Secciones
A Fondo

Prix de Baron B: cuarta edición

Un viaje a través del tiempo: invitados exclusivos, solidaridad y todo el glamour del turf europeo del siglo XII se unieron en el evento del año.

Lunes 10 de Noviembre de 2014

Pasadas las 20 del jueves 6 de noviembre, en el emblemático Hipódromo de Palermo, la salida de una imponente luna llena fue presagio de lo que sería un evento mágico, divertido y súper chic. Es que, por cuarto año consecutivo, más de 600 invitados de la société argentina se reunieron para celebrar el Prix de Baron B, un clásico de fin de año inspirado en las carreras hípicas de Europa del siglo XVII, como el Prix de Diane en Chantilly -al norte de Francia- y el Royal Ascot en Berckshire -al sudoeste de Inglaterra-. Como siempre, el infaltable dress code fue respetado a raja tabla: para ellas fascinator y, para ellos, estricto black tie. A diferencia de los años anteriores, esta edición propuso un concurso donde un jurado con destacadas personalidades del fashion business tuvo la difícil tarea de elegir a los mejores tres fascinators de la gala. “Sin dudas, este es el evento del año, donde desplegamos todo el glamour y la herencia europea de nuestra marca. Además, por segunda oportunidad, vamos a destinar el dinero recaudado de las apuestas de las dos carreras que se hacen a lo largo de la noche para ayudar a ALPI, la Asociación Civil sin fines de lucro que se dedica a la rehabilitación de niños y adultos con deficiencia motora. La gente espera la llegada del Prix para contribuir con el fin solidario, se entusiasman ideando looks diferentes y, en cada edición, se animan a jugar un poco más”, explicó entusiasmado Fernando Gouiran, Director de Comunicaciones y Eventos de Moët Hennessy Argentina, mientras daba la bienvenida a los agasajados en la black carpet del predio hípico más importante de Buenos Aires.

Una velada única

Cuenta la historia que, aquel 7 de mayo de 1876 en el que fue fundado el Hipódromo de Palermo, no dieron abasto los tranvías y trenes que acercaron a miles de personas para presenciar la primera carrera de caballos del país. Desde ese día, el predio de 554.220 m2 se transformó en el espacio predilecto para festejar los eventos más exclusivos de la city porteña. Más de un siglo después, este escenario sigue siendo testigo de las mejores galas y, por este motivo, Baron B apostó por segunda vez para realizar su emblemático Prix allí. Como ya es costumbre, fue el arquitecto y ambientador Javier Iturrioz quien se encargó de emular el mejor estilo europeo de mediados del siglo XVII, donde las carreras se impusieron en la Francia de Luis XIV, popularmente llamado “Rey Sol”. “Una vez más, me inspiré en el glam french y british. Aunque en esta ocasión quise darle más protagonismo a los colores de Baron B que son el negro, el dorado y el colorado –detalló este decorador top-. En el exterior de la tribuna oficial, frente a la pista de carreras de arena, colocamos una pantalla gigante para pasar imágenes de la fiesta en vivo, cuatro gazebos chicos con livings para tomar algo y una gran carpa donde está la pista de baile. En vez de la típica bola de boliche, colocamos unos tubos de LED que replican el efecto burbujeante del champagne. Todos los muebles son victorianos, ingleses, hay canteros franceses y ánforas europeas. Lo cierto es que esta estación del año es ideal para una noche magnífica al aire libre rodeados de verde y muchas flores”. Además de la minuciosa deco de Iturrioz, en la entrada de la fiesta estuvo expuesto un imponente Mercedes-Benz 220 B Cabriolet bordeaux del año 1952, propiedad de un miembro del Club de Autos Clásicos Mercedes-Benz con el que todas las celebrities quisieron sacarse una foto. Además se destacaron dos paradas que fueron un must: un mini museo con cinco sombreros de la colección didáctica del Museo Nacional de la Historia del Traje que representan los tocados más populares de las primeras cinco décadas del siglo XX y un kiosco con 20 fascinators creados por la diseñadora especialista en sombreros y tocados Laura Noetinger para que se probaran todas las presentes y usaran las que no tenían. Una vez ingresados a la fiesta, todos los que dieron el presente fueron recibidos como en casa por el director general de Moët Hennessy Argentina, Ramiro Otaño, y su mujer Sol Beckermann de Otaño. Entre la selecta lista de invitados estaban Boy Olmi, Mariana Arias, Esmeralda Mitre, Romina Ricci, Paula Colombini, Araceli González y Fabián Mazzei; Mónica Antonópulos junto a Mike Amigorena; Juan Minujín, Romina Lanaro y Federico Moyano; las hermanas Sofía  y Marina Achaval, Julieta Kemble y su marido Justo Saavedra; el actor mexicano Diego Boneta y su novia Virginia; Teresa Frías, Jimena Buttigliengo, Sol Ainesa, Lily Azcurra,  Coni Dietrich y Cochito López, Diego Boneta y su novia Virginia, Evelyn Scheidl, Mora Furtado, Adriana Costantini,  Luli Fernández y Cristian Cúneo Libarona; Ivana Figueras, Oscar Martínez junto con Marina Borensztein, Lorena Ceriscioli y Melisa Garat, Laurencio Adot, Karina Mazzoco, Fabián Zitta, Puli De María, los bailarines María Kochetkova y Daniil Simkin, Inés Berton, Lily Sciorra, Roberto Devorik, Jorgelina Airaldi, Mora Peralta Ramos, Amelia Saban y Martín Mazzei, Luz Barrantez,  Solana Gassiebayle, Ailin Bisi, Zelmira Frers, Augusto Rodríguez Larreta acompañado por su hermana, y muchas otras personalidades más que impactaron con sofisticados looks.

