Espectaculos
Domingo 05 de Junio de 2016

Vuelven los miércoles de cine en el Círculo Odontológico de Paraná

El miércoles arranca la quinta temporada del exitoso ciclo Miércoles de Cine en el Círculo Odontológico. En esta oportunidad, harán un “tour cinematográfico”, con la proyección de filmes de diversos puntos del planeta

El miércoles, a las 20.45, arrancará la quinta temporada del Ciclo Miércoles de Cine en el Círculo Odontológico de Paraná. En esta primera función, proyectarán Historias de caballos y hombres, del islandés Benedikt Erligsson. Como siempre, la cita será en el auditorio ubicado en Corrientes 218, de Paraná, con entrada libre y gratuita.

A poco de nacer, en 1895, en París, el cine se convirtió  en una curiosidad popular. Empresarios  de distintos países enviaron  por diversos lugares a operadores provistos con equipos de filmación que tomaban vistas, ya sea de la muralla China, del Far West, de Lhasa -la ciudad prohibida del Tibet-, de África, la India, las pirámides de Egipto o bien registraban acontecimientos sociales como lo señaló el estudioso español Manuel Villegas López. 

Llamaron al cine “el gran viajero” por su espíritu itinerante y por convertirse en el ojo de cada hombre que podía conocer el mundo. Esta capacidad de conmover y emocionar a cada espectador hizo que alguien también lo definiera como “fábrica de sueños”.

Es por esto que al primer ciclo de la quinta temporada de los Miércoles de Cine en el Círculo Odontológico lo bautizaron“Tour cinematográfico” en recuerdo y reconocimiento a esas primeras impresiones vividas por los espectadores del naciente  séptimo arte y sus pioneros.

Prácticamente todos los países, todos los pueblos tienen su cine, instrumento y vehículo por el que expresan su cultura, su vida y circunstancias y distintas formas de ver y entender su particular universo. El tour cinematográfico programado comprenderá varios países y comenzará en Islandia.

Se conoce muy poco de la pantalla islandesa, es más los libros sobre cine mundial prácticamente la ignoran. No obstante en octubre de 1990 se estrenó La sombra del cuervo de H. Gunnlaugsson que se considera el primer film realizado en ese país y por islandeses. El año pasado apareció Historias de caballos y hombres de B. Erlingsson, está realizada en varios episodios que muestran el bellísimo y bastante inhóspito paisaje islandés, curiosos personajes que se mueven según las costumbres y comportamientos típicos y sobretodo insólitas maneras  de convivir con los equinos. Todo envuelto en un humor negro y absurdo.

Dejando Islandia, el ciclo se dirigirá a Holanda para ver Aprendiendo a volar ópera prima de B. Koole tierna y emotiva historia de un niño con problemas en su hogar y su amistad con un cuervo. 

De Holanda, pasarán a Medio Oriente para que la realizadora francesa Lorraine Levy cuente una historia por demás extraña entre una familia judía y una palestina: El otro hijo es su nombre.

De allí se trasladará a Rusia para apreciar una de las obras más conmovedoras del notable realizador Nikita Mijalkov, de rica filmografía, Cerca del paraíso (Urga) realizada en la ilimitada vastedad de la estepa siberiana que en la forma en que es retratada se convierte en protagonista de esta obra de perturbadora belleza sobre la vida y cultura de los seres que allí viven.

Desde el país soviético se embarcarán rumbo a Francia para probar un plato típico de ese país, la comedia elegante, sofisticada y con enredos varios. Dios mío qué hemos hecho, de Philippe de Chauveron, que narra las vicisitudes de un matrimonio burgués con cuatro hijas que se casan, respectivamente, con un judío, un musulmán, un japonés y un negro.

El viaje que se iniciará el miércoles 8 de junio no terminará aquí, sino que están previstos otros itinerarios. Lo importante es que el cine es también un hecho social, y en el Círculo Odontológico se ha revivido un viejo ritual: el que hace que numerosas personas atraídas por una propuesta tentadora se encuentren y se emocionen, lloren y rían al mismo tiempo. En síntesis, una comunicación estética que explica por sí sola el inicio de la quinta temporada consecutiva.

***
La primera función


La primera función de Miércoles de Cine en el Círculo Odontológico tendrá como protagonista a Islandia y al filme Historias de caballos y hombres, de Benedikt Erligsson.

Este filme prueba que se puede hacer cine fascinante con unos pocos elementos: caballos, hombres (y mujeres)  y un paisaje, el islandés, de belleza tan cierta como improbable. En realidad, también se necesitan encuadres deslumbrantes, música que se haga merecedora de estar allí, personajes bien delineados con pocos trazos, y varias líneas narrativas que tengan sentido: historias de amor, de locura y de muerte.

