A Fondo
Jueves 28 de Abril de 2016

¿Y ahora quién tiene la culpa?

Lautaro López Díaz / De la Redacción de UNO
llopez@uno.com.ar


La Liga Paranaense de Fútbol (LPF) continúa en caída libre. El paso del tiempo no mejora las cosas, sino que las empeora. Al bajo nivel futbolístico se le suma la falta de organización de los campeonatos,  que sufren interrupciones que ha veces son inexplicables. Si bien en estos últimos días la lluvia obligó a que la primera fecha del campeonato se disputara en forma desdoblada; ahora la segunda no se jugará por la falta de personal policial para custodiar los estadios. ¿Esto no se habló con anticipación? Sí, se habló. Yo estuve en la reunión cuando el jefe de la Departamental de Paraná, Marcos Antoniow, estuvo en la sede de la Liga y se comprometió a garantizar la seguridad cuando Paraná y Belgrano jueguen de local en su respectivas categorías. Para sorpresa de todos los que seguimos el fútbol doméstico, en la noche del martes, la Policía informó que  viernes y sábado no podía garantizar la seguridad en las canchas de fútbol local debido a los espectáculos deportivos de primer nivel que se celebran en la capital entrerriana.  

¿Alguien pensó en los jugadores de la LPF? Parece que nadie. Se nota la falta de trabajo en conjunto entre las autoridades de la Liga y la Policía. Hay que pensar en los clubes y los jugadores que dejan todo de lado, sin ganar un centavo, por disfrutar del deporte más lindo del mundo. Hay que pensar en esas instituciones que juntan hasta la última moneda para pagar el borderaux y la seguridad en cada encuentro de local. ¿Y ahora de quién es la culpa? La Mesa Directiva se tendrá que volver a reunir con Antoniow, para diagramar  alguna alternativa a futuro. No puede ser que se juegue fin de semana por medio. Hay que tener en cuenta que Patronato y Paraná jugarán de local hasta mitad de año el mismo fin de semana. ¿Entonces que hacemos? ¿Jugamos los miércoles? ¿Suspendemos el fútbol local? 

El primer paso sería jugar entre semana, sería un gasto menos para los clubes y la concurrencia de público a las canchas sería mayor, ya que los sábados los clubes de barrios padecen la ausencia de hinchas producto de los torneos libres que hay en Paraná, algo que fue expresado por el vicepresidente de Sportivo Urquiza, Carlos Galván, en unas de las tantas reuniones de delegados. Espero que se dé una solución rápida, por los clubes y jugadores que dejan todo de lado para encarar el campeonato. Se tiene que pensar en ellos, que juegan por amor a una camiseta y no por dinero. Y como lo expresé más de una vez, las instituciones sirven de contención en los barrios de bajo recurso y para sacar a los chicos de las adicciones que hoy son de público conocimiento.
 

Comentarios