Flashback a los glamorosos años 50

Los clásicos franceses sonaban de fondo mientras los mozos bandejeaban una exquisita recepción con bocaditos fríos y calientes diseñados exclusivamente por Eat Catering, para que lograran un maridaje perfecto con las tres etiquetas de Baron B: Extra Brut, Brut Nature y Brut Rosé. Además, un stand con variedades de pinchos asados causó furor. El majestuoso reloj del Hipódromo marcaba las 20:45 cuando los hosts de la velada, Iván de Pineda y Florencia Raggi brindaron una cálida bienvenida y explicaron en qué consistiría la noche, compuesta por dos carreras: Prix de Baron B, de 1200 metros, y Gran Prix Baron B, de 1400 metros. Todos los presentes pudieron apostar a un caballo comprando un cupón por el valor de $ 200 que ofrecían las voluntarias de ALPI. Actualmente, la institución está construyendo un centro de internación y rehabilitación pediátrico y, todo el dinero recaudado, será destinado para comprar tecnología para la comunicación alternativa, una bicicleta de electro-estimulación, la cual brinda beneficios musculares, respiratorios y cardiovasculares, equipo técnico y científico para la sala de internación y una habitación multisensorial. Minutos más tarde, el locutor oficial del Hipódromo, Andrés Del Padrone, presentó a los caballos, todos con nombres alusivos al famoso sparkling: Baron Bertrand de Ladoucette, Renaud Poirier, Baron B Extra Brut, Baron B Brut Nature, Baron B Brut Rosé y 1970. Minutos más tarde, nadie quiso perderse las emocionantes carreras con reminiscencias a las de Ascot. Aunque fueron reñidas hasta último instante, hubo un claro ganador: en el Prix fue Baron Bertrand (con el jockey Mario Nuñez) y en el Gran Prix Renaud Poirier (montado por Maximiliano Aserito). De cada urna con los cupones que acertaron se sortearon al azar tres afortunados que se llevaron a casa los premios: Jeremy Daveau, Joaquín Ibáñez y Julia Converti fueron los ganadores de cinco cajas de seis botellas de Baron B por la primera carrera; en cambio Nathalie Sielecki, Fraiseo de Elizalde y Dalia Szulik se llevaron diez cajas cada uno correspondientes por la segunda carrera, El Gran Prix de Baron B.

