Pais
Sábado 13 de Febrero de 2016

Zika: la clave está en controlar el mosquito

Juan Claus, investigador de la Universidad Nacional del Litoral (UNL) explicó que , a nivel mundial, se trabaja en la elaboración de una vacuna pero que la prioridad debe ser evitar la reproducción del Aedes aegypti. Además habló de la relación con los casos de microcefalia

El zika es una de las enfermedades que transmite el mosquito Aedes aegypti que llegó este año al continente americano y comienza a expandirse. Tal es la situación que esta semana el Comité de Emergencia de la Organización Mundial de la Salud (OMS) declaró la emergencia sanitaria global por el brote de infectados con ese virus.
 

Juan Claus, investigador del Laboratorio de Virología de la Facultad de Bioquímica y Ciencias Biológicas (FBCB) de la Universidad Nacional del Litoral (UNL), destacó la necesidad de controlar al mosquito que transmite esa enfermedad y otras como el dengue y la fiebre amarilla.

 

El especialista indicó que ya hay investigadores ocupados en el diseño de una vacuna contra el zika, un objetivo tecnológico factible en no mucho tiempo. Sin embargo, mientras se esperan esas soluciones, resaltó la importancia de la lucha contra el vector de las tres enfermedades, lo cual significa una complicación desde el punto de vista epidemiológico, pero también una simplificación del problema a abordar. “Controlando al mismo mosquito, uno puede controlar la transmisión. En este momento, hay que enfocar la atención en ese aspecto”, sostuvo.
 
El especialista agregó que el zika se conoce hace unos 70 años y fue identificado por primera vez en África en monos Rhesus. “En la década del 50 se lo aisló en seres humanos. Es un virus que pasó prácticamente inadvertido hasta el 2007, cuando se detectó un brote en islas del Pacífico Sur. Finalmente, a principios de este año se detecta un brote muy importante, con un gran cantidad de casos en el Estado de Bahía, en Brasil, y luego en otros Estados, con cuadros leves y muy parecidos a los que produce el dengue. Fue cuando se analizaron muestras de sangre en las que se encontraron rastros de virus zika”, contó Claus.
 
 
Además, apuntó que en la misma zona donde se detectó inicialmente el brote se reportó una gran cantidad de casos de microcefalia en bebés en gestación y en recién nacidos. “Hubo alguna evidencia adicional que permitió relacionar el virus zika con esos casos: se lo identificó en líquido amniótico de dos madres cuyos fetos padecían de microcefalia y en abortos que se produjeron naturalmente. Sin embargo, no existe una confirmación clara sobre que el virus zika sea el responsable de los casos. Solo la evidencia de tipo epidemiológico permite establecer la conexión”, dijo pero aconsejó a las embarazadas evitar exponerse al vector.

Comentarios