Pais
Martes 10 de Noviembre de 2015

Vecinos aseguran que el joven baleado por la Metropolitana no estaba armado

En un episodio ocurrido en La Boca, un cuidacoches y un agente mantuvieron una fuerte discusión que terminó con un enfrentamiento armado, tres tiros y un internado. “Lucas tiene la médula destrozada y está peleando por su vida”, afirmó eñ padrastro del joven, que negó que estuviera armado, como indican las versiones de la fuerza de seguridad.

Este lunes por la tarde Lucas Cabello de 20 años recibió tres disparos de parte de un agente de la Metropolitana en la puerta de su casa en el barrio de La Boca. El joven se encuentra internado en el Hospital Argerich, en grave estado. Familiares y vecinos hablan de un caso de gatillo fácil.

Lucas Cabello trabaja cuidando autos en el restaurant “Il Matarello”, en las calles Martín Rodríguez y Villafañe del barrio porteño de La Boca. El oficial involucrado hace unas semanas se desempeña como consigna policial en la zona.

Mientras la versión de la policía Metropolitana indica que la víctima se encontraba violando una restricción domiciliaria por violencia de género y se produjo un tiroteo, la pareja de Cabello, Camila -quien fue testigo de los hechos junto a su hija de dos años- lo desmiente y asegura que el oficial de la Metropolitana le disparó en la nuca y luego lo remató cuando ya estaba en el piso. Además, Carolina Vila, madre del joven baleado, indicó a Infojus Noticias que en la puerta de ese hogar siempre hay un policía de consigna por un caso de violencia de género, pero que Lucas no está involucrado ni pesa sobre él ninguna restricción judicial.


“Mi hijo está peleando por su vida y encima quieren ensuciarlo. No fue un enfrentamiento narco ni un tiroteo”, declaró la madre de Lucas. También una vecina rechaza la versión oficial: “Aparentemente se generó una discusión entre ambos. Lucas volvía a su casa con su hijita de dos años, y cuando estaba en el pasillo recibió los tres balazos”, explicó a Diario Popular. “Él se dedica a cuidar coches en el restaurante, lo conocemos todos. La Policía Metropolitana intenta instalar que Lucas estaba armado y hubo enfrentamiento, pero no fue así. Discutieron y el policía le tiró a matar, tres veces”, señaló.
“¿Lucas estaba armado?”, preguntó uno de los periodistas esta mañana. “Sí, con dos sandwiches de milanesa que había ido a comprar para su familia”, contestó Rubén, el padrastro de Lucas. Fue llevado allí después de que un efectivo de la Policía de la Metropolitana le disparara tres veces. Sobrevivió pero no puede mover los brazos ni las piernas. Los vecinos de su cuadra, en el barrio porteño de La Boca, y la familia lo repiten una y otra vez: Lucas Cabello no estaba armado. No hubo un tiroteo, insisten, y a metros de Martin Rodríguez al 500, donde cayó Lucas herido de bala, hay dos patrulleros de la Metropolitana custodiando el lugar.
A Lucas lo llevaron al Hospital Argerich su pareja y un vecino y actualmente se encuentra custodiado por Prefectura, que tras intervenir en el caso también detuvo al uniformado que disparó. El joven tiene heridas de arma de fuego en la garganta, el abdomen (con el bazo seriamente afectado) y un balazo en los testículos. Su situación es de gravedad.

De acuerdo a lo publicado por Infojus Noticias, en la comisaría 24 no le aceptaron la denuncia ni al padre de Cabello ni a su pareja Camila. El martes la abogada Gabriela Carpinetti se presentará en la Fiscalía de La Boca, a cargo de Susana Calleja, para que la tomen como querellante en la causa en representación de la familia. Aún no estaban enterados de cómo está caratulada la causa, pero ya pidieron intervención de la Procuraduría de Violencia Institucional (PROCUVIN) y este martes se reunirán con especialistas en el tema.

La policía Metropolitana, creada por la legislatura porteña en 2008 y puesta en funcionamiento en 2010, durante el primer mandato como jefe de gobierno de Mauricio Macri, entre 2011 y 2013 se cobró la vida de 20 personas en casos de violencia institucional.

Por la noche del lunes, vecinos y familiares se manifestaron en las calles de La Boca exigiendo justicia por el ataque a Lucas Cabello.



Comentarios