Y lo mejor estaba por llegar: entre todos los que dieron su voto de confianza por alguno de los ejemplares que compitieron, Mercedes-Benz Argentina sorteó un smart 0 km, el famoso primer city car de la historia y fue Gustavo Castagnino, director de Relaciones Institucionales de la marca de autos de lujo, quien lo entregó personalmente. Gran sorpresa se llevó Begoña Lynch, la “happy and lucky winner”, como la llamó Ivan de Pineda, cuando escuchó que tenía el cupón ganador. “Aposté al caballo verde de la primera carrera pero por el sólo hecho de participar por una causa noble como la de Alpi. La verdad es que no puedo creer haberme ganado algo, ¡y menos un smart! Siempre me pareció un auto alucinante”, comentó sin salir de su asombro.

Ahora sí, pasadas las 22 y luego de la emoción, nuestros guests se deleitaron con los platos principales, una ensalada tibia niçoise de atún rojo panado en sésamo o un jambonneau de conejo braseado en vino chablis y mostaza suave de Dijón y humita. El gran dilema llegó a la hora del postre: ¿tarta rústica de ciruelas confitadas y heladito de crema americana o lemon pop de amapolas, helados y frutas?

 

Momento Glam

Con plumas, avíos, flores, moños, grandes, chiquitos y medianos. En esta cuarta edición del Prix las mujeres deslumbraron con originales y sofisticados fascinators y Baron B decidió premiarlas. Para eso se convocó a un destacado jurado fashion: Javier Iturrioz (ambientador), Dolores Paillot (directora de la revista Hola Argentina), Ana Torrejón (directora de la revista Harper’s Bazaar Argentina) y Susana Saulquin (socióloga especializada en Moda), ellos fueron los responsables de elegir a los tres mejores tocados de la noche. El único hombre del staff explicó en qué conceptos basaron su decisión: “en la originalidad, la calidad del sombrero y cómo combina con el total look”. La ganadora del concurso fue la it girl Violeta César, quien eligió un tocado del joyero argentino Celedonio y se consagró con tres cajas de Baron B Brut Rosé y una joya especial de Isabel Englebert, un  Anillo "Garra" de plata con olive quartz de 27 kilates cushion cut . “Lo primero que elegí fue el fascinator y, a partir de ahí, completé el outfit con un vestido que traje de una boutique de Francia y zapatos Chwala”. También hubo dos menciones de honor , una para la modelo y cantante Juliana Rossa, con un elegante aplique de Undici, y otra para la conductora Evelyn Scheidl, quien lució una despampanante vincha con una copa de champagne creado por Gabriela Cappucci. “Uno viene a esta fiesta para divertirse, y si no te ponés algo así acá… ¿dónde lo vas a usar?”, declaró divertida. Ambas damas obtuvieron dos anillos de plata con cuero y pelo, que formar parte de la distinguida  colección High Jewerly  de Isabel Englebert.  Para concluir con el segmento fashion de la noche, la socióloga Susana Saulquin, reflexionó: “este accesorio nació en Europa, pero se puso de moda en los últimos 15 años, sobre todo con la aparición en los medios de Kate Middleton y Máxima Zorreguieta. Y, aunque las argentinas somos de seguir la moda europea, nos cuesta adoptar los fascinators y sombreros porque somos mujeres muy funcionales y no nos producimos mucho. Ojalá con este evento la gente empiece a verlos como un detalle divertido y elegante”.

Party all night long

A eso de las 23 la pista de baile explotaba. El DJ Chule Bernardo se encargó de que todos bailaran divertidos al ritmo de los temas más exitosos del nu-disco, el género por excelencia de los 70 y principio de los 80. Entre los grandes hits, se escucharon Clean Bandit, Klingande y Nora En Pure. El actor mexicano que triunfa en Hollywood Diego Boneta, quien no se despegó de su novia Virginia, Julieta Kemble, Esmeralda Mitre y el mismísimo maestro de ceremonia, Iván de Pineda, fueron algunas de las celebrities que cerraron la noche pasadas las 2. “Esta noche es muy especial, no solo por disfrutar con amigos, conocidos y colegas en un escenario maravilloso, sino también por colaborar con una fundación maravillosa. ¡Doble alegría!”, expresó el conductor Iván de Pineda. Según este hombre que recorrió miles de destinos deslumbrantes, el Prix de Baron B que, a partir del 2010 es una tradición de la société porteña, no tiene nada que envidiarle a los mejores de Europa. La velada terminó… pero con la promesa de una nueva edición en el 2015.

