Secciones
A Fondo

Una materia que no se aprueba

Sábado 22 de Noviembre de 2014

El estacionamiento en la ciudad de Paraná se complica por diversos motivos. Pero resalta el que se da en las diferentes escuelas; es que los autos estacionan en doble fila o en lugares prohibidos lo cual complica al tránsito en general.
Los padres quieren llegar prácticamente a la puerta de la escuela para buscar a sus hijos sin importar si complican a otros. Estacionan sus autos en lugares que no son autorizados, como salidas de garages o cordones pintados de amarillo. Esta situación no solo se da en los colegios del microcentro, sino también en los barrios de la capital entrerriana. Dejan el auto sin importar si la persona a la que le taparon la salida de un garage tiene que sacar su auto o si obstaculizan una rampa para discapacitados. Su apuro puede más y su comodidad es más importante que todo.
Las personas que viven cerca de una escuela saben bien de este problema y los inspectores de Tránsito en muchos de los casos brillan por su ausencia. Se sabe bien que hay muchos establecimientos educativos en la región y que no dan abasto con su labor y más en los barrios. Pero sería importante para todos que haya un cierto orden y medidas ejemplares, más allá de que la falta no sería tan grave; respetar a los demás, solo eso.
Se han mejorado los controles de motos, con el uso del casco y papeles en orden. Somos hijos del rigor y en las calles se denota un mejor tránsito con menos motos, pero el problema de las escuelas persiste y no hay prácticamente multas por parte de los organismos oficiales. Se debe trabajar para mejorar este tema que perjudica a terceros.
Soluciones hay muchas. En el caso de los barrios se puede dejar el auto a una cuadra; en San Agustín, por ejemplo, se pueden ver autos mal estacionados, pero en la cuadra siguiente hay lugar, y de sobra, para bajarse e ir caminando cómodamente a buscar a sus hijos de una manera correcta. En el centro de Paraná se dan embotellamientos en los sitios que convocan gran concurrencia de gente, como bancos, comercios, entidades públicas, entre otros, que se encuentran en un radio no muy extenso, lo cual produce una concentración de automóviles en horas pico. Uno de los mayores conflictos a la hora de conseguir un espacio para estacionar son las escuelas, lugar en el cual una gran cantidad de conductores caen en una misma infracción: estacionar en doble fila.
Cabe aclarar que lo expresado no es dicho sin argumentos, sino que surge tras observar el comportamiento de quienes van a buscar a los alumnos en horario de salida del turno mañana y tarde. Tenemos que dar el ejemplo como padres ante los ojos de los niños que salen de un establecimiento educativo. Debemos mostrar educación ante nuestros hijos y luego criticar el obrar de los demás.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario