La Provincia
Sábado 18 de Julio de 2015

Yoga y solidaridad se entrelazan para ayudar a quien lo necesita

Un grupo de personas que practica esta disciplina hizo una colecta para brindarles abrigo y amor a niños de Ángeles Custodios


Periódicamente, un grupo de personas se reúne en Paraná para practicar Ashtanga Yoga, una disciplina que involucra una serie de posturas que van sincronizadas con la respiración, creando una mente calma y un cuerpo liviano. A diferencia del yoga que se conoce convencionalmente, esta modalidad es fuerte y enérgica, pero a su vez requiere mucha relajación y entrega.

Paola Vottero es la instructora que se encarga de guiar a quienes se animan a esta propuesta, que genera múltiples beneficios a nivel físico y espiritual. Como se trata de una disciplina que apunta a mejorar la calidad de vida, pensó en dar un paso adelante e incorporar los valores solidarios a los encuentros, considerando la satisfacción que genera brindar una ayuda a quienes más lo necesitan.
En este sentido, conscientes de las carencias que existen en diferentes sectores de la sociedad, decidieron realizar una colecta de abrigos y juguetes para llevarles a los niños del hogar Ángeles Custodios.
En esta institución, ubicada en Hernandarias 2532, en Paraná, residen alrededor de 20 niños de entre 4 y 11 años. En su mayoría llegaron allí derivados por el Consejo provincial del Niño, el Adolescente y la Familia (Copnaf), con una biografía compleja.

Las hermanas a cargo de la residencia se ocupan de restituir sus derechos vulnerados y brindarles la alegría que perdieron ante las adversidades que les tocó vivir. En este contexto, la ayuda y el apoyo de quienes se suman para dar una mano se transforma en un gesto valorable.
“La idea es llevarles las cosas que les hagan falta y a la vez pasar un día con ellos. Algunas de las chicas hacen Yoga Circo y queremos brindar lo que está a nuestro alcance para que pasen una jornada grata, compartiendo afecto con los chicos del Hogar”, contó Vottero, a la vez que recordó que desde hace dos años comenzaron con este tipo de iniciativas, que se reeditan sobre todo cuando llega el invierno y el frío recrudecen las realidades más adversas y hace falta un abrigo, un plato de comida caliente o un abrazo que reconforte.
Sumarse a ayudar
“En verano andamos con una musculosa, pero en invierno se necesita una mayor protección ante el frío, y sabemos que hay personas que se encuentran en una situación precaria. En esta iniciativa participamos con mis alumnos de yoga, pero a la vez se suman amigos y conocidos, que acercaron su ayuda también. Años anteriores hemos llevado ropa y juguetes al hospital de niños San Roque”, comentó Vottero.
A su vez, explicó: “Con el yoga buscamos que desde la práctica misma que te lleva a desasociarte del ego, a dejar de lado el yo, podamos abrir el corazón y no pensar tanto en uno mismo, sino en gente que por ahí está en otras situaciones más vulnerables”.
“Nosotros hacemos Ashtanga Yoga, que tiene ocho pasos que nos dan los preceptos sobre cómo vivir la vida, con respecto a uno mismo y a los demás, y también está el Karma Yoga, que es el yoga del dar por medio de acciones desinteresadas. De esa manera se aplaca un poco el ego y uno sube el nivel de conciencia, nos da paciencia y también empatía, nos abre el corazón y nos convertimos en mejores personas, capaces de ver otros puntos de vista”, afirmó.
Por último, mencionó que también recibieron prendas de abrigo para personas mayores y van a donarlas a alguna institución. Todavía no definieron a cuál, pero se va a decidir en los próximos días.
Quien quiera colaborar donando alguna prenda o juguete que esté en buen estado, puede contactarse a través de Facebook: Ashtanga Yoga Paraná, o llamar al teléfono (0343) 154605322.




 

Comentarios