Secciones
A Fondo

Alimentos sanos que cuidan el bolsillo y ayudan a curar

Vendedores, productores y consumidores eligen productos que vienen de la agroecología. En la Feria de Salta y Nogoyá hay un puesto que representa la puerta de entrada a otro mundo.

Domingo 23 de Noviembre de 2014

Por Juan Manuel Kunzi
De la redacción de UNO
jkunzki@uno.com.ar



“Como en casa siempre trato de comer muy sano, los otros días me fijé en los alimentos que traen el Nutrition Facts (Información Nutricional) para ver de qué estaban hechos. ¿Qué creen gente? Lo leí y lo leí bien. ¡No están hechos de comida! No. Fíjense en sus casas.  

La comida tiene cuatro o seis sílabas. Papa, carne, pollo, hamburguesa, sandía, melón, hasta ahí. Cuando uno lee maltodextrina, ssss.....” narra Luis Pescetti en la introducción a la canción  Con esa Cara de Pescado que sirve muchísimo para pensar en los alimentos de todos los días.

El ingeniero agrónomo Nicolás Indeangelo entiende que este momento es el de las preguntas: “El consumidor está empezando a preguntarse de dónde viene lo que comemos. También se pregunta si es sano porque dice que viene del campo o si todo el campo es lo mismo.  Todo el pollo está criado de la misma manera. No sé si todos los consumidores encontraron las respuesta  pero un grupo sí y se organizan para grupos colectivos de compras de alimentos en las granjas. Hay gente re avanzada”, insistió.

Entre esa gente aparece Fernanda Álvarez que arma todos los sábados y domingos por la mañana su puesto en la feria de Salta y Nogoyá. Enseguida cuenta que cambió su forma de alimentarse desde que llegó su hijo Amadeo. “Lo primero que yo te digo es que todo lo que vendo son productos agroecológicos. Quiere decir que no tienen tóxicos y tampoco conservantes. 

Las semillas son criollas. También se engloba a quienes las trabajan.  Es gente que está en cooperativas y pequeños productores que se organizan de otro modo. La materia prima es orgánica y la mano de obra está incluida dentro de lo que es la lógica de la agroecología.  Por ejemplo, la azúcar mascabo es de una cooperativa de Misiones. Tienen el cultivo agroecológico de la caña de azúcar y mascabo es una prensa por donde pasa la caña, se hace un jugo que se cocina a punto azúcar y cuando se enfría se muele. Esa es la azúcar mascabo. Es la azúcar pura de la caña”, detalló con docencia y dulzura, la dueña del puesto que este año se trasladó desde Bajada Grande hasta la  Feria.

Ella resaltó que la gran diferencia se encuentra en que una multinacional también puede conseguir el certificado de “alimento orgánico” pero lo más probable es que explote a sus trabajadores.

En los últimos tiempos fue encontrando redes de productores en la región que le permiten tener buenos precios. “El kilo de harina lo tengo a 16 pesos y es una harina súper sabrosa. Yo sé que a cualquier persona con dinero, como está de moda comer sano, se la puedo cobrar a 25 pesos pero yo le  gano el porcentaje que es justo para la red   de consumo responsable”.


Entusiasmada

El puesto en la feria se llama La Semillera y Fernanda está contenta porque las ventas andan bastante bien.

Cuenta que tiene clientes fijos que antes no llegaban hasta Bajada Grande y ahora van comprar productos específicos.
Son muy pocos los consumidores ocasionales que se frenan para ver qué es lo que tiene para ofrecer.

En esta parte del año, cuando la temperatura sube y el cuerpo pide andar más liviano, es bueno empezar a buscar alternativas en la alimentación. Es que los brotes de alfalfa, además de sanos, quedan muy ricos en una ensalada o en una torre de brócoli. Si se le agrega un toque de aceite de lino con un diente de ajo  picado, queda un plato irresistible.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario