La Provincia
Lunes 19 de Septiembre de 2016

Van a pedalear más de 430 kilómetros para venerar a la virgen de San Nicolás

Peregrinos en bici. Saldrán mañana de Conscripto Bernardi y llegarán a la localidad bonaerense el sábado. Miguel Ramos inició esta travesía hace 14 años como muestra de fe

Miguel Ramos y dos compañeros más parten mañana a las 7.30 desde la entrada de Conscripto Bernardi, sobre la ruta nacional Nº 127, con rumbo a San Nicolás. Recorrerán pedaleando los 430 kilómetros que separan ambas localidades como una muestra de fe.

La idea es llegar el sábado cerca de la medianoche para poder participar de la misa y estar al otro día en la fiesta patronal en la que se venera a la Virgen del Rosario de San Nicolás.

Esta será la décimo cuarta vez que Miguel hará este recorrido. Irá junto a Osvaldo Moreno, un ciclista de Federal que va hace cinco años; y Lautaro Berales, que se animó a sumarse por primera vez para concretar semejante travesía.

"A la decisión la tomé de un día para el otro. Iba viajando con mi papá en camión y le comenté que Miguel se iba a la Virgen de San Nicolás. El año pasado ya quería ir y ahora me lo propuse. Mis padres me apoyaron y me empecé a preparar", contó a UNO el nuevo peregrino, quien a su vez elogió las bondades de pedalear: "Yo tenía 125 kilos y ahora baje 22 gracias a una dieta y a la bici. Entreno bastante y me siento preparado físicamente para enfrentar este desafío".

Por su parte, Miguel confió que no se prepara de antemano, que solamente la semana antes de salir agarra su vehículo de dos ruedas para hacer algún mandado y ablandar las piernas. Sostiene que la fe es su motivación cada año y se encomienda para poder llegar y llevar las intenciones de otros fieles de su pueblo que le encargan que rece por ellos.

"Siempre invito a más gente a que vaya con nosotros cuando se va a acercando al fecha, pero algunos no pueden aunque tienen ganas, porque trabajan; otros desisten porque no creen que vayan a aguantar el viaje. Existe la duda, el temor, pero pienso que con fe se puede llegar", aseguró.

Confiesa que los dolores y el cansancio suelen apoderarse de su cuerpo mientras van avanzando en las ruta, pero a sus 59 años aseguró: "Todavía tengo resto para mucho. Apuesto al sacrificio. Los doctores me han dicho que debería hacerme algún chequeo antes de salir, pero confío en que Dios y la Virgen nos acompañarán y no nos va a pasar nada malo. Creo en ellos porque siempre cuando ando medio apretado me aferro a la fe y las cosas se simplifican".


***
Itinerario


El trayecto que siguen cada año es el mismo, yendo por etapas para poder descansar. Salen temprano, promediando las 7 y pedalean parejo hasta el atardecer para que les rinda el tiempo. Con frutas y agua se mantienen durante el día y a la noche cenan bien para recuperar energías. Duermen en los hospedajes que les brindan desde los Municipios que visitan y Miguel se mostró agradecido por este apoyo durante todos estos años que cruzan por cada localidad y les dan un lugar para quedarse.

El primer día tienen planificado llegar hasta María Grande, que está 115 a kilómetros de Conscripto Bernardi. Al día siguiente siguen hasta Crespo y el tercero salen rumbo a Nogoyá. "La cuarta etapa es de Nogoyá a Victoria, que es la más corta pero a la vez la más complicada: son 45 kilómetros pero tiene grandes lomadas. Ahí llegamos el viernes a la noche y a la mañana siguiente nos pasa Gendarmería en un vehículo porque está prohibido circular en bicicleta por el puente. Nos dejan en la Circunvalación de Rosario y bajamos en Villa Diego, en la Ruta 11 que va costeando el río. Cruzamos por varios pueblos de la provincia de Santa Fe hasta llegar a destino", indicó.

Cada año Miguel elige tema por el cual pedir al arribar a la ciudad santafesina que cada 25 de setiembre congrega a miles de personas que van a pedir y agradecer. En esta oportunidad rezará para que no haya tanta pobreza. "Hay muchas necesidades. Pediremos por la pobreza de Argentina y de todo el mundo. Y también por los enfermos, ya que todos los días aparecen nuevas dolencias", señaló.

"Estoy ansioso porque llegue el momento de salir y cuando se va acercando la fecha siento una gran alegría. Por suerte mi familia me apoya, incluso uno de mis hijos me acompaño durante dos años. En el camino la gente es muy solidaria y en algunas ciudades salen a recibirnos y a saludarnos", destacó.

Por último, agradeció además a la Municipalidad de su pueblo, que lo apoya cada año con una ayuda económica para la travesía y le brinda a los peregrinos un camioneta que los lleve de regreso, una vez culminados los festejos. Sin embargo este año un vecino del pueblo se ofreció a trasladarlos cuando vuelvan, felices de haber concretado nuevamente esta hazaña, motivados por la fe.


***
"Incluso viajé con granizo y nunca desistí"


Motivado por la fe, Miguel Ramos inició esta travesía en el año 2002. "Los primeros tres años fui solo y luego se fueron sumando otras personas", contó a UNO, y agregó: "He viajado con lluvia, granizo, con fiebre, pero nunca desistí". "Cuando llego de esta peregrinación me duele todo, pero jamás me rendí, aunque estuviera cansado. Mi objetivo es llegar para orar por los enfermos y por quienes lo necesitan. Lo que se vive es muy gratificante y recibimos un gran apoyo y muestras de cariño de la gente con la que nos cruzamos en el camino", señaló el peregrino.


***
"Para mí será una nueva experiencia"


Lautaro Berales va a ir por primera vez a San Nicolás en bicicleta y asegura que se siente preparado para llegar. Con tan solo 18 años, se animó a emprender este desafío. "Para mí será una nueva experiencia y estoy muy contento de acompañar este año a Miguel", señaló a UNO. A su vez, expresó: "Me siento preparado, más que nada con mi estado físico. Agradezco el apoyo de mis amigos, mis familiares, mis compañeros de trabajo. Tengo la bici lista y espero ansioso que llegue el momento de salir".

Comentarios