Policiales
Jueves 28 de Enero de 2016

Vecinos del barrio Anacleto Medina rezaron por el cese de la violencia

En el cierre de la misión pastoral San Martín de Porres 2016, el padre Germán Brusa recordó a los chicos asesinados hace pocos días en la zona oeste de capital entrerriana. “Le pedimos a Dios por la paz en el barrio”, dijo el sacerdote   

La reiteración de violentos hechos en Anacleto Medina provocó una fuerte reacción de los vecinos que, preocupados por el aumento de la inseguridad, decidieron hacerse escuchar, pero de una forma muy particular. Lo hicieron a través de una misa en la plaza del barrio, que  sirvió además de cierre de la misión que realizaron las religiosas de la Congregación de San Francisco de Sales visitando los hogares de la zona oeste de la capital entrerriana. 

Durante la celebración el padre Germán Brusa recordó a los jóvenes asesinados recientemente en la zona: Claudio Retamar de 14 años y Luis Palavecino de 18. Mientras se desarrolló la ceremonia religiosa en los alrededores de la plaza se apostaron policías de la comisaría novena. Además, muchos chicos jugaban y otros vecinos disfrutaban de la tarde sentados en la puerta de su casa. “Anacleto Medina es muy tranquilo, pero de la noche a la mañana un grupito de pibes se desacató y nos llevó a ser noticia, pero el barrio es esto”, dijo una mujer a UNO mientras con su mano derecha hacia un paneo de la gente en la puerta de su casa. 

La particular misa se celebró en el pequeño anfiteatro que tiene la plaza principal del barrio, a unas cuadras de la parroquia San Martín de Porres. 

Los organizadores armaron un altar improvisado y pusieron unos parlantes para que se escuchara la misa. “La misa ya estaba programada por el fin de la misión, pero lo que ha pasado en el barrio en estos días nos motivó a pedir por la paz en el barrio para que podemos convivir de la mejor manera”, explicó a UNO Brusa. 

“Desde la parte espiritual era muy significativo hacer una misa en este lugar. Donde falta Dios falta un sentido de la vida profundo. Desde el punto de vista espiritual hay que llevar a Dios al corazón de la gente y llevar consuelo porque hay muchas personas quebradas producto de los hechos violentos. Las hermanas llevaron la palabra de Dios a las casas y  eso tiene un efecto difusivo importante”, señaló el sacerdote. 

La presencia de los medios de comunicación en la zona hizo que algunos vecinos aprovecharan para presentar algunas quejas. “La Policía anda, pero esta zona está cada vez más grande y es imposible controlarla. La comisaría novena trabaja bien y nos atiende, pero acá necesitamos prevención”, relató un hombre que prefirió no darse a conocer porque dice que hay chicos que son muy malos en el barrio y atacan a los vecinos. “Ojalá que el pedido del padre sea escuchado allá arriba y venga la tranquilidad”, sentenció.  

***

Dos apuñalados durante una pelea 

Dos jóvenes decidieron resolver sus problemas de larga data a punta de cuchillo ayer a la mañana en el barrio Anacleto Medina de esta capital provincial publicó Reporte 100.7. 

Como consecuencia del altercado, uno recibió un corte en un dedo de una mano, y el otro en el cuero cabelludo. En la pelea se utilizaron cuchillos. 

El violento episodio sucedió en calle Los Minuanes y 1170, a media cuadra donde el sábado fue asesinado el joven Palavecino. En las redes sociales los vecinos manifestaron su descontento con la situación violenta. 

En los próximos días los vecinos buscarán ser atendidos por las autoridades, que están más preocupadas porque los hechos de violencia no se conozcan que en prevenirlos. 

La intención de un grupo de personas es hablar con autoridades del municipio y el gobierno para encontrar una solución a los inconvenientes que se vienen repitiendo desde el comienzo de año. 

Debido a los constantes hechos de abuso de armas en los barrios Anacleto Medina la Policía realizó procedimientos en la zona, que según contaron tuvieron resultados positivos. 
 

Comentarios