La Provincia
Jueves 02 de Abril de 2015

Vigías para controlar la Peatonal

En San Martín, entre Gualeguaychú y Colón, ya no hay vendedores ambulantes ni de praliné, y se fueron los artistas callejeros. Diecisiete nuevos inspectores consolidan la presencia municipal

Desde la semana pasada, en la Peatonal de Paraná ya no hay vendedores ambulantes, sobre todo entre España y Alem, lugar donde más se concentraban. Tampoco y desde los últimos días, están aquellos que hacían praliné y hasta incluso se fueron los cantantes y músicos callejeros. La noche del martes, los inspectores municipales tampoco permitieron, junto con la Policía, la presencia de un pintor de cuadros con aerosol. Vigías Comunales es el nombre del grupo de empleados que fue creado con la misión de controlar esta zona del centro de la capital provincial. Ayer a la mañana, algunos inspectores de la Dirección de Habilitaciones Comerciales llevaban sus camisas blancas, mientras otros, pertenecientes a los Vigías Comunales, tenían puesta sus nuevas ropas: chomba, pantalón y gorra. Durante la mañana, Mirta Aguilar, inspectora y miembro de Vigías Comunales llevaba la voz del grupo. Contó que la tarea particular de controlar la Peatonal la impulsan desde febrero. “La mayoría de los inspectores ya venimos de desde hace más de cinco años en otras tareas. Si bien somos municipales de carrera estábamos en diferentes áreas. Se sacó gente de cada lado y se organizó a los Vigías. Estamos para el cuidado del uso del espacio público”, señaló la mujer quien además destacó que la selección de los inspectores la hizo Federico Amore, responsable de la Subsecretaría de Habilitaciones Comerciales de Paraná.

 

Algunos integrantes del equipo de trabajo no están del todos contentos con tener que sacar a los artistas de la calle, aunque sí con los vendedores ambulantes. Tampoco, en principio, está muy claro cómo es el procedimiento, los alcances y las posibilidades de intervención de los Vigías ante cada una de las situaciones que se presenten y hubo otros que argumentaron que la capacitación fue insuficiente. Sin embargo, Aguilar señaló: “Por ejemplo, en la Peatonal, el trabajo era lograr que se retiren los manteros, feriantes, todos los vendedores ambulantes que estaban obstruyendo en la vía pública y controlar de que eso se mantenga. Trabajamos desde las 7 a las 23 en los diferentes turnos. Somos 17 y contamos además con el apoyo de otros inspectores que también pertenecen al misma área de Habilitaciones Comerciales. Será así hasta que esto se serene. Tiempo atrás trabajamos en liberar las calles de chatarra y vehículos en desuso; antes estuvimos con el control de la maleza en los terrenos baldíos para que la gente los tenga en condiciones”. Para la inspectora a cargo, la tarea que cumplen traerá beneficios y se encuentran con el agradecimiento, sobre todo, del adulto mayor. Sobre los manteros, reflexionó: “Sabemos que todo el mundo tiene que sobrevivir y para eso se les designó ese lugar en el Mercado de Las Pulgas”. Ayer por la mañana, todavía había sillas y mesas sobre la Peatonal de Paraná de una heladería y también algunos artesanos que tenían sus productos sobre la Plaza de Mayo. La inspectora a cargo señaló que para ellos van a esperar, que la principal prioridad son los manteros. “El resto se va a ver sobre la marcha”, remató.

 

 

En el Mercado de Las Pulgas quieren mejoras edilicias

 

 

La Peatonal de Paraná, desde hace algunos días, quedó libre para el paso y la diferencia se nota; ya no hay nadie a mitad de camino con sus productos ofrecidos. Los manteros y vendedores ambulantes, al menos algunos de ellos, por el momento se ubicaron en un galpón en la parte de atrás del Mercado de las Pulgas de Perú y Chile. El piso del lugar donde se los puede encontrar ahora, es de cemento, hay estructuras metálicas sin separadores y algunos de ellos que ayer estaban ahí, aseguraron que no tienen baño o el que hay no lo pueden usar. Señalaron que les habían prometido separadores entre cada box o estructura para que de alguna forma puedan cerrar el espacio propio a la noche y así no tener que llevar y traer cada día la mercadería que tienen, para esto aún esperan. Ayer había muy pocos vendedores ambulantes en el lugar, muchos menos de los que estaban en la Peatonal antes de irse. Sostuvieron que a donde ahora se ubicaron, venden menos del 10% de lo que lograban antes, que hubo varios manteros a los que no les convino estar ahí y que por eso se fueron. De todos modos, durante la mañana hubo clientes que se acercaron a mirar y a consultar por los precios. Hace más de un año que ese lugar estaba destinado a ellos bajo la promesa de que se lo iban a entregar en condiciones. Los manteros explicaron a UNO que necesitan algunas mejoras en el lugar donde ahora se encuentran.

 

 

Alcances

 

 

Según el decreto Nº 2717 del 26 de noviembre del año pasado, la misión de los Vigías Comunales, es: “Consolidar la presencia del estado municipal en la vía pública para promover un sistema de control tendiente a la defensa material de las tierras y espacios públicos, a través de la prevención, la educación, el control, la estricta aplicación de las normativas municipales y la defensa material de las tierras públicas”. Para el logro de los objetivos, según el mismo decreto, Vigía Comunal podrá coordinar con otras dependencias públicas, con organizaciones no gubernamentales e instituciones intermedias, pero siempre con intervención de la Subsecretaria de Habilitaciones, Concesiones y Uso de Espacios Públicos.

 

 

Comentarios