 

Looks

Boy Olmi (quien fue el primero en llegar y sorprendió con un look canchero, con pañuelo al cuello y un pin de holograma que compró en un subte de París), Mariana Arias (de un impecable vestido de Claudio Cosano y tocado de Noetinger), Esmeralda Mitre (enfundada en un Gabriel Lage), Romina Ricci (look de American Apparel y fascinator de Noetinger), Paula Colombini (de Min Agostin y aplique Suami by Vevú), Araceli González (enfundada en un Ménage à trois, accesorios Swarosky y fascinator de Laura Noetinger) y Fabián Mazzei; Mónica Antonópulos (canchera de Black Mamba y el touch en la cabeza de Florencia Tellado) junto a Mike Amigorena; Juan Minujín, Romina Lanaro (by El Camarín) y Federico Moyano (impecable con un traje Etiqueta Negra, camisa Dior y zapatos Hugo Boss); las hermanas Sofía (vestida por Dior, zapatos Miu Miu, cartera Chanel y sombrero de Laura Noetinger) y Marina Achaval (eligió un diseño de Oscar de la Renta, zapatos Salvatore Ferragamo, accesorios Fendi y un sombrero de Cecilia Sain), Julieta Kemble (con un look que trajo de un viaje a París, tocado de Noetinger con plumas de faisán y un make up tribal chic) y su marido Justo Saavedra; Teresa Frías (vestida by Evangelina Bomparola y con un aplique de New York), Jimena Buttigliengo (vestido de Liguria y fascinator de Las Juanas Night), Sol Ainesa (look de Las Oreiro y accesorio de Florencia Tellado), Lily Azcurra (by Bluemarine y tocado de Sol Pardo),  Coni Dietrich y Cochito López, Evelyn Scheidl (vestida por Cosano), Mora Furtado (con un modelo de Adrian Brown), Adriana Costantini (con un outfit de su propia marca) Luli Fernández y Cristian Cúneo Libarona; Ivana Figueras, Oscar Martínez junto con Marina Borensztein, Lorena Ceriscioli (con un vestido de los más elogiados de la noche) y Melisa Garat, Laurencio Adot, Karina Mazzoco, Fabián Zitta, Puli De María, los bailarines María Kochetkova (by Black Mamba) y Daniil Simkin (por Armani), Inés Berton, Lily Sciorra, Roberto Devorik, Jorgelina Airaldi, Mora Peralta Ramos, Amelia Saban y Martín Mazzei, Luz Barrantez,  Solana Gassiebayle, Ailin Bisi, Zelmira Frers, Augusto Rodríguez Larreta acompañado por su hermana, y muchas otras personalidades más que impactaron con sofisticados looks.

 

Menú detallado

COCKTAIL RECEPCIÓN

Bocaditos fríos:

- Cremona tandilera de cantimpalo ahumado y mascarpone

- Plátanos crocantes y pollo confitado

- Chupitos de langostinos y tortillas de maíz

- Pan de almendras verdes, palta ahumada, huevos y curry

- Gravalax de salmón en crocante de hojaldre dulce

- Chips de manzana niçoise

Bocaditos calientes:

- Tortillitas de papa y pulpo grillado

- Filos de cerde hilado y salsa de chiles dulces

- Mini croque monsieur de jamón ahumado

- Bohio de queso, kumel y chutney de Peras

- Crostini de queso de cabra y dátiles

- Spring rolls de pollo y salsa de maní tostado

Pinchos cocinados en parrillas de pie:

- Chicken tika de pollo marinado con curry y yogurt

- Anticucho de pulpo y chorizo

- Vegetarian delight

Salsitas y contorni:

