Hoy por Hoy
Martes 11 de Octubre de 2016

Van a trabajar un poco más en la Justicia provincial

Uno de los sectores que en la sociedad sienten que son verdaderos privilegiados, es la Justicia. No solo porque ganan remuneraciones más que importantes, tienen vacaciones en invierno y en verano, y como si esto fuera poco, no tributan Ganancias.

El presente a nivel nacional marca que la población, según sondeos de opinión, entre el 70% y el 80% de los consultados cree que gran parte del problema de la inseguridad es por culpa de los integrantes del Poder Judicial, que han aceitado más de la cuenta la bendita puerta giratoria, condenas leves y ampliando hasta la máxima expresión el denominado garantismo zaffaroniano (en honor al exministro de la Corte Suprema de Justicia, Eugenio Zaffaroni). De allí que hoy se realizará en Buenos Aires una marcha hacia el Congreso para exigir cambios, al menos en la legislación.

En Entre Ríos las cosas podrán estar un poco mejor, con homicidios aclarados en un 98%, pero con la sensación, siempre, de que la Justicia está lejos. Los juicios abreviados han permitido acelerar el trámite de las causas, pero en varias ocasiones las familias de las víctimas sienten que se acuerda una pena que siempre va a beneficiar a los delincuentes, dejando de lado las expectativas de los dolientes.

En ese marco quería contarles que hoy en Paraná se pone en marcha el sistema de ampliación del horario en el Poder Judicial. ¿Qué quiero decir con esto? Que desde este martes y hasta fin de año se organizará la ejecución de audiencias de juicios en el horario del turno tarde.

A UNO esto le fue confirmado por la OGA, que es el organismo que confecciona los calendarios de los juicios. En sí la medida es buena, para acallar las críticas de que en la Justicia solo se trabaja de 7 a 13.

Sé también que la iniciativa tuvo reparos o quejas de parte de algunos de los trabajadores del Poder Judicial, y ni que hablar de fiscales, jueces y camaristas. ¿Qué voy a hacer ahora? No podré ir al gimnasio, no podré ir a Santa Fe a realizar el curso; no podré atender a mis hijos. Argumentos como estos se escucharon de parte de funcionarios judiciales que durante años tuvieron más que organizada su vida.

A regañadientes lo aceptaron frente a la presión existente por la "Falta de Justicia" que llega desde Buenos Aires y por la situación económica que se vive, donde es la única manera de justificar semejantes sueldos.

Tal vez este modelo podría ser imitado desde la Justicia Federal, que cuenta con emolumentos aún superiores a los de sus pares de la Justicia provincial.

Pedirles a las autoridades de este fuero de calle Urquiza o 25 de Mayo que realicen un calendario de emergencia para aliviar la cantidad de causas hoy parece una materia imposible. Hablando de la Justicia Federal, no se sabe aún por qué motivo la vara es muy baja a la hora de las condenas. Se hizo una mala costumbre en Paraná que a los sentenciados por ser narcos o integrantes de organizaciones delictivas que envenenan a nuestros hijos, siempre, pero siempre, recibirán apenas la mínima, nunca el medio o máximo. ¿No se podrá castigar con mayor rigor un delito que es grave en la sociedad?


Comentarios