En el film también se lucen una comunidad, un valle, caballos y yeguas refulgentes, amor por el alcohol, enamoramiento, deseo, celos, sangre y frío, y el orgullo de pasear a caballo como reyes de un espacio en el que la naturaleza empequeñece los actos humanos hasta volverlos absurdos.

En Historias de caballos y hombres campea el humor -el negro, el absurdo y el de otras clases-, combinado con los usos y costumbres de una comunidad con un aire salvaje, violento y primitivo que convierte a esta película en una experiencia embriagadora, que despierta los sentidos. Y no sólo eso: divierte y asombra. Por la perfección rítmica del primer tramo (hombre orgulloso de su yegua, de su andar, de su dominio), por la épica etílica del viaje en el agua de la segunda secuencia, por las absurdas intrusiones de los accidentes, los peligros y la muerte. 

Por cada conjunto de animales y humanos llenos de determinación filmados con determinación. Y por el memorable momento inmortalizado del afiche, al que se llega con una construcción narrativa de notoria claridad y exacto timing. Historias de caballos y hombres demuestra que se puede ser distinto sin poses falsas. Que se puede ser claro y turbulento, embriagador y divertido. Y mantener la claridad de la mirada. Por eso, desde el principio, se nos muestra la imagen clave: el cuerpo de un animal observado de cerca como un mapa, para enseguida entrar a este territorio que merece explorarse.

***
Lo que resta de junio


La programación para lo que resta del mes ya está definida. El miércoles 15  será el turno de Aprendiendo a volar (Kauwboy), dirigida por el holandés Boudewijn Koole.

Jojo es un niño solitario de 10 años que trata de escapar de la incomunicación familiar en la que se encuentra. Su padre está constantemente malhumorado y ausente por temas de trabajo, y su madre -una cantante country- de gira con su banda. Un día, Jojo encuentra una cría de cuervo en la cual volcará todo su cuidado y cariño, convirtiéndose en un amigo inseparable. Con la ayuda del pájaro, el niño irá consiguiendo lo que siempre quiso tener: una familia y un hogar al que aferrarse.

La sustitución afectiva, diría un psicoanalista, es del orden del fetiche. La presencia del ave retiene la confrontación con la ausencia, acaso un reemplazo investido de afecto que conjura por un tiempo el dolor. Naturalmente, Jojo tiene a su padre, un guardia de seguridad, quien ama a su hijo pero no siempre cuenta con las herramientas simbólicas para acompañarlo. El meticuloso registro de Koole, que intenta respetar el punto de vista del niño tanto en la percepción como en la sensibilidad, a veces se contrapone a ciertas decisiones de guión que parecen pertenecer a otra película, pues la crueldad poco tiene que ver con el espíritu general del filme. La ternura es aquí la regla y la excepción no parece tener justificación.

La programación continuará el miércoles 22 con la proyección de El otro hijo, filme palestino dirigido por la realizadora francesa Lorraine Lévy.

Cuando se prepara para entrar en el ejército israelí, Joseph descubre que no es hijo biológico de sus padres. Al nacer, en medio de la guerra, fue intercambiado accidentalmente por Yacine, el bebé de una familia palestina que vive en los territorios ocupados de Cisjordania. 

El mundo se derrumba alrededor de estas dos familias. El rechazo, la duda, la pérdida de identidad, los prejuicios de raza y religión se erigen como espinosa barrera en sus vidas, y todos deberán intentar superarla a través de la comprensión, la amistad y la reconciliación en una atmósfera dominada por el miedo y el odio.

La directora francesa de origen judío ha elegido el drama familiar para abordar el conflicto palestino-israelí y en cierto sentido también elige el camino de los chicos. Al llevar a cada uno a integrarse en el mundo del otro, al mostrar su cotidianeidad, al exponer su intimidad, sus sueños, sus esperanzas, el film está señalando que esa aproximación, ese conocimiento a nivel personal, es el camino más directo hacia la comprensión. 

Por último, el miércoles 29 será el turno de Cerca del paraíso, filme que llega desde Rusia, bajo la dirección de Nikita Mikhalkov. La amistad entre un pastor mongol y un camionero ruso, perdido en la estepa asiática a causa de una avería, sirve de pretexto para mostrar el abismo cultural y económico entre el campo y la ciudad.

El film despliega su búsqueda de la pureza a partir del encuentro del camionero protagonista con una familia campesina en las estepas de Mongolia, un entorno que ejerce sobre sus habitantes un embrujo similar al que producen en otros seres humanos la montaña o el mar.

Es, parcialmente, un docudrama que detalla el día a día de una familia mongola; parte una fábula sobre temáticas materiales y espirituales de una robusta pero parcialmente olvidada cultura. Aquí nada es lo que parece y mientras Mikhalkov nos guía hacia un fascinante pero poco familiar paisaje, despliega imágenes de ensueño, música intempestuosa y bizarras incongruencias para socavar nuestros preconceptos sobre lo que es primitivo.

Comentarios