Secciones
A Fondo

¿Qué beneficios traerá la Cumbre a Paraná?

La pregunta que resuena es: ¿está preparada Paraná para dar lugar a semejante acontecimiento? Los vecinos de las zonas afectadas al evento necesitarán un pase para poder ingresar o salir de su barrio.

Martes 11 de Noviembre de 2014

Luciana Actis / De la Redacción de UNO
lactis@uno.com.ar

 

 


Se viene la Cumbre de Presidentes del Mercosur, y las dudas de los paranaenses al respecto van amontonándose a medida que transcurren los días. La pregunta que resuena y engloba todos esos cuestionamientos es: ¿está preparada Paraná para dar lugar a semejante acontecimiento?
El evento tendrá lugar del 14 al 18 de diciembre, e insumirá –entre otras cosas– un operativo de seguridad de magnitudes pocas veces vista en la capital entrerriana. Y no es para menos, ya que la ciudad albergará a los primeros mandatarios Cristina Kirchner, Dilma Rousseff (Brasil), Michelle Bachelet (Chile), Rafael Correa (Ecuador), José Mujica (Uruguay), Evo Morales (Bolivia), Ollanta Humala (Perú), Juan Manuel Santos (Colombia), Nicolás Maduro (Venezuela), y Horacio Cartes (Paraguay). Todos ellos, acompañados por sus respectivas –y nutridas– comitivas.
Hasta ahora, se sabe que entre el 13 y el 19 de diciembre, habrá un despliegue 3.000 efectivos de Policía entrerriana; 250 de Fuerzas Armadas, 500 de Policía Federal, y similar cantidad de personal de Gendarmería y de Prefectura.
Y, como es de esperarse, la actividad cotidiana se verá alterada. Las deliberaciones tendrán lugar en La Vieja Usina –que tuvo que suspender todas las actividades culturales programadas desde fines de octubre hasta fin de año– y en la escuela Del Centenario, donde no habrá dictado de clases ni actividad administrativa.
El tránsito será limitado en ocho cuadras a la redonda de ambos lugares, y quienes viven en los alrededores, necesitarán un pase para poder ingresar o salir de su barrio. Los controles afectarán el paso de vehículos y peatones, por lo que la actividad comercial y laboral en general estará semiparalizada.
Otra cuestión es el alojamiento: en Paraná hay dos hoteles internacionales, pero la cantidad de suites presidenciales no alcanzan para los 10 mandatarios, por lo cual se están adaptando habitaciones a contrarreloj a fines de suplir tamaña demanda.
Desde hace algunas semanas, la capital entrerriana se está embelleciendo y se están tratando de solucionar algunos de sus tantos puntos débiles. Las principales acciones hasta el momento son la reparación de varios tramos de asfalto, controles de tránsito más severos, y limpieza de espacios públicos. Ese puede ser, quizás, el aspecto que más beneficiará a los paranaenses que día a día tenemos que esquivar cráteres con nuestros vehículos, o conseguir cruzar una arteria céntrica sin que nos atropelle alguna moto que viene haciendo zigzag, o que tenemos que soportar la basura nauseabunda que –valga el mea culpa colectivo– los mismos vecinos arrojan en la calle.
Ahora sí, la pregunta del millón. Y digo del millón, aunque debiera ser de los millones: ¿cuánto nos va a costar a los entrerrianos la Cumbre de Presidentes del Mercosur? ¿Valdrá la pena el gasto, traerá este evento formal beneficios concretos para la ciudad y la provincia?
Quizás sea apresurado hacer una conclusión sobre algo que todavía no ocurrió, pero sospecho que el acontecimiento dejará un tendal de deudas y otros trastornos. Después de diciembre, nos enteraremos.

 

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario