A Fondo
Lunes 22 de Junio de 2015

Y Fútbol para Todos en medio de todos

Gérardo Iglesias / De la Redacción de UNO
giglesias@uno.com.ar


Ya están todos los candidatos para las PASO. Ya definieron sus fórmulas todos los partidos políticos, desde el oficialismo hasta la oposición, en todas sus variantes, desde la derecha hacia la izquierda. Unos buscarán cambiar mientras que otros irán por reafirmar lo hecho hasta ahora. Y el Fútbol para Todos en medio de todos. Criticado, con un presupuesto que se dice exorbitante, en el que han puesto el ojo los opositores, el envió que ideó el Gobierno actual para darle un fuerte golpe a los monopolios, va camino a cumplir un lustro.

Con muchas cosas por mejorar, con falencias que se fueron resolviendo con el paso de las emisiones, FPT llegó para quedarse, porque ya los hinchas, sobre todo del interior, pasaron a disfrutar transmisiones que ya tomaron como propias. Lejos quedaron los partidos codificados, en los que se veía la tribuna y un lastimoso relator haciendo malabares para romper la monotonía de las imágenes. Y más lejos aún quedaron los goles que recién se veían pasada la medianoche, por aquello de los “derechos exclusivos” que tuvo por años Fútbol de Primera. FPT llegó para romper eso, permitiendo que una de las mayores y más reconocidas expresiones culturales del país sea disfrutada por todos en el amplio territorio nacional.

Muchas son las críticas que se les puede realizar a las transmisiones. Pero estas deben seguir, suba quien suba y gane quien gane. Si es un gasto innecesario, como esgrimen aquellos que se oponen, que busquen los ingresos que permitan su gratuidad. Y en este sentido, el Estado, representado por un Gobierno, debe hacer lo mismo. El fútbol vende por sí solo. La fórmula que resulte electa en octubre, y asuma en diciembre, tendrá también la tarea de asegurar las transmisiones, dando lugar al ingreso de pautas publicitarias del sector privado que permitan solventar las transmisiones.

Otra de las aristas para controlar es el dinero que la televisación descarga sobre los clubes. Desde la primera hasta las categorías menores. Las noticias que llegan desde FIFA y desde AFA no son garantías para que estos dos organismos sean los administradores del dinero que llegaría desde la TV. Los clubes deben estar presentes y entre ellos fijar las pautas de distribución, para que reciban desde los más chicos hasta los más grandes. 

Con el FPT en marcha y ya afianzado en la aprobación de la gente, sólo resta controlar  sus gastos, democratizar los ingresos y tener más en cuenta a los clubes del interior. Bien administrado, con regulación estatal y controlado por los clubes, las televisaciones significan una fuente de ingresos extra –y muy fuerte- para todas las instituciones. 

Ojalá que, suba quien suba, el fútbol siga siendo parte de todos, como los es en su esencia, representando lo mejor de nuestro país en torno a una pelota. Y que los “pícaros” que antes gozaban de los goles en beneficio propio, silencien un tanto las críticas que hace cinco años no lanzaban desde sus señales.

 

Comentarios