- Babaganoush

- Hummus  

- Guacamole

- Queso crema

- Chips de verduras

- Chutney de chiles

- Tatziki

PLATOS CALIENTES

- Ensalada tibia niçoise de atún rojo panado en sésamo

- Jambonneau de conejo, braseado en vino chablis y mostaza suave de Dijón y humita

POSTRES

- Tarta rústica de ciruelas confitadas y heladito  de crema americana - Lemon pop de amapolas, helado y frutas rojas

CAFÉ CON MASITAS DULCES

 

Acerca de Baron B

Baron B es el resultado de la visión de su creador: el Barón Bertrand de Ladoucette. Este aristócrata francés nació en el seno de una familia del Valle del Loire, zona vitivinícola por excelencia. De niño se movía en las esferas de las familias más tradicionales de la zona, y su infancia transcurrió entre los majestuosos castillos de la región. Estuvo vinculado al mundo del vino desde siempre, ya que desde 1787 su familia producía el magnífico Pouilly Fumé, todavía hoy uno de los blancos de mayor renombre de su país.

Fue en 1959 cuando comenzó su proyecto visionario en Mendoza, convencido de que en esas tierras iba a poder elaborar espumantes de excelente calidad, con el “savoir faire” de los mejores champagnes franceses. Su espíritu pionero lo llevó a luchar por alcanzar “la mejor calidad de todas” en un desierto de condiciones adversas. Hombre apasionado y de firmes convicciones, su vida fluctuó entre la austeridad mendocina y la sofisticación francesa. Se rodeó de colaboradores que alentaron su emprendimiento y lo acompañaron en la aventura. Para todos ellos fue un ejemplo de sapiencia, tesón y humildad. La búsqueda de la perfección y la excelencia lo hicieron imaginar un producto basado en la calidad superior del "terroir" de origen, contenido en una botella novedosa y elegante, con una etiqueta diseñada con su sello personal. Sólo con uvas de calidad excepcional puede obtenerse una cuvée inimitable. En esta máxima, pacientemente transmitida de generación en generación a nuestros grandes enólogos, está la clave de Baron B. Cada botella de Baron B es única e irrepetible y contiene en su esencia el espíritu de su creador.

Para más información visite: www.baronblalegende.com

 

ACERCA DE ALPI:

ALPI es una Asociación Civil sin fines de lucro que se dedica desde 1943 a la rehabilitación de niños y adultos que sufren algún tipo de deficiencia motora debido a una enfermedad o accidente. En Argentina sólo existen 25 camas de internación pediátrica para rehabilitación motora, que solo alcanzan para atender 11 pacientes mensuales, y estas se encuentran en el sector privado.  Es por ello que ALPI está construyendo en la actualidad un Centro de Internación y Rehabilitación Pediátrico, un hospital para niños con discapacidad de todo el país, que duplicará la cantidad de camas disponibles, permitiendo intervenir ni bien se produce el daño, evitando las secuelas de tratamientos tardíos, ayudando a aumentar las posibilidades de muchos chicos.

En este momento la entidad cuenta con 125.000 pacientes al año, y la construcción del Hospital les permitiría triplicar la cantidad de personas atendidas.  El proyecto incluirá: una construcción de 13.000 m2, Diagnóstico por imágenes y laboratorio con la más alta tecnología, 6 Quirófanos, 14 Camas de Terapia Intensiva Pediátrica, 20 Camas de Internación de Piso Pediátrica, Centro de lesiones medulares agudas, Laboratorio de marcha, y Habitaciones Multisensoriales con espacios de simulación de AVD y videojuegos.

Gracias al dinero recaudado en las apuestas de la cuarta Edición del “Prix de Baron B”, ALPI podrá adquirir para el centro: Tecnología para la Comunicación Alternativa, una Bicicleta de Electro Estimulación la cual brinda beneficios musculares, respiratorios y cardiovasculares, Equipo Técnico y Científico para la Sala de Internación y una Habitación Multisensorial.
 
Para más información visitar el sitio web www.alpi.org.ar

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario