La Provincia
Sábado 14 de Mayo de 2016

Victoria Antola: "La deuda de la sociedad para con el colectivo trans aún es grande"

La militante, primera empleada trans en ingresar al Banco Central de la República Argentina, analizó el proyecto de Ley para lograr el cupo laboral trans en Entre Ríos que presentó, la semana que pasó, la diputada de Cambiemos por Chajarí, Gabriela Lena. 

"Una vez que se han conquistado derechos ya no se puede retroceder. Es por eso que al celebrar los cuatro años de la Ley de Identidad de Género, ya no debe ser una sorpresa que hace unos días se haya presentado un proyecto de cupo laboral trans en la provincia de Entre Ríos", es lo primero que escribió Victoria Antola desde la ciudad de Buenos Aires. 
Ella sabe que el colectivo transgénero sigue siendo uno de los más vulnerados. En las únicas encuestas realizadas a nivel nacional (en las cuales la provincia de Entre Ríos no fue considerada) los resultados arrojan cifras alarmantes. Altos porcentajes de personas trans que no finalizaron sus estudios secundarios e incluso primarios. Y consecuentemente una enorme porción de esta población (el 80%) se dedica a la prostitución como forma de subsistencia. La deuda de la sociedad para con el colectivo trans aún es grande.
En 2012 tras la sanción de la Ley, la Presidenta de la Nación, Cristina Fernández de Kirchner, le entregó en Casa Rosada el DNI a personas trans reconociéndolas así como verdaderas sujetas de derecho y haciendo pública la política de Estado en relación a los derechos LGTB.
En agosto del año pasado Victoria insistió con una consigna que la describe: “Hay que militar para cambiar la realidad”. 
Hoy recordó el camino que recorrió peleando por sus derechos y el de sus compañeras: "En Entre Ríos, en los primeros meses de 2011, comenzaba una lucha personal para que se reconociese mi identidad de género autopercibida. Con la ayuda del Inadi, llevamos adelante las acciones legales que me terminaron otorgando el derecho a ser yo misma. Fallo que fue apelado en primera instancia y confirmado por el Superior Tribunal de Justicia. Y fue así como también en nuestra provincia la lucha por los derechos de las trans comenzaba. Pero no fui la única, Kylie González ya en 2010 había logrado que se respetara su identidad en un colegio secundario de Nogoyá del cual egresó como abanderada. Seguramente hubo muchos más actores pero merece destacar que ahora éramos nosotras las trans en primera persona quienes salíamos a la luz para pelear nuestras propias luchas y contar a la gente nuestras historias", escribió a UNO Victoria Antola. 


La militante entrerriana recordó que la actual vicepresidenta, Gabriela Michetti, voto en contra de la Ley de Matrimonio Civil Igualitario, (hecho por el cual luego en campaña presidencial, pidió disculpas), y también ante el hecho de que el Pro se haya abstenido de votar cuando fue aprobada la Ley de Identidad de Género "me alegró saber que hubieran revisado esta contraria e indiferente postura, nombrando a una funcionaria trans en el Ministerio de Seguridad, Mara Pérez Reynoso.
De la misma forma que me agradó mucho enterarme que la diputada provincial Gabriela Lena por Cambiemos, oriunda de Chajarí, presentó el proyecto de cupo laboral trans para nuestra provincia. Celebro este reconocimiento de nuestro colectivo también por las nuevas autoridades, esto demuestra claramente como las cuestiones de diversidad y de género trascienden el color político. La diputada Lena comentó que se comunicó con ella el Secretario de Trabajo, Oscar Balla, del Frente para la Victoria para ofrecer su apoyo. Y así debe ser, ya que no son cuestiones partidarias, son cuestiones de derechos humanos, el derecho a la educación, a la salud, a la vivienda y a un trabajo digno".
El proyecto de inclusión laboral, que le fue acercado a la diputada Lena, desde Franja Morada Diversidad y Unión Cívica Radical Diversidad, y que ella decidió acompañar plantea otorgar el 3% de las vacantes que tenga el Estado Provincial a travestis, transexuales y transgénero, siempre y cuando reúnan las condiciones de idoneidad y capacidad para ocupar ese lugar, y además contempla establecer exenciones impositivas para las empresas privadas que empleen a personas del colectivo transgénero.
"Como la primera empleada trans en ingresar al Banco Central de la República Argentina, pertenecer a una institución financiera tan prestigiosa me ha acercado al conocimiento de la postura a nivel mundial de los sectores económicos en relación al colectivo LGTB. Tanto el Banco Mundial como el G20 fomentan la inclusión financiera para garantizar la igualdad como un factor fundamental para el crecimiento económico. Ya que, como ellos mismos lo argumentan, la exclusión es mucho más costosa para el Estado. Garantizar el empleo a las personas trans puede mejorar los niveles de producción, sin mencionar el aporte único y creativo de nuestra visión del mundo. El acceso al trabajo también permite el control regular de la salud y mejores condiciones de vida, mejorando así también las cuestiones sanitarias de toda una sociedad", resaltó. 



