El Versátil
Miércoles 21 de Septiembre de 2016

Yerba oriental, alquileres y el bicho que siempre está

Infusión. La yerba mate uruguaya marca Canaria gana por goleada en la preferencia de los jugadores de Patronato a la hora de preparar la infusión. Hoy en día el delantero Fernando Telechea la encarga a un amigo que se la envía desde Gualeguaychú y una vez en el Grella los paquetes pasan de mano en mano hasta ocupar un lugar en el bolso de cada jugador.
Primero fue una moda impuesta por los futbolistas orientales entre sus amigos y allegados pero luego se instaló como la elegida por todos. Ojo que no se trata de un sponsoreo o publicidad: todos pagan por acceder al tradicional paquete amarillo.

Negocios privados. La Comisión Directiva de Patronato abrió una suerte de investigación con intenciones de separar los negocios del club de aquellas transacciones privadas que puedan haber emprendido algunos dirigentes bajo el paraguas de la entidad. Lo hacen muy en voz baja para evitar daños "al buen nombre y honor" de algunos hombres del Santo, pero algunos datos se van filtrando. Por ejemplo: desde 2017 es casi un hecho que los directivos con propiedades disponibles para alquilar deberán abstenerse alojar a profesionales contratados para integrar la primera división. Cuentan que la medida se ampara en algunos sucesos poco felices en los que el club pagó arriendos muy por encima de los valores del mercado; nada más para cumplir con los deseos de hombres fuertes ligados a la institución de barrio Tiro Federal.
Consejero. Hace meses que José Gómez dejó de tener el control formal de Patronato; pero igual lo siguen consultado por asuntos deportivos y empresarios. Es que el referente, más conocido como "Bicho", es hasta ahora el expresidente más ganador del club y además el enlace con el poder político del momento.
Dos virtudes concentradas en un solo hombre que, al menos a Patronato, le dieron muy buen resultado deportivo. A nadie escapa que en los últimos tres años el Negro se encaramó hasta el centro de la vidriera futbolera nacional con la administración de Gómez en la entidad y Sergio Urribarri en la Provincia. Ahora que Urri ni figura en los primeros planos y el club da pelea para no caer a la B Nacional una vez más, los buenos oficios de Gómez como una suerte de gestor en las sombras pueden revalorizarse si es que el Bicho logra que el gobernador Gustavo Bordet le de a la entidad el apoyo económico necesario para consolidar a la institución en primera división.

Delicado desembarco. En la comuna de Paraná un reducido grupo de funcionarios mira con atención los números de la Liga Paranaense de Fútbol y elaboran un plan de acción tan osado como reservado: promocionar un cambio institucional que vaya desde los clubes a la entidad madre. El desinterés del público por la competencia y las eternas peleas de los dirigentes le dan plafón para pensar en un cambio dirigencial de fondo.

Comentarios