La Provincia
Sábado 04 de Junio de 2016

Volvió a tronar el grito sagrado: Ni una Menos

HISTÓRICA JORNADA EN PARANÁ. Como hace un año, se reeditó la movilización contra la violencia machista y para que cesen los femicidios. Un grupo marchó a Casa Gris y el acto principal fue frente al mural de Memoria Colectiva.


Marcelo Comas/De la Redacción de UNO
mcomas@uno.com.ar


La madre de Gisela López  y su dolor a cuestas constituyó uno de los símbolos de la convocatoria que juntó a miles de personas en Paraná y que se multiplicó bajo el mismo reclamo en todo el país. Todos y cada uno de los que se movilizaron en diferentes puntos de la zona céntrica se unieron en un solo grito contra la violencia machista, para que cesen los asesinatos contra mujeres y con la ya conocida consigna Ni una Menos. En las calles también se escuchó el lema Viva Nos Queremos y otras formas de violencia que para algunas organizaciones resultan de las políticas aplicadas por el actual gobierno nacional. El reclamo expuso las divisiones y la falta de cohesión de una manifestación que debería propiciar la unidad, tal como sucede en varias provincias del país.  A diferencia del año pasado se realizó una marcha donde confluyeron dos grupos: por un lado el Colectivo de Mujeres de Paraná , que reúne a varias agrupaciones kirchneristas y por el otro, la Multisectorial de Mujeres Entrerrianas, un espacio que contiene a ATE y Agmer Paraná, entre otros. Al margen de las banderías políticas estaba Gabriela Rosana Monzón, la mamá de Gisela López, que llegó a la capital provincial acompañada de un grupo de santaelenenses. Su figura concentró la atención, pero también se hicieron escuchar algunos familiares de la chica cuya muerte aún sigue impune. Un primo suyo se acercó a este cronista y denunció un posible móvil del crimen. “La mataron hijos de policías, lo sabe toda Santa Elena, pero lo están tapando”, afirmó frente a la catedral metropolitana.
Junto a familiares de Diana Rojas, la nogoyaense asesinada en Nogoyá, y la Multisectorial marcharon primero hasta el mural Memoria Colectiva y luego se dirigieron hasta Casa de Gobierno, donde se leyó un documento alusivo a la fecha.    
Por los derechos de las humanas
Frente al mural que se levanta en memoria a las víctimas de femicidios en Entre Ríos, en calle Belgrano casi Urquiza, se realizó nuevamente el acto más emblemático y que condensó las demandas más importantes de esta problemática social. “Estos nombres nos ubican como segunda provincia a nivel nacional  en cantidad de víctimas, teniendo en cuenta la diferencia en cuanto a habitantes con provincia de Buenos Aires, Córdoba y Santa Fe”, denunció en uno de sus párrafos el documento firmado por organizaciones sociales, políticas y gremiales que asistieron a la jornada de concientización.
En un escenario que daba hacia la plaza Juan Bautista Alberdi hablaron la mamá del corazón de Josefina López, la mamá de Priscila Hartman y la hermana de Josefina Turano. “Que este reclamo no quede en un hastag. Por eso pedimos que no haya ni una Gisela más, ni una Pri más ni ninguna otra víctima de femicidio”, clamó Carina Hartman. Desde la organización se puso a disposición el micrófono para que hable la madre de Gisela López, pero a esa altura la mujer ya estaba marchando a Casa de Gobierno con la Multisectorial de Mujeres Entrerrianas. 
Muchas fueron las voces que reconocieron a este medio que la mujer fue motivo de puja para que participara de alguno de los actos. Si bien estaba previsto que fuera una de las oradoras y que acompañara la intervención en el mural donde se pintaría el nombre de su hija, esto finalmente no sucedió. 
Declaración de emergencia
Uno de los puntos de mayor relevancia del documento se ocupó de las cuestiones todavía incumplidas por el Estado para resguardar los derechos humanos de las mujeres. En ese marco se hizo foco en el Plan Nacional de Acción para la Prevención, Asistencia y Erradicación de la Violencia contra las Mujeres en relación con la obligación que establece la Ley Nº 26.485 de Protección Integral contra todas las formas de violencia contra las mujeres. Según se advirtió “no se cumple con el principio de integralidad” dado que “no hace ninguna referencia a los recursos financieros establecidos en el presupuesto nacional que permita la concreción de las acciones que se propone. Persisten la ausencia de diagnósticos y  de planificación de estrategias y acciones”.
Del mismo modo se insistió en la necesidad de la declaración pública de la emergencia en violencia hacia las mujeres, se exigió celeridad en la Justicia y “reclusión perpetua para opresores y asesinos. Hoy venimos a rechazar el juicio abreviado y la probation que beneficia a los victimarios”.
Al mismo tiempo que se daba lectura al texto, un minúsculo grupo  de organizaciones de izquierda hacían sonar sus instrumentos de percusión y proferían consignas a favor del aborto legal, seguro y gratuito. Minutos después, esta columna marchó en dirección hacia calle 25 de Mayo realizando intervenciones en su paso por la Secretaría de Salud provincial y en algunos puntos de la Plaza 1°de Mayo, e incluso en la explanada de la Catedral.
Paraná asistió a una jornada histórica con la reedición del Ni una Menos, signada por el pedido de defensa de la vida de la mujeres y por un grito  que sonó al unísono para que cesen los asesinatos que tienen como víctimas a las mujeres.   

Comentarios