La cuestión de la idoneidad es debatible: "Personalmente he podido sortear todos los obstáculos que me ha atravesado la sociedad a causa de mi condición trans gracias a la educación formal primaria, secundaria y universitaria a la que si tuve acceso. Las hermanas franciscanas del Cristo Redentor, donde realicé mis estudios, me enseñaron a creer en Dios y en San Francisco de Asís que a todos, sin distinción, llamaba hermanos, y yo bajo estas creencias me considero bendecida. Pero pese a la falta de encuestas formales en Entre Ríos, la realidad nos muestra que un porcentaje muy alto de la población trans abandona sus estudios primarios y secundarios, argumentando principalmente la discriminación sufrida en la Escuela. Puedo dar fe de esto, ya que me recibí de docente universitaria con un trabajo de tesis sobre la educación y las personas trans. La Escuela sigue siendo expulsiva y represora de las diferencias, aún se siguen transmitiendo los patrones binaristas y heteronormativos, hasta en las cuestiones mas sencillas como la salita azul y la salita rosa, formar filas de varones y fila de mujeres para el izamiento de la bandera. ¿Cómo entonces garantizaremos la idoneidad de una persona trans para ocupar un cupo laboral en el Estado? Es un gran desafío pero cualquier proyecto de esta índole debe ir acompañado de capacitación que se comprometa a dar el Estado o las empresas privadas que incluyan a estas personas".
Victoria que ahora vive en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires reconoció que es más cotidiano ver personas trans ejerciendo oficios de peluquería y otros relacionados. "En la provincia de Entre Ríos la estigmatización aún es grande y no vemos personas trans trabajando ni siquiera en oficios. De todas formas sueño, como decía mi adorada activista trans Lohana Berkins, con el día en que tengamos médicas, ingenieras, juezas y por qué no, presidentas trans".


Más allá de las conquistas la profesional universitaria reconoció que "en esta sociedad aún tan patriarcal, tan ligada a la opresión capitalista, no se puede dejar de mencionar la violencia ejercida ante el colectivo trans. Los travesticidios/transfemicidios de los cuales en los últimos tiempos hemos sido testigo, terribles asesinatos propiciados a travestis en gran proporción a nivel nacional. Al igual que con los casos de femicido, la sociedad debe empezar a replantearse nuestro sistema de valores tan violento para con lo femenino y lo diferente. El arma más poderosa contra nosotros es la ignorancia, y nada mejor que el conocimiento como herramienta para defendernos. Pero que ese conocimiento no sea construido unilateralmente. También las trans generamos conocimiento, en nuestro propio cuerpo se manifiesta de lleno la ruptura con el binarismo racionalista imperante, e insostenible en el siglo XXI. Espero de corazón para la construcción y el debate de este bienvenido proyecto de cupo para la inclusión laboral trans, se escuchen las voces de las protagonistas y sean ellas quienes ayuden a construir una legislación justa y acertaba para beneficio de la sociedad toda", aconsejó. 

Comentarios