La Provincia
Lunes 07 de Marzo de 2016

Vuelven a impulsar la entrega del botón antipánico a mujeres víctimas de violencia

Así lo informó el diputado justicialista Diego Lara. 

El diputado justicialista Diego Lara informó ayer que esta semana impulsará nuevamente un proyecto que ingresó en la Cámara baja hace tres años. “En abril de 2013 presenté en la Cámara de Diputados un proyecto de ley por el que se establecía la obligatoriedad de entregar el denominado botón antipánico a aquellas mujeres que habían denunciado ser víctimas de violencia de género, persiguiendo de este modo prevenir y reducir el riesgo de violencia, dotándolas de un dispositivo que les permitiera advertir a las autoridades sobre una nueva situación de peligro”, recordó el legislador. Esta medida se ha llevado a cabo en otras ciudades del país con resultados altamente satisfactorios.

Dijo luego: “Al igual que en aquella oportunidad, el proyecto cuenta con el invalorable el apoyo de muchas legisladoras de la Cámara de Diputados. Si bien este aporte no constituye en sí mismo una solución de fondo para resolver un problema de profunda raíz cultural y sociológica, sigo pensando y sosteniendo que es una herramienta muy  importante y de probada eficacia para prevenir desenlaces lamentables, producto de los cada vez más frecuentes casos de violencia que sufren las mujeres en nuestra sociedad”, explicó.

Lara realizó esa aclaración porque entiende: “Los  legisladores debemos tener un compromiso profundo y responsable con el tema a fin de establecer una legislación actualizada, eficaz e informada en la realidad en la que vivimos, siendo oportuno señalar que desde aquel momento en que presenté mi proyecto y hasta hoy, si bien se han ejecutado políticas tendientes a reducir la violencia de género, la realidad muestra un constante crecimiento de esta problemática”.

El legislador oficialista se refirió al reciente informe anual elaborado por la Defensoría General de la Nación, del que surge que del universo de casos analizados, en tres de cada 10 los denunciados incumplieron las medidas de protección, y en uno de cada cuatro casos se produjeron nuevas agresiones. 

Allí se consideró que en casi la mitad de los casos donde se asistió a las víctimas antes de un desenlace fatal, las personas asistidas se encontraban en una situación de riesgo “alto” o “altísimo”; y que en el 41% de los casos, estaban en una situación de riesgo medio. 

“El dato resulta más que relevante si se toma en cuenta que muchos de estos casos no salen a la luz antes de un desenlace trágico. La compleja situación de la mujer para denunciar un caso de violencia se refleja en el hecho de que la mayoría de las veces las víctimas mantienen o mantuvieron una relación de pareja con su agresor o poseen una dependencia económica con este, colocándolas en una situación de extrema vulnerabilidad, siendo la forma más común de violencia la que ocurre en el hogar o en la familia”, señaló al respecto.

A su entender, queda en evidencia la necesidad “de facilitarle a estas mujeres las instancias y los remedios preventivos, dado que la condición intrafamiliar del delito complejiza el acceso a la asistencia inmediata”, indicó finalmente.

Comentarios