Pais
Miércoles 14 de Enero de 2015

Varios presos VIP en comisaría santafesina

Los jefes fueron desplazados y se cree que cobraban dinero por los beneficios

Aire acondicionado, heladera, televisión con tecnología LED, acceso irrestricto a celulares. Esos elementos de confort, que bien podrían aparecer en un folleto sobre las prestaciones de una habitación de hotel son los que tenían a disposición un selecto grupo de reos o presos VIP en una comisaría de Arroyo Seco, en Santa Fe.


La celda con tales comodidades -en rigor no era un celda, sino una habitación- fue descubierta el lunes durante una inspección de funcionarios de la Dirección de Asuntos Internos del Ministerio de Seguridad en la comisaría 27ª de la ciudad de Arroyo Seco, a 35 kilómetros al sur de Rosario.


Por las irregularidades, fueron separados de sus cargos el titular de la seccional, comisario Cristian Moya, y el jefe de Inspección de Zona, Daniel Villanoa, a quienes se les inició un proceso por un presunto incumplimiento de los deberes de funcionario público. Se sospecha que recibían dinero por permitir esas prestaciones.

 

 

Presos muy conocidos

 


Entre los presos beneficiados con esos privilegios se encontraba, entre otros, Diego Panadero Ochoa, ex jefe de la barra brava de Newell’s Old Boys, quien se encuentra imputado por los asesinatos de Roberto Pimpi Camino, anterior líder de los barras de ese club, y de un conocido delincuente, Maximiliano El Quemadito Rodríguez, cometido en 2013. También tiene cargos por narcotráfico. Otro que también gozaba de esos beneficios es Mauro Quebertoque, hijo de un policía, acusado del homicidio de Eugenio Badaloni, cometido en el macrocentro de Rosario, el 2 de diciembre de 2013.

 


El fiscal de Flagrancia y Delitos, Guillermo Apanowicz, confirmó que los principales imputados son el jefe de la dependencia y su superior inmediato, el inspector de zona, pero no descartó que esté involucrado “personal subalterno”.

 


Los artículos específicos y prohibidos fueron retirados de la cuestionada dependencia.

Comentarios