabajar en un crucero?

—Me encontraba viviendo en Córdoba cuando por error envié un currículo a una empresa colocadora de personal, que me entrenó pero no me dio el puesto de trabajo que yo esperaba. Mi hermano se encontraba trabajando para Princess Cruises y probé con ellos hasta quedar. No sabía de la existencia del puesto de trabajo que me ofrecieron hasta que surgió la posibilidad, el cual consiste en un centro de entretenimiento para niños con tres grupos de edades, desde los 3 a los 17 años. En este momento me encuentro a cargo del grupo de adolescentes. En cuanto a preparación se requería tener experiencia en docencia y un muy buen manejo de inglés. Por suerte me había recibido de Licenciada en Traducción de Inglés años atrás y tenía experiencia en docencia.

¿Era lo que soñabas o simplemente se presentó como una posibilidad de combinar lo laboral con viajes, por ejemplo?

—Creo que en el momento de mi vida en el cual se dio la posibilidad realmente no sé si era mi sueño o no. Estaba cansada de mi realidad socioeconómica y en su momento pensé esta es mi oportunidad de recorrer el mundo, o lo que se pueda de él y así fue.

tuya3.jpg
<p></p>Melbourne (Australia), Auckland y la aldea Hobbit (Nueva Zelanda) fueron parte de su itinerario.<p></p>

Melbourne (Australia), Auckland y la aldea Hobbit (Nueva Zelanda) fueron parte de su itinerario.

tuya4.jpg

¿Cuánto tiempo vivís arriba del crucero?

—La vida es muy activa, se trata de aprovechar el tiempo libre para caminar por un país diferente, o compartir momentos con amigos nuevos que se terminan transformando en familia. Además dentro de los beneficios, no tenemos que preocuparnos por cocinar o limpiar (esto también depende del cargo abordo) y hay muchos eventos organizados para nosotros como noches de película, fiestas, bingo, torneos, como para comprender todos los gustos y personalidades. Actualmente estoy en Nueva Zelanda, Australia y las Islas del Pacífico. Cada vez que comenzamos un contrato permanecemos alrededor de 6 meses abordo y tenemos al menos dos meses de vacaciones. En Princess tenemos asociación con Discovery Channel, California Science y Animal Planet, por ende tenemos actividades relacionadas a estas entidades, juegos, videojuegos, deportes.

¿Y cuándo no estás viajando, qué pasa? ¿Se siente como incertidumbre porque no tenés trabajo o hay una relación laboral que implica el descanso hasta un próximo viaje?

—Cuando no estoy en viajando me encuentro ocupada en casa, sí es complicado el hecho de no tener trabajo o un sueldo, ya que abordo se trabaja por contrato, es decir, mientras trabajás tenés un salario, si tenés cinco meses de vacaciones te quedás sin dinero rápido. Al menos mi puesto de trabajo tiene una muy baja remuneración, los meseros o los cocineros ganan más del doble, pero en nuestro caso se compensa con las horas libres que tenemos en los puertos para pasear.

¿Qué pasa con el mareo, te acostumbraste o nunca lo sufriste?

—Sinceramente nunca sufrí de mareos abordo, solo dolor de cabeza en tormentas muy grandes.

¿Qué sentías en la inmensidad del mar?

—La inmensidad del mar es inexplicable, pero desde mi experiencia se contempla más como pasajero que como trabajador: cuando estamos en días de mar trabajamos muchas horas y es difícil contemplar.

tuya2.jpg
<p></p>Melbourne (Australia), Auckland y la aldea Hobbit (Nueva Zelanda) fueron parte de su itinerario.<p></p>

Melbourne (Australia), Auckland y la aldea Hobbit (Nueva Zelanda) fueron parte de su itinerario.

Un lugar en que dijiste: "mirá, esto es fantástico" o "aquí me quedo".

existen ciertos lugares en el mundo que me han dejado impactada como Noruega, con su belleza natural, Alaska con la cantidad de animales que tienen, y personalmente lugares como Florencia, París o San Petersburgo que cuentan con los mejores museos de arte en el mundo (soy fanática de Da Vinci), son lugares que quedarán en mi memoria por siempre.

¿Qué te pasa cuando encontrás argentinos que viajan en tu crucero?

—Mi experiencia con argentinos abordo ha sido variada. Cuando hice el recorrido de Argentina, Chile e Islas Malvinas hubo gente muy buena y otros no tanto. Con pasajeros no tengo tanto contacto, pero la gente que viaja en su mayoría es buena onda, incluso tuve la oportunidad de ser entrevistada por Sir Chandler que estuvo abordo en uno de los cruceros del Caribe.

AntoxAnto

Antonella Lusardi tiene 31 años y en julio pasado contrajo enlace con Aleksandar, un joven de Serbia que conoció abordo hace tres años y que también trabaja en el crucero. Antes de embarcar dieron el sí en la iglesia del Carmen de Paraná, junto a familiares y amigos.

“Lo que extraño de Paraná gracias a Dios lo vivo cuando vuelvo que son los asados de los domingos, los mates en el parque, mis amigos, la familia, y algo muy particular (que también me sucedió en Córdoba así que tal vez es algo argentino), ir al gimnasio y a las dos semanas tener un grupo de amigos nuevo con el cual juntarte. Acá -por el barco- lamentablemente el gimnasio es sinónimo de despeje, por ende la gente no habla con nadie, ni para las clases”, destacó.

Desde ayer y hasta hoy se encuentra en Sidney, Australia, de acuerdo al itinerario del crucero organizado con anticipación a los desastres provocados por el fuego en ese país.

“Lo primero que hice cuando llegué a Australia -primeros días de diciembre- fue hacer un tour para conocer a los koalas y canguros. Que peligren sus vidas es terrible e impactante. Más al saber que hace 15 días yo estaba sacándome fotos con ellos. Actualmente Melbourne está cubierto en humo y creo, no es seguro, que si salimos del barco nos van a pedir hacerlo con barbijo, pero esto es un rumor”, explicó desde